jueves, 2 de diciembre de 2010

Del hattrick al rosco

Las comedias marcaron tres goles la pasada temporada y esta seguramente se irán de vacío con las manos en los bolsillos. Primero Modern Family hipnotizó a la crítica con una mirada rejuvenecida de la sitcom familiar de toda la vida; después Community se quitó el disfraz de mediocre tras unos cuantos episodios; y para rematar la jugada Cougar Town demostró que había mucho talento tras un título tan cutre. Pero si el año pasado había pocas esperanzas depositadas en estos productos, este año ha sido al revés. Se esperaba, por lo menos, que la Fox sorprendiera con sus comedias de carne y hueso al igual que hizo la ABC. Y no ha sido así.


Al contar con el creador de Arrested Development (Mitchell Hurtwitz) y con uno de sus actores (Will Arnett), todos los ojos se posaron en Running Wilde a la espera de otra familia Bluth, pero el resultado no podía ser más oligofrénico. En lugar de multitud de secundarios bien definidos y engrasados, una panda de gallinas decapitadas encabezadas por un Arnett que jamás debiera haber sido protagonista. Él es como el color rosa: cómprate un polo si te gusta, pero no pintes las paredes de tu habitación del mismo color. Y la nota triste de tal descalabro (que no se puede coger ni con pinzas y mascarilla) es que Keri Russell no relanzará su carrera justo cuando ha demostrado que era mucho más que Felicity. Una lástima.


Raising Hope, en cambio, sí ha sabido atrapar a una legión de fans que adoran el mal gusto con el que impregnan cada imagen. Prácticamente todo en ella es desagradable, desde la abuela exhibicionista con un alzheimer de caballo a la fea mediocridad de Lucas Neff (ahí su truco). Y mientras que se puede respetar al producto por lo que es (la abuela senil jugando a quitar muebles del trastero en ropa interior es un puntazo), personalmente prefiero series menos repulsivas y más inclusivas. Ojalá Martha Plimpton encuentre un vehículo de lucimiento a su altura y Gardner & Lockhart la fiche de forma permanente (o la HBO le prepare un spin-off a su personaje de How To Make It In America), algo que no sería muy descabellado teniendo en cuenta que tras esta temporada quizá Raising Hope cerrará la parada. Y es que una cosa es que la Fox haya comprado una temporada completa y la otra que vayan a renovarla: el pastel que le da en mano Glee cada semana es demasiado grande como para que se coma una porción tan pequeña.


De las otras cadenas, asimismo, poco hay que comentar. La ABC no ha encontrado en Better With You esa serie que le permita completar su noche de comedias, por infantil y artificial (aunque con un estupendo opening), y la CBS tendrá The Big Bang Theory y Cómo Conocí a Vuestra Madre, pero esto no significa que alguien espere algo de ella en cuanto a comedias. Mike & Molly, por ejemplo, es tan vieja que si viajara a los ochenta la desprogramarían. Como concepto, además, no consigo entenderlo. Tomando como premisa que la cadena suele buscar comedias longevas...¿espera pasarse cinco años haciendo chistes sobre la obesidad cada semana? Y da pena ver a Melissa McCarthy, tan querida por los seguidores de las Gilmore (entre los cuales no me encuentro), caer tan bajo. Por suerte, un tal William Shatner en un ataque de demencia senil decidió protagonizar Shit My Dad Says. En comparación, McCarthy es la sufrida diva de una obra de Shakespeare.

8 comentarios:

satrian dijo...

Este año solo me ha medio convencido Outsourced, Running Wilde no me convenció, Raising Hope está bien pero su humor no va conmigo, y me costó acabar el primer capítulo de Better With You de lo malo que me pareció, me recordó a las matrimoniadas de Moreno, mal año de comedias, al menos para mí.

Julio C. Piñeiro dijo...

Esta temporada será recordada como la del fiasco, la cruz de esa moneda cuya cara fue la ya hipermencionada cosecha de 2004. Y no sólo en las comedias, en todo (mira el fracaso de The Event, que cada día va a peor). Las únicas que han colmado las expectativas (y con nota) han sido las promesas del cable, Boardwalk Empire y TWD.

Raising Hope es muy de la factoría Greg García. Es difícil que atrape a una audiencia amplia, pero a la que atrape, la tendrá adicta cada martes (yo sí soy uno de ellos). Y como no está tampoco la cosa muy allá, pienso que sí se salvará de la cancelación por ventaja comparativa con el resto, como le sucedió a V la temporada pasada.

