sábado, 5 de diciembre de 2009

Malditos Bastardos

Los hermanos, en las series de televisión, son como las setas: de repente un buen día aparecen, sin avisar. Toma un bastardo. Pero luego vienen las complicaciones: un hermano no es como el rollete de una noche al que, si quieres, le das intencionadamente un número de teléfono equivocado. Estos llegan para quedarse por lo menos una temporada. Y aquí es donde están teniendo problemas dos series que hacen bastantes piruetas con el concepto de familia tradicional: Gossip Girl y Cinco Hermanos (y, cómo podéis intuir, habrá espoilers de las actuales temporadas).

El caso de los upper-east-siders fue, como les suele ocurrir, un error de casting. Chris Riggi era guapete (los genes de Rufus y Lilly no podían fallar), pero tenía una expresión de asco perenne en la cara. Como si los ex alumnos de Constance apestaran. Y viendo el panorama, los guionistas eligieron el recurso Aaron pero con un poco menos de glamour: en vez de coger un avión e irse hacia Argentina, se subió a un autobús para volver con sus padres adoptivos en algún lugar menos glamoroso que Manhattan.

O sea, tramó un retorcido plan para luego conformarse con una palmadita en la espalda y en el hogar de los Humphrey nunca más se volvió a hablar del tema. Es obvio que algo no encaja, pero a día de hoy he perdido la cuenta de cuantos actos carecen de lógica en Gossip Girl.

Cinco Hermanos, en cambio, lo pasa peor (simplemente por el hecho que es superior). Ese Ryan es el grano en el culo de la familia Walker y también de los guionistas. Como la carta del bastardo ya la habían utilizado con Rebecca, muy mona y adorable (que por algo Justin bordeó el incesto), buscaron un registro distinto. Pero me da a mí que el resultado no fue el esperado, y los traumas del joven, junto con su cara de asco (también), se acercan más al hermano biológico de Dexter, el psicópata del congelador, que a la filosofía Berlanti.

Desde entonces, al no poder echarlo porque iría contra los pilares de la serie (si se hubiera ido enojado, Nora habría empezado una huelga de hambre), es el escombro que se pasea por el negocio familiar y que, de paso, la lía destrangis. Es el peón que utilizan para elaborar una trama menos trivial pero que, en realidad, queremos que desaparezca. ¿Acaso alguien quiere otro enfrentamiento del clan contra Ryan? ¡Si es tan turbio que no es de extrañar que su madre se tirara por la cuneta! Pero, como ellos lo saben, pasan de profundizar en el personaje. Es una causa perdida.

Estos dos, sin embargo, no son las únicas tramas bastardas que tenemos por resolver. Por fin en primavera descubriremos si tiene alguna importancia que Jack y Claire sean hermanos o si todo ha sido una tomadura de pelo (por Jacob que no sea así); en 90210 tienen en stand-by ese fruto de un baile de fin de curso; en Al Descubierto Mary está buscando la verdad; y en Big Love, Nicki aún tiene muchas explicaciones que dar.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, coincido contigo sobre b&s, de hecho la tercera temporada no me encanto como las anteriores y es que creo que gustan de exprimir lo que les funciona y dejan de lado lo que no como tommy, julia, holly. la verdad tengo mas problemas con kevin pues esa temporada me parecio insufrible especialmente en el epi donde piensa que esta en el medio de la relacion entre kitty y robert ¿?, pero en fin los walker siempre han sido montoneros y por eso el medio hermano no tendra oportunidad.
por otro lado gossip girl es intocable!!!! me encanta y siendo objetivo la trama dejo con ganas de mas y a la vez no, nadie extrañara al personaje pero no estuvo a la altura de su importancia si no lo quisieron sus padres y hermanos yo menos, bueno saluditos

Anónimo dijo...

por cierto hablo de la tercera de b&s porque no me gustan la descargas y aca en mexico no han estrenado la cuarta, que si voy a ver porque me cuesta mucho abandonar las series que comienzo (heroes, prison break, la nefasta 90210) y esta es superior a muchas otras pero no superior a gossip, ¡que alguien me cure la obsesion! veo lost, damages, fringe mi favorita siempre fue alias pero gg me tiene enfermo. ahora si me despido

Alejandro A dijo...

tienes razon con el bastardo de GG, a mi ni siquiera me hizo gracia físicamente el hombre, creo que es incluso peor actor que Chace Crawford y eso es decir mucho

Crítico en Serie dijo...

