martes, 12 de mayo de 2009

Sobrevivir en Ventdelplà

Se supone que Ventdelplà se inspira en el pueblo de Breda. Allí es donde se ruedan los exteriores de esta ficción catalana y en la página oficial de la serie dejan bien patente esta relación: ambos municipios están hermanados. Sin embargo, dejando a un lado los payeses, la geografía de interior y la catalanidad del producto, bien podría pensarse que el creador, al escribir la serie, tenía la vista puesta en One Tree Hill y no en la comarca de la Selva. Y es que en ambos pueblos, supuestamente idílicos y con una alta calidad de vida, seguramente tienen el porcentaje de perturbados más alto de ambos países, Catalunya y los Estados Unidos.

El domingo ya comenté los desvaríos argumentales de la serie de Mark Schawn, donde había falsos-hermanos-acosadores y psicópatas potenciales, vínculos fraternales que se eliminaban a tiros, babysitters secuestradoras y alumnos con tendencias terroristas. Y ante mi búsqueda de (irrisorios) referentes criminales en la programación norteamericana, me di cuenta del intenso parecido entre la tediosa serie de TV3 y la de The CW, pues su filosofía es la misma.

Además de que ambas aburren e irritan con sus protagonistas (aunque reconozco que ni en un mal día me atrevería a criticar a Emma Vilarasau equiparándola con Chad Michael Murray), que en ellas se realizan ritos endogámicos y padecen un preocupante déficit en la oferta comercial (¿acaso no había otro bar de copas en Tree Hill que el de Karen y Deb? ¿u otra cafetería que la de Félix?), en ellas nunca ocurre nada. Bueno, no ocurre nada hasta que llega el perturbado de turno que descuartiza la tranquilidad del lugar. Entonces, en comparación, One Tree Hill sale perdiendo de calle.

De momento, a la Teresa de Ventdelplà ya la han intentado asesinar tres veces (su ex marido, una secta y el mosso d’esquadra obsesionado con ella); a su actual marido le pusieron un artefacto explosivo en el coche (farsa mediante la cual simuló su muerte); al ex cónyuge maltratador lo asesinó su mejor amigo homosexual; y a Félix, el camarero del pueblo, también lo pelaron antes de atropellar a Rafa y secuestrar a su mujer, a quien raptarían la criatura que llevaba en el vientre; la profesora de primaria, por otra parte, fue captada por una secta y se enamoró de un ladrón; y a la mejor amiga de Teresa casi la matan de un golpe de piedra en la cabeza por error, al pensarse que era otra. Pero lo mejor es que Teresa se mudó a Ventdelplà para huir de las palizas de su marido y encontrar cierta tranquilidad. Después del catastrófico resultado, ¿cómo no ha vuelto corriendo a la gran urbe?


El artífice

El responsable de esta parafernalia psicotrópica es Josep Maria Benet i Jornet, que en el canal público también tiene en antena El Cor de la Ciutat (creada por Lluís Arcarazo) y que en tiempos pretéritos brindó la joya de la corona del imaginario catalán: Nissaga de Poder. La diferencia, sin embargo, entre la agotada Ventdelplà, y los culebrones reside en su sitio en la programación. Una cosa es la sobremesa y la otra el primetime; y mientras que provocar bostezos después de comer es casi loable, por la noche es imperdonable. Asimismo, sus dos otras series más recientes en el panorama sí que consiguieron, a base de tarados mentales, mantener en vilo a toda Catalunya. El Cor lo hizo con el violador de Sant Andreu, que forzó y aterrorizó a la mitad de vecinas del barrio durante toda una temporada (de más de cien capítulos).

Nissaga de Poder, en cambio, traumatizó a toda la sociedad catalana con las pausadas y ensortijadas mafias de la familia Monsolís, aunque sobre todo con la magnífica femme fatale de Eulàlia Monsolís (otra vez Vilarasau). Ella se lo hizo con su hermano, tuvo un hijo con él al que posteriormente también enamoró, y mató y puteó a todos los de su alrededor hasta que murió entre las llamas de un velero con su hermano y amante. Y, en el macabra proceso, enamoró a un país.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

ei company
una petita correcció
el cor de la ciutat no és del company benet i Jornet
és d'en Lluís Arcarazo, que potser el coneixerás pq va guanyar el goya pel guió de Salvador
segueix així!

Crítico en Serie dijo...

Ei anònim,

Gràcies pel comentari perquè sinó jo em quedo ben tranquil. Encara que a imdb Benet i Jornet surt com a creador de El Cor juntament amb Arcarazo i Jordi Galcerán. Al final ho he corregit i l'he deixat com a guionista. Clar que com me'n puc fiar jo de imdb quan es tracta de ficció nacional...

Pigonna dijo...

