martes, 1 de julio de 2008

Pilotos USA: J.J. Abrams vuelve a dar en el clavo con Fringe

J. J. Abrams creó Alias y Perdidos: dos razones de peso para que este hombre se haya erigido como el nuevo Rey Midas de la televisión. Desde entonces, cada producto en el que mete mano lleva su nombre escrito en cualquier tipo de promoción (incluso bodrios como Seis Grados o ¿Qué hacemos con Brian?). Ahora, mientras está en la fase de posproducción de la nueva película de Star Trek que ha dirigido (y que parece que va a alimentar su estatus de culto y también su ego) tenemos en la despensa el piloto de lo que va a ser uno de los estrenos más esperados de la temporada de otoño y que él ha escrito: Fringe.

Quizás Abrams no será tan bueno como algunos piensan (personalmente tengo serias dudas a tenor de su irregular trayectoria), pero de inteligencia va sobrado. Esta nueva serie es otra muestra de su muy rentable genio. De hecho, es una descarada declaración de intenciones: Fringe pretende ser la sucesora de Expediente X (por más que el productor ejecutivo Jeff Pinkner se esfuerce en negarlo y decir que se acerca más a La zona muerta o La mosca)Extraterrestres quizás no tendrá (que nunca se sabe), pero sí fenómenos paranormales e inexplicables realizados por macrocorporaciones éticamente reprobables en un ambiente frío.

Etimológicamente, fringe significa borde. Conceptualmente, se refiere a la estrecha línea que separa la fe de la ciencia. En ella, la agente del FBI Olivia Dunham (una desconocida Anna Torv) descubrirá a marchas forzadas que hay cosas que escapan de su conocimiento y de su entendimiento cuando su novio se contagie de una extraña sustancia química que lo convierte en gelatinoso y transparente. Con la ayuda de un doctor loco (literalmente) y del hijo de este capaz de controlarle (Joshua Jackson, desaparecido desde Dawson Crece) intentarán descubrir quienes son los responsables de hechos tan insólitos como niños que no envejecen o terremotos provocados.

Con respecto a la calidad de esta nueva creación de Abrams, si no fuera por el desolador panorama televisivo me atrevería a decir que nos encontramos ante su nuevo buque insignia (como ya lo son Alias o Perdidos). Y es que los primeros ochenta minutos de Fringe prometen ofrecernos una serie sobria, bien realizada, efectiva, de reparto competente y que gustará a todos aquellos que adoren los enigmas que siembra este señor en sus productos (en Alias siempre relacionados con Rambaldi, en Perdidos lo era directamente todo).

La única incógnita que queda por descifrar es como condensarán los casos después de este piloto. ¿Cambiará el tono de la serie al pasarla al formato de los cuarenta minutos? ¿Será una especie de David contra Goliat, la agente Dunham contra la macrocorporación? ¿O esta organización ocupará un segundo plano siempre latente como ocurría en Expediente X? Algunas preguntas que espero con muchas ganas que me respondan dentro de dos meses porque, a primeras, parece que J. J. Abrams ha vuelto a dar en el clavo.

7 comentarios:

Moltisanti dijo...

Como bien dices JJ ha vuelto a dar con la fórmula, pues Fringe es un prodcuto que lo mas tiene es potencial pero yo sigo opinando que el piloto es un poco...malo!!!

Demasiado tiempo y en verdad no sacas nada en claro, ademas de que cuenta con numerosas fases de aburrimiento excesivo. Pero como he dicho, con el potencial que posee la serie puede salir algo muy bueno siempore ycuando se trate con cariño el proyecto.

Sunne dijo...

todavia no la he visto pero a más criticas más ganas me dan de verla, ¿será una cagada? o por el contrario¿una obra maestra incomprendida? eso cada cual que le de su ssignificado propio. de momento Molti dice que mala

Pixelwoman dijo...

A mí no me pareció tan bueno. Por ejemplo, el personaje de Joshua Jackson ¿qué pinta en todo eso?

Al menos, en Expediente X, tanto Mulder como Scully hacían cosas para resolver los enigmas. En este caso, Joshua Jackson no hace... nada de nada.

Los primeros minutos eran muy buenos, pero luego la calidad bajaba. Vamos a ver cómo sigue :P

Crítico en Serie dijo...

pixelwoman, tienes razón en que no queda muy claro el papel de Jackson. Sin embargo, en algún momento se menciona que también es un genio como su padre, y seguro que acaba siendo el científico compinche de Dunham. Bueno, todo esto son suposiciones, pero es que sino, no tendría mucho sentido su inclusión fija en Fringe.

Y yo digo que promete. A mí el piloto me ha parecido muy digno. Eso sí: tampoco se puede juzgar del todo una serie por su primer episodio. Nunca se sabe como se desarrollará. A ver qué nos deparará el futuro.

MacGuffin dijo...

Curiosa la división de opiniones alrededor de Fringe. Creo que seguiré sin ver el piloto hasta que se estrene, que tengo muchos frentes abiertos...

Ánade dijo...

A mí el piloto no me gustó mucho, pero se ve que la serie apunta maneras. No creo que estemos ante el nuevo Perdidos (como decían hace tiempo), desde luego, sino más bien como un Expediente X a gran escala.

A Joshua Jackson lo tuvieron de florero todo el capítulo. Tiene su importancia porque sirve para conectar a Olivia con el científico, pero después de eso ya no hace nada más. Se intuye una trama amorosa entre él y Olivia, pero no lo veo suficiente para sostener el personaje.

Warren Keffer dijo...

El piloto me resultó muy decepcionante, y si la trama y los personajes no dan más de sí será una serie aburridísima.