Mostrando entradas con la etiqueta Un Golpe de Suerte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Un Golpe de Suerte. Mostrar todas las entradas

lunes, 6 de julio de 2009

Tan buena como un queso ecológico

Si mencionan “culebrón de sobremesa”, lo primero que se me pasa por la cabeza es Nissaga de Poder, Laberint d’Ombres i El Cor de la Ciutat. Fueron los que marcaron mi infancia y adolescencia, a diferencia de Al Salir de Clase, que se supone que es el referente de Un Golpe de Suerte. Sin embargo, si algo intuyo es que la serie que pretende fidelizar al público joven en las tardes de Telecinco no será la fábrica de actores que supuso Al Salir de Clase. No veo yo aquí ninguna Pilar López de Ayala y la experiencia demuestra que, por más que uno se empeñe en ver posibilidades a un intérprete, éste no suele mejorar ni a la de tres (cuánto tiempo pasé excusando a Shenae Grimes a la espera de una evolución...). Pero dejando de lado el formato diario, la serie de la que se alimenta es The O.C. con unas similitudes que no pueden ser casuales.

Para que se entienda: el protagonista es un Ryan Attwood conflictivo que tiene que irse a vivir con una adinerada familia en Mallorca donde no encajará a la primera (en este caso es la familia del padre biológico y en lugar de Newport Beach, son las baleares). Y además de un rollete de marginal inadaptado que es calcado (las camisetas de tirantes, por lo visto, son el uniforme oficial del chico del ghetto tosco pero buena persona), hay personajes como el novio de la chica que dejan clara la influencia: como Luke, es un capullo, elitista e infiel con un padre en el armario.

Pero en este entretenimiento luminoso, ligero y playero, hay algo que no veo claro: que la chica con la que el Ryan de Alcorcón tiene tensión sexual sea su nueva hermana. ¿Se atreverán a continuar con esa inercia que llevará al incesto (algo poco probable)? ¿Asumirán que son hermanos de sangre y pararán su flirteo? ¿O se desvelará que el chico no es hijo de su padre sino de su tío y así podrán seguir con el devaneo? El culebrón está servido.

No obstante, aunque no le pida mucho al formato y a la cadena (hace demasiado tiempo que asumí que con las producciones españolas se debe bajar el listón), en Un Golpe de Suerte hay un gran lastre, que no es ni el bochornoso elenco, ni el micro que se cuela en los planos (una tradición muy made in Spain). Me refiero al impostado guión, que es un obstáculo insuperable para hacer una inmersión en la trama y que, en armonía con los actores, da a los diálogos la misma naturalidad que una función de colegio. “Tu madre está como un queso ecológico” es un ejemplo de esa maestría que ni Shakespeare.


La participación de mitos televisivos basuriles como Carmen Morales y Toni Cantó, asimismo, le da un plus a todo este ejercicio de despropósitos. Ver a Cantó, que va de tío chachi y pasado de rosca, tirarle la caña a la Morales en la piscina, que es su cuñada supuestamente atractiva, es historia contemporánea. Así que quien quiera ya tiene un placer culpable tan duro como ver a la Morales en bañador y en plan seductor.