He de reconocer que fui seguidora de Ventdelplà durante las primeras temporadas, hasta aproximadamente la muerte del ex-marido, a partír de ahí la trama derivó en un culebrón y no me creía nada así que acabé abandonando la serie.

MacGuffin dijo...

Pero amigo, Ventdelplá supera a "Al salir de clase" y su banda del bate (y Carmen Morales a lo psicópata) en cuanto a tramas chungas. Virgen del Jersey... ;)

Crítico en Serie dijo...

Pigonna, yo sólo he podido soportar Ventdelplà cuando la pasaban en verano como si fuera un culebrón de sobremesa. Por la noche, cualquier cosa me parece más entretenido que la pesada de Teresa, la víctima oficial de Catalunya, y el resto de vecinitos de tres al cuarto.

MacGuffin, si vieras Ventdelplà verías que es lo más soso que existe y con un presupuesto que supongo tan ridículo que no les permite hacer nada. La cuestión es que, aliñar un poco la serie, no debe significar poner un asesino o acosador en la trama. Se debe poder encontrar el término medio.

Javi.i dijo...

¿Así que según tú no hay tiroteos en institutos (y más hoy en día que parecen estar en alza)? ¿O gente simplemente mal de la cabeza (que a veces supera a personajes de ficción, todo sea dicho)?

Considero que el atractivo de "one tree hil" reside justamente en eso; en esas imprevisibles y a veces algo fantásticas tramas. De lo contrario llegaría a ser aburrida y la estarías criticando por ello. Creo que tienes demasiadas trabas con la serie y no estás siendo objetivo.

Y ésta, querido amigo, es sólo una opinión como la tuya acerca de la serie (entiende que he tenido que explotar; dices verla pero no paras de criticarla. Si no te gusta, no la veas. No te estoy exigiendo o proponiendo nada; es sólo que como fan de la serie y fan de tu blog, es una situación que me molesta).

Un cordial saludo.

Javi.

Crítico en Serie dijo...

Javi, tengo que reconocer que yo tampoco entiendo muy bien porqué la sigo. Primero era por Chad. Luego por Hilarie Burton (cuyo personaje se han cargado en la última temporada: Peyton, feliz, pierde mucho). Y, ahora, creo que la sigo gracias a Brooke y a mí amor por los culebrones.

Es comprensible que te moleste que hable continuamente mal de ella pero la siga viendo (aunque diría que en la crítica de la cuarta temporada hablé bien de ella). Pero después de seis temporadas, es casi imposible dejar una serie y tengo cierto aprecio a los personajes.

Igualmente, Javi, no me dirás que es completamente inverosímil la vida que llevan los chicos con 22 años. ¿Brooke se siente como una madre de una adolescente? (Y de acuerdo que algunos giros retorcidos han funcionado muy bien, pero el rollo nanny-Carrie fue demasiado demencial).

Pero, por más que la siga, soy consciente que veo una serie esencialmente mala. Lo reconozco. Igualmente, no quiere decir que no tenga elementos notables (Peyton) y que no deba verla. Quizá te parezca paradójico.

;)

(Y no es que quiera justificarme, pero aquí te dejo dos entradas que escribí hace tiempo y que dejan entrever porqué la sigo. Primero, porque la cuarta temporada me pareció decente (y el falso-hermano de Peyton me gustó) y luego porque Peyton me puede.)

http://criticoenserie.blogspot.com/2007/07/one-tree-hill-4-temporada-consolidndose.html

http://criticoenserie.blogspot.com/2008/02/arranque-de-one-tree-hill-abanderada.html

(porque, cuando creo que algo es bueno, también lo digo.)

Javi.i dijo...

Como ya dije, soy fan de tu blog. Y esas entradas ya las había leído ;D

Lo que me parece paradójico es que digas que empezaste viéndola por Chad (y no preguntaré por qué :-P).

Peyton es un gran personaje pero como dijeron (ellos mismos) el otro día en un capítulo se echa en falta esos "locos" momentos de la adolescencia cuando los personajes actuaban impulsivamente. Aún así, creo que la transición no ha estado nada mal (aunque pegan más para gente de 27 años, cierto es; pero bueno, ahí está Lindsay Lohan o las Olsen con todo un imperio a sus espaldas) y estos últimos capítulos con flashbacks incluidos, una Peyton que retoma sus dibujos y sus bromas, una Brooke que dentro del drama sabe sacarnos una sonrisa y una Haley que parece más guapa a cada capítulo que pasa están retomando el espíritu de la serie.

Aunque he de ponerles un par de peros... A Mia le están dando demasiada coba y, en mi opinión, solo para promocionar la música de Kate y Brooke, con el pelo corto, no es tan Brooke... Prefiero a la de las anteriores temporadas pero bueno es una minucia y una chorrada, todo sea dicho xD

No me extiendo más y te digo que yo también te entiendo y que gracias por entenderme a mí.
:D