jueves, 1 de julio de 2010

Deshonra vampírica

Me molesta que cataloguen la saga de Crepúsculo y True Blood en la misma moda, aunque respete a ambas. No creo, ni por asomo, que compartan público ni objetivos. Son el revés uno del otro. No existe ningún género llamado ‘vampírico’, en el sentido que cada producto puede ser totalmente distinto (y True Blood en parte lo demostró). Pero que distinga la serie de la película, ya que no podrían ser más distintas, no significa que en televisión no haya habido quien se haya subido al carro. Primero tuvimos Vampire Diaries, que cogió a Stephenie Meyer de anzuelo y luego se labró su sello, y ahora tenemos el reverso negativo de toda moda, The Gates, que debió de nacer de rebote con la esperanza de que un par de colmillos atraparían los millones de personas que verán Eclipse estos días.


No hace falta que explique que detrás de todo producto debe haber un contenido bien pensado y enfocado, y no sólo unas desesperadas ganas de conseguir dinero rápido como si la tele fuera una máquina tragaperras y diera igual qué moneda tiraran por la ranura. Pero los programadores de la ABC debieron pensar que “total, es verano” y daba igual lo que esparcieran por la parrilla. Así eligieron un cóctel casi calcado al universo de Charlaine Harris pero rebajando el sexo, la violencia y el sabor de la sangre. O sea, sin ninguna razón para existir, ya que True Blood es un objeto de culto exclusivamente por sus excentricidades, que dan más de si que los giros de guión de Mulholland Drive. Pero sin un buen par de tetas que enfocar, unos mozos que merecen ser disecados para la posteridad y los demás what-the-fucks, ni tan siquiera la obra de Alan Ball tendría sentido.


Las puertas que encierran la comunidad de The Gates, llena de vampiros, brujas y hombres lobo, son la malinterpretación de un fenómeno que, además, por su ubicación también ha provocado unas comparaciones aún más odiosas. Al estar en domingo y en la ABC, hay quien apunta que son unas desesperadas truebloodizadas y algunos incluso lo comentan con sorna. Basta. Si este cruce alguna vez sucediera (con Sookie, Sam y Eric mudándose a Wisteria Lane), la televisión se fundiría de placer.


Y como si ensuciar el nombre de dos obras maestras fuera poco, además el vehículo de Rhona Mitra (que paradójicamente encajaría perfectamente en Bontemps) ha conseguido cargarse la reputación de los domingos de la ABC. De Mujeres Desesperadas y Cinco Hermanos a The Gates y Soundrels. Claro que esta última merece una mención aparte, pues si el renacimiento artístico de Virginia Madsen se basa en este otro engendro catódico, mejor que su carrera hubiera acabado con Entre Copas.

4 comentarios:

satrian dijo...

No puedo ver a Rhona Mitra convertida en ama de casa con vestidos modositos, no le pega nada, nada, la serie no me ha gustado nada, le he dado dos capítulos por ella, pero se acabó.
Scoundrels otra que tal anda, y el pelucón tipo Kurt Cobain que le clavan a Patrick John Flueger es de delito.

patricia dijo...

No he visto todas las que nombras por ahí nuevas, pero si te digo que terminaré True Blood porque es capaz de lo mejor y de lo peor , vamos que da risa y pena a la vez.

Peroooooooooooooooooo, no quiero saber nada más de vampiros, hombres lobos y similares en un par de años.

Ya se que las ideas van por barrios , así que dejen ese barrio una temporadita y se muden a otro.

De paso tambien reivindico el fin de CSI y similares , y mira que me gustó pero estoy saturada , que hubo un crimen en mi ciudad y me dieron ganas de ponerme guantes y buscar una lucecita azul para investigar yo.

Crítico en Serie dijo...

Satrian, ahora que lo dices... ese pelucón es un pecado capital. En serio, Patrick John Flueger está demasiado bueno para taparle la cara y es demasiado mal actor para interpretar dos personajes en la misma serie (es que con las greñas lo hace peor que fatal).

Patricia, no hace falta que veas las nuevas. Yo de momento no diré que no a más productos de vampiros. Justamente ayer fui a ver Eclipse. Eh, y encantado, que soy TeamEdward por la eternidad. Bueno, más bien soy TeamPattinson.

Vanessa dijo...

Dos episodios he visto y de momento, voy a seguir, aunque sea por ver si el policía cateto se entera de una vez de cómo son sus vecinos.

Yo no la puedo mezclar ni con TVD ni con TB, así que la he catalogado como Mujeres Desesperadas + túnel del terror. Pero túnel del terror, de la feria, tipo el Tren de la Bruja. Algo bizarrillo. Veremos.