lunes, 5 de octubre de 2009

Prácticamente sin magia

Hace ya unos diez años que la televisión no tiene casi nada que envidiar al cine. Sin embargo, la adaptación televisiva de Las Brujas de Eastwick le ha hecho un flaco favor a este argumento. Esta serie que se estrenó hace un par de semanas en Estados Unidos es como regresar a la tele de los noventa. Y esto, por supuesto, no es ninguna buena señal.

El problema no es (sólo) de las actrices. ¿Acaso alguien puede eclipsar el recuerdo de esas brillantísimas Cher, Michelle Pfeiffer, Susan Sarandon y Jack Nicholson? Nadie esperaba que lo hicieran en un par de episodios, pero sí que el producto brindara algún paliativo para superar las primeras citas. Y cuesta comprender cómo es posible que el filme original incluso le pase la mano por la cara en el aspecto visual, cuando hace tan sólo un año se emitía por la tele ese sueño hecho realidad llamado Criando Malvas.

Este remake, en cambio, tiene el mismo encanto que un telefilme romántico de sobremesa. Los decorados y los exteriores pasan desapercibidos y la fotografía en general es mate. No hay ninguna voluntad de jugar con los colores, la iluminación o los planos, y así es imposible que el espectador pueda sumergirse en mundo de magia, adorable y misterioso, como debería ser Eastwick.

Esta falta de imaginación no sólo se achaca a lo visual, sino que impregna todo lo demás cuando no pueden permitírselo: ya sabemos hacia donde va la trama, así que necesitamos algún otro aliciente que no sea la historia. Pero no hay donde agarrarse y Jaime Ray Newman, Rebecca Romjin y Lindsay Price deben lidiar con frases acerca de vibradores y unos personajes masculinos que, diablo aparte, no llegan ni a caricatura.

Además, aunque se la compare con su filme predecesor e incluso con Embrujadas, Eastwick es el intento de la ABC de atraer al mismo público que el de las Mujeres Desesperadas, que no durarán eternamente. Pero las chicas de Wisteria Lane revolucionaron el patio con pleno derecho, gracias a su cinismo, las interpretaciones, y sus estructurados y suspicaces guiones, repletos tanto de misterio como de situaciones más propias de una sitcom. Y en Eastwick, por no haber, casi no hay magia.

9 comentarios:

WATANABE dijo...

La verdad es que este proyecto me interesaba. Tal vez, ingenuo yo, creía que podían desarrollar de manera brillante la oscura trama de la película y darle rienda suelta a esos personajes de antaño. Por lo leído aquí y en otros blogs me equivocaba. Otra buena historia desperdiciada.

Saludos.
http://hablemosenserie.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Yo no entiendo que comparen esto ni con embrujadas y mucho menos con Mujeres desesperadas
, porque aunque al final embrujadas ya estuiese un poko cutre las primeras temporadas fueron muy buenas y es que hasta el peor episodio de las mujeres desesperadas supera con creces esta serie de verdad yo creo que esta serie nunca deberian haberlo hecho
y los decorados me matan porque son los de las chicas gilmore y cuando los usaban las gilmore se veia un pueblo muy bonito y especial pero en Eastwick como que no da el mismo encanto en fin esta es una serie mas de relleno y q no creo q llegue mas lejor que de 1 unica temporada

MacGuffin dijo...

Lo cierto es que "Las brujas de Eastwick" se desinflaba mucho en su parte final, aunque el reparto era sensacional.

¿Tienen también Libro de las Sombras en Eastwick? ¿Y aparecerá Cole? :)

Crítico en Serie dijo...

Watanabe, yo también soy de esos ingenuos que se hacen ilusiones con proyectos como este. Tengo tendencia a adorar las series protagonizadas por mujeres. Sin embargo, cuando vi los sneak peeks de Eastwick ya me hice a la idea. Sólo con ver un minuto, uno se daba cuenta que le faltaba garra. Y así ha sido.

Anónimo, comparo Eastwick con las Desesperadas porque son claramente su relieve en la parrilla. Como FlashForward iba a por el público de Perdidos, la ABC colocó Eastwick con ganas de atraer al de Mujeres Desesperadas. Lo que no sabía, pero, es que los decorados sean los de las Chicas Gilmore.

MacGuffin, No he dicho que Las Brujas de Eastwick fuera una gran película. Ya sé que no. Pero ese reparto lo puede todo y no deja de ser una gran experiencia mitómana. Qué lástima que la señora Cher tenga una carrera de cine tan corta.

Hubiera sido más divertido que hubieran emitido el piloto de la Fox del 2002, en que las brujas eran Marcia Cross, Lori Loughlin y Kelly Rutherford. Por lo menos hubiera sido un poco kitsch.

Adri dijo...

Nah, creo que fue a los 10 minutos cuando empecé a aburrirme y a los 20 quité el piloto. Pestiño total sin pizca de gracia, originalidad o interés en ninguna de sus partes (trama, personajes, magia...)

satrian dijo...

A mi no me gustó nada de nada, incluso incluyó un nuevo ejemplo de Cougar con Rebeca Romijn y Matt Dallas, que parece que se lleva tanto.

IOSHY dijo...

Yo tengo el episodio 2 pero no me apetece nada verlo. Me decepcionó bastante el piloto. Es predecible y roza la absurdidez. Tiene un elenco que se le podría sacar más partido. Y sobre la fotografía de la serie opino lo mismo y creo que podrian jugar con luces diferentes.

Me encantan tus criticas! 100% acertadas!

Crítico en Serie dijo...

Adri, yo la aguantaré porque tengo mucha paciencia con las series de féminas. Pero es cierto que directamente aburre.

Satrian, las Cougar son lo más ;) y Matt Dallas como actor es malísimo. Suerte que alegra la vista.

IOSHY, ¡muchas gracias! Yo también creo que se le podría sacar más partida al elenco. Si los diálogos estuvieran mejor, no parecerían tan absurdas y forzadas. Y a Lindsay Price, desde Lipstick Jungle, le tengo bastante cariño. No es la actriz del siglo, pero me cae simpática. Sólo espero que si un día no estás de acuerdo con algo que digo, no me crucifiques ;) Vagi bé!

ALX dijo...

El piloto fue aburridísimo. Lo peor era que no había forma de tragarse la amistad de las tres protagonistas. Partiendo de ahí, el resto era un despropósito.