viernes, 15 de agosto de 2008

The Middleman y la Mujer Elefante

Jocelyn se entregó a la cirugía estética para recuperar a Alec Wildenstein, su multimillonario marido. Después de una trágica ruptura, intentó rejuvenecer y no tener que envidiar a las jóvenes amantes de su antigua pareja. Pero el cambio de look no resultó tan efectivo como esperaba y decidió modificar su estrategia para volver con Alec: asemejar sus rasgos a los de un gato, animal al que él tenía tanto aprecio. O, por lo menos, así lo cuenta la biografía oficial.

Sin nombrar a esta mujer, pero invocándola a la memoria, The Middleman, una cómica serie acerca sucesos extraños, apuesta por otro camino: ¿y si Jocelyn (y la gente como ella) esconde su condición de extraterrestre tras esa horrorosa fachada? Y es que, desde que una manicoid aparece en escena, es imposible no recordar a esta mujer bautizada como La Mujer Gato por parte de los tabloides ingleses y que, más que rememorar a los felinos, recuerda una versión femenina del Hombre Elefante (en la fotografía, además del parecido, también se puede contemplar como una vez más la realidad supera la ficción). Asimismo, esta curiosa raza alienígena utiliza su coartada de ricos adictos a la cirugía para camuflar su apetito por piedras preciosas que devoran sin contemplaciones.

Esta anécdota es, con muchas otras, el punto fuerte de esta serie veraniega que ha llegado, sorprendentemente, de la mano de ABC Family. Tildada por algunos de copia barata y peor del Doctor Who, com ignorante de esta teóricamente genial serie inglesa no puedo sino analizar The Middleman por lo que es: una irregular diversión que tiene en sus distintos guiños su poder de seducción. Y es que, a la hora de hacer balance de cada episodio, es inevitable remarcar un ritmo lleno de baches, algunos villanos bastante fallidos (los luchadores de pressing catch del segundo episodio son incluso demasiado patéticos) y un middleman (algo así como un Hombre de Negro) bastante sosillo por culpa de un actor, Matt Keeslar, sin encanto (qué bien le iría un charm al estilo Clooney).

Sin embargo, la sarcástica y robótica secretaria de la hipotética empresa de trabajo temporal, algunos gadgets, el estrambótico vecino, otros enemigos y la magnífica y prometedora Natalie Morales sobresalen lo suficiente como para perder un poco de tiempo ante esta adaptación del cómic de Javier Grillo-Marxuach. Además, ofrece uno de los inicios de serie más excéntricos y graciosos que haya visto pero que, desafortunadamente, crea demasiadas expectativas. A partir de ese momento, buenos momentos rodeados de tediosos procederes que obligan a cada uno a dictaminar si la suma da un resultado de signo positivo.

Como Wendy Watson se convirtió en una Middleman

7 comentarios:

MacGuffin dijo...

Bueno, Doctor Who también es muy irregular y a veces tiene unos malos un poco de cartón piedra, pero se lo toman todo con tanto sentido del humor (y flema británica) que se les perdona.

Crítico en Serie dijo...

Lástima que el archivo de la primera temporada tarda tanto en bajarse. Tengo mucha curiosidad para descubrir el Doctor Who. Y es que este Doctor junto con Battlestar Galactica son las dos frikadas que dije que nunca vería. Y mira. ;)

Un telespectador más dijo...

Pues no la pintas muy bien la verdad, es raro que escriba esto pero...no le daré una oportunidad xD (es que siempre acabas convenciéndome)
Saludos!

Un telespectador más dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Crítico en Serie dijo...

Yo miro The Middleman porque tiene algunos puntos que me encantan, pero debo reconocer que es demasiado desigual como para recomendarla. No quiero ser responsable de que la gente pierda su tiempo. Por eso dejo, al final, la puerta abierta a todo el mundo. Al fin y al cabo, como dice el crítico culinario de Ratatouille, cualquier basura que nos ofrecen siempre requiere más esfuerzo e imaginación que la crítica con la que la destruímos.

Igualmente, The Middleman, para mí, es una serie curiosa y divertida a ratos que merece una pequeña oportunidad ni que sea por lo excéntrica, jocosa y diferente que es (y como digo, el principio es increíble).

herb dijo...

Natalie Morales es lo mas parecido a tener a Rosario Dawson en una serie semanal, me recuerda un monton a ella... y eso, para quien lo dude, es bueno, muy bueno. El resto de la serie, pues graciosillo, con alguna referencia mas friky de lo habitual, que suele tener su encanto cuando la pillas, pero poco mas, la verdad.

Crítico en Serie dijo...

herb, ahora que lo dices tienes razón. Es como la versión "vecina del lado adolescente" de Rosario Dawson. Y particularmente me encanta como lo hace, a la vez que adoro su personaje. Tiene ese talento innato, al estilo de Tina Fey, de parecer que no le importa hacer el ridículo.