En cualquier otro contexto, Raising hubiera estado crucificada hace mucho, pero ahora, tampoco es el mayor dramón. Aunque tienes razón con respeco a ese arma de doble filo que son los lead-in, y más cuando son de la magnitud de Glee: resultan perjudiciales (por agravio comparativo) si los resultados están por debajo de lo esperado.

ALX dijo...

Outsourced se ha quedado muy a medias, podía haber despuntado, pero nada. Por suerte Raising Hope si me ha convencido, sobre todo por combinar tan bien ese humor con unos personajes tan entrañable.

Entiendo que no te convenza, pero a su modo no anda muy lejos de Modern Family.

Mina Harker dijo...

Y yo que no me cansaré de defender Running Wilde. A mí no me parece mala, para nada. Puede que no sea perfecta, pero se me hace muy divertida, y tiene algún momento muy Arrested Development. Pero bueno, se ve que somos los menos los que nos lo pasamos bien con ella... Pobre incomprendida xD.

Del resto de estrenos en comedia de este año, ninguno me llama la atención. De Shit my dad says no pasé del piloto (qué horror, madrecita mía. No sé si es peor que hagan chistes sin gracia o que tengas que recurrir a las dichosas risas enlatadas para saber que algo se suponía que era un chiste) y con Mike & Molly ni me atreví a empezar de lo casposa que me parecía la premisa (y el personaje de ella en las Gilmore me sacaba de quicio xD). Outsourced la dejé porque se queda en agua de borrajas, aunque tenía potencial. Y el humor de Raising Hope simplemente no es para mí.

Por cierto, de la cosecha del año pasado te dejas a The Middle, que para mi gusto le da mil vueltas a Modern Family (aunque en realidad no merece la pena compararlas, porque son bastante distintas. Mejor disfrutar cada una por separado).

martinyfelix dijo...

A mí Running Wilde no me convenció. Outsourced fue comedia de estreno que más me gustó, pero se ha desinflado mucho, y ahora prefiero Raising Hope. Pero vamos, que acumule hasta 3 capítulos por ver también quiere decir que no me ha enganchado mucho.

Después de haberme puesto al día con The Middle, voy a ir por Cougar Town. Y así disfruto con las comedias del año pasado lo que este no ha sabido darme.

fon_lost dijo...

Yo lo intenté con Raising Hope, pero no iba nada conmigo. Aguanté 3 episodios, y ahí no había nada que me gustase. NADA. Excepto Martha Plimpton, pero la serie era "demasiado" como para verla semana tras semana, así que firmo junto a tí por que Plimpton sea fichada de por vida en The Good Wife.

davebing dijo...

Runnibg Wilde sin ser una maravilla tiene sus momentos. Tienes que saber pillarle el punto, pues tira de un humor peculiar por así decirlo, pero no creo que sea mala.

La que si que me ha ido convenciendo con los episodios es Outsourced.

Crítico en Serie dijo...

Satrian, BWY es un matrimoniadas, pero no comparemos el barriobajerismo de Moreno y algo simplemente light y caduco como esto.

Julio C. Piñeiro, el otro día estuve en una charla en Donostia y justamente apunté que este año servía de ruptura para decir "ha terminado la edad de oro". Ahora llegan las decadencias de audiencia más bestias y no hemos tenido ningún bombazo.

ALX, Modern Family está a años luz. Ambas son familiares (y con moralina final), pero el engranaje de MF de momento nadie lo desbanca.

Mina Harker, al principio le di el beneficio de la duda a RW, pero es que no hay forma de defenderla ya. Es algo excesivamente irregular y Arnett no da para protagonista. De hecho, era el único secundario que me sobraba en Arrested Development.

Martinyfelix, pues disfruta a consciencia Cougar Town. Y si la ves en modo maratón... ya verás como se va redefiniendo a medida que avanza. Al principio es una comedia de "gran protagonista devorahombres" y con el tiempo se convierte en una serie sobre una pandilla de amigos y en la que te sientes uno más.

fon_lost, Plimpton... esa chica que perdía las gafas en los Goonies... ;)

Davebing, con la tontería somos muchos los que seguimos con Outsourced. Yo es la única que sigo y a pesar de que no es lo que podría ser, me engancha la tensión sexual no resuelta. Y los secundarios son demasiado buenos para ignorarlos.