Anónimo, el caso de Julia siempre me puso de los nervios: esa actriz era competente y el personaje podía dar de sí. Pero nunca quisieron. Prefirieron dejarla como extra en la serie y no integrarla jamás, y es algo que nunca entenderé. Pues con Scottie o Robert sí que lo hicieron, y una ama de casa como Julia tenía mucho que discutir con Norah y los hermanos. Y ya coincido bastante en tu opinión de series, aunque para nada soy fan de Gossip Girl. Al contrario, considero que es mala, pero como placer culpable aún me sirve (y Blake Lively tiene tanto carisma que me tragaría 2 and a half men si ella saliera).

Alejandro A., no creo que fuera peor actor que Chace Crawford. La única diferencia es que Chace es más guapo y por eso importa menos su falta de talento. Yo, la verdad, ya no aguanto ni el actor ni el personaje: ¿soy yo o esta temporada se dedica a pasearse sin ningún rumbo en especial?

LiPooh dijo...

Coincido con todas tus palabras, Crítico en serie. A Julia, le podían haber dado más papel. Hubiese sido un contrapunto muy interesante. Por otro lado no me gusta nada Ryan desde la primera escena en la que le ví. No sé si por su cara o por su historia. Sólo espero que desaparezca pronto.

Respecto a GG, la incongruencia del bastardo es muy grande, pero como tantas otras de la serie. A pesar de eso la sigo. Es como una droga díficl de desengancharte...

Dieguiko dijo...

Sigo Cinco Hermanos por FOX porque ya me he acostumbrado a las voces dobladas. ¿Me estás diciendo que en la cuarta temporada también tendremos que soportar a Ryan Lafferty?

La marcha de Julia (así como su nula importancia como personaje individual) también me fastidió, porque en el capítulo posterior a la marcha de Tommy parecía que querían integrarla en la familia, y finalmente se marcha...

---

De Gossip Girl solo he visto la primera temporada, y eso que dices de que Chace Crawford vaga de un sitio a otro sin una trama fija ya lo hacía en esa temporada.

Crítico en Serie dijo...

Lipooh, me gusta ver que hay más gente que sabe aceptar que la mayoría de los actos de los upper-east-siders no tienen ningún sentido. Pero es que ninguno. Y por suerte ahora están tan amables y paródicos que no me importa, pero en ciertos puntos de la primera y segunda temporada estuve a punto de decir "basta". Y los personajes han dado tantas vueltas encima de ellos mismos, que aparte de Dan y Serena, no hay ninguno con pies y cabeza.

¿Alguien se acuerda que Chuck casi violó a Jen en el primer episodio, por ejemplo? ¿Las putadas de niña tonta de Blair que Serena siempre perdona? ¿Las incongruencias de la pequeña Humphrey? ¡Por Dios!

Dieguiko, pensé exactamente lo mismo cuando se fue Tommy. Me dije: ahora la integran. Ahora que está sola y con una hija, la acojerán con los brazos abiertos y los remordimientos. En cambio... se fue a ¿Seattle era? La cagaron, vamos.

¿Y sabes que cuando empecé a ver Brothers & Sisters no me enteré que era la mujer de Tommy hasta el 4 episodio o algo así? A primeras, pensé que era la prima, la hija de Saul.

Adri dijo...

Efectivamente, Ryan es un lastre. Ya tenemos suficiente con eso de que Justin sea "el nuevo tommy" y su trama médica nos importe nada y menos...

¿Para qué mantener a esa especie de Edward Cullen que es Ryan cuando aparece en dos secuencias por episodio y su trama se puede llevar a cabo sin su molesta presencia? Que no tengan miedo... acabad con Ryan y dadnos un personaje nuevo interesante (o no os deshagáis del francés)