miércoles, 5 de enero de 2011

Las mujeres de Charming

Esta entrada huele a antigua, pues está escrita desde el prisma de la segunda temporada. ¿Qué le voy a hacer si les di una oportunidad tan tarde? La opinión de la tercera entrega ya está preparada y llegará en pocos días.


Cuando se tienen muchos frentes abiertos siempre se corre el riesgo de no cerrar nada como es debido. O puedes hacer que semejante desbarajuste de lealtades, puñaladas traperas, soplones y connotaciones racistas tenga una evolución orgánica hasta convertir la siempre temida segunda temporada de una serie como Sons of Anarchy en un tomo inmaculado. Tampoco pondría la mano en el fuego por la verosimilitud de los actos de ciertos personajes, el timing de los acontecimientos, el conveniente papel de la justicia... pero cuando se actúa en beneficio del entretenimiento, de la chicha culebronesca y del avance del espectáculo (y encima se ejecuta a la perfección) nunca me veréis quejarme. Al fin y al cabo es televisión de la buena y no es arte y ensayo. Se agradece.


La violación de Gemma Teller, muy inesperada tras el halo de intocable que tenía en su primer año, permite a Kurt Sutter manejar la gran cuestión que empaña el fondo de la serie (la auténtica naturaleza de Jax y de si Samcro puede cambiar) pero permitiendo esquivar el tema justo cuando parece que su pluma ya no tenga otra escapatoria. Y así mata dos pájaros de un tiro. Por una parte nadie puede echarle en cara que no se enfrente al conflicto principal de la serie y por otra le da a su esposa en la realidad, Katie Sagal, muchas escenas para lucirse. La terrible escena del asalto depende del personaje, porque alguien no se erige en mito si no tiene un gran papel para interpretar, pero la visibilidad del trauma tampoco es un trabajo fácil. Sagal, sin embargo, crece aún más.


Y es que la paradoja de esta serie es que sepa engañar tan bien a su parroquia. Si bien dije que cualquiera podía encontrar motivos para amar este drama, tras su segundo tomo tengo aún más claro que la verdadera fijación de Sutter está en las mujeres. Los motoristas, a menos que sean Jax y Clay, son meros extras en la función. Y tampoco es lo mismo dibujarlos a ellos que a ellas.


La cara bonita de Jax tiene personalidad por definición. Él es el príncipe, torturado y encantador. Clay, el otro gran hombre de la serie, es maquiavélico, repulsivo y un dictador que se disfraza de democrático. Pero las mujeres deben definirse a si mismas en contraposición a estos personajes y a la vez emanciparse. En el caso de Gemma, el aprecio de Sutter es demasiado obvio, pero con Tara el asunto era más peliagudo. Cada vez cuesta más encontrar en la televisión actual romances evidentes que no resulten artificiosos. Se suelen dar cuatro trazos rápidos y ya tienen pareja, tiñendo de épico algo sin sustancia. Pero con la doctora esto no ocurre.


A medida que avanza la serie se vislumbra que ella es tan imprescindible como la chupa que viste Jax y ofrece el viaje inverso. Él debe ser mejor persona para poder estar con ella, pero Tara debe ensuciarse las manos si quiere estar con él. Aunque lo que me obliga a pensar que es la otra niña mimada de Sutter son las escenas que comparte con la matriarca, donde ambas exhiben tanta química que las acaba convirtiendo en un clásico. Las prácticas de tiro que hacen con el coche de la actriz porno fueron pura dinamita. Y, para rematar esta demostración de maestría, siempre queda la agente Stahl para poner de ejemplo. En un mundo donde las bandas latinas, negras, irlandesas y supremacistas amenazan la armonía de los Sons of Anarchy, es una agente federal ambiciosa y sin escrúpulos quien sabe tocar mejor las teclas de Clay, Gemma, Jax y compañía.

8 comentarios:

satrian dijo...

En esta última temporada han emborronado a estos dos grandes personajes que son Gemma y Tara, sobre todo la primera.
Gemma ha representado a la perfección el papel de matriarca cuidando a sus polluelos moteros, y Tara ha tenido un periplo bien cimentado hasta llegar a ser la Old Lady de Jax.

ALX dijo...

Ya te dije que SoA tenía mucho de Mujeres Desesperadas. Yo adoro la serie por sus personajes femeninos, ya que ellos me resultan bastante indiferentes. Gemma desde el primer capítulo destaca por encima de tanta testosterona y se nota que Katey Sagal es la mujer de Kurt Sutter, porque no puede haber mejor regalo para una actriz.

Con la segunda temporada le añaden nuevas capas y la forma en que desarrollan toda la violación es estupenda. Esa escena en la que confiesa a Jax y Clay lo que ha sucedido, me rompió por dentro.

Pero a quien prefiero por encima de Tara, es a la agente Stahl, un personaje fascinante y que desde ya se merece un spin off con su propia serie procedimental.

titania (Verónica) dijo...

¡¡Amén!! ¿Qué sería de SoA sin sus mujeres? Me gustan los moteros, mucho además, me gustan las tramas tan varoniles, que si drogas, que si putas, que si porno, que si armas... es algo diferente que me gusta ver y por lo que siento mucha curiosidad.
Pero Gemma Teller y Tara son personajes muy grandes y sin sus tramas acabaría muy cansada de tanto tiro y tanto polvo. La segunda temporada termina de engrandecerlas y sus escenas juntas son la mejor parte de SoA. El viaje de Tara hacia el lado oscuro es la mar de interesante y las reacciones de Gemma siempre me sorprenden. La agente Stahl también mola mucho, es el contrapunto perfecto para la banda de moteros al final de la temporada vemos de lo que puede ser capaz.
Sí, las mujeres de SoA son grandes, toda la razón Pere.

patricia dijo...

Yo creo que SoA son ellas, bueno en un principio Gemma, a quien me rendí en el primer capitulo pero Tara y la agente Sthal tampoco se quedan atrás.
Me encanta la oposición de Gemma a Tara cuando la considera una influencia negativa para Jax y cuando ya la acepta como empieza el proceso de aprendizaje.
Ellas dos juntas han salvado muchos capitulos
Y Sthal, que zorra , a esta hay que darle de comer aparte.
En fin que como ya dije mucho tio duro pero no le llegan ni a la suela del zapato a Gemma

Eloi dijo...

Por fin me he decidido a empezar la 2a temporada (quería esperar a que saliera en DVD). Voy por el capítulo 4 y me está encantando. Grandes Gemma y Tara! Quiero ver cómo se desarrollan estos personajes. La agente Stahl vuelve en la 2a temporada? Bieeeen! :D

Un telespectador más dijo...

Como bien dices el peso de las mujeres en la serie es todo un acierto, porque al fin y al cabo acaban siendo ellas las que manejan en cierta medida el cotarro y sus tramas son las que nos terminan enamorando como la de Gemma en al segunda temporada. Katey estuvo soberbia y aun asi fue ignorada en los premios, es por esto que no entiendo que esté nominado por su tercer año cuando es claramente en el que está peor (que no mal).

Y esty con Alx, quiero un sping off para Stalh ya!

Saludos!

Crítico en Serie dijo...

Satrian, Tara está completamente irreconocible en la tercera temporada (respecto a la primera). Es la misma, pero después de transformarse. Eso sí, ella siempre estará dudando entre el bien y el mal. Como Jax, pero sin pasarse por regla general.

ALX, la revelación la tengo guardada en un baúl de los recuerdos. Tanto tiempo esperándola... y no defraudó. Y sí, Katey tiene un enchufe de la hostia. Gemma Teller es un papel de esos que te ofrecen una vez en la vida.

Titania, la química entre Gemma y Tara es electrizante. Yo me parto cada vez que las veo haciendo de las suyas. Curioso cómo ha acabado aceptando Gemma a Tara. Se está ablandando esta mujer...

Patricia, la mayoría de los capítulos no necesitan salvación, pero si me dijeras de qué escenas me acuerdo... son las suyas. El momento "disparemos al coche de la puta del porno" es mítico, como las chapuzas que hacen en la tercera temporada (y que tiene que aparecer Stephen King). Allí sí que me morí de la risa.

Eloi, pues de aquí en adelante sólo te espera grandeza. Stahl vuelve. Y te aviso que la tercera temporada decepcionó a muchos pero sobre todo porque la veían semana a semana y tardan unas cuantas en preparar el orgásmico tramo final. Ya verás como tú la disfrutas.

Telespectador, la tercera temporada no estuvo a la altura de la segunda, de acuerdo, pero Katey Sagal está igual de espléndida que siempre. Para nada me aburrieron sus tramas y me gustó, por ejemplo, su relación con su padre. Seguro que mando uno de esos episodios para los Emmy (claro que esos premios no la tuvieron en cuenta...).

Labekoa dijo...

Tengo que reconocer que aunque los personajes masculinos generalmente me interesan mas en las series que sus compañeras, muchas veces hay que reconocer que no son mas que eso lamentablemente, en esta serie el munto esta al reves. Una serie sobre hombres duros tiene su personaje mas indomable en una Gemma que se come cada escena en la que aparece, y que es capaz de aterrorizar o emocionar casi al mismo tiempo.
Lo de Tara es complicado, me gusta su papel, pero la actriz no me convence, reconozco que ha mejorado pero todavia no esta al nivel de sus compañeros. No me parece tan mala como Sarah Wayne Callies de The Walking Dead pero a ratos casi.
La agente Stahl es otra historia, cada una de sus apariciones es epica, su personaje es quiza el que mas fuerza tiene en la serie, el odio que se desprende de cada una de sus miradas, la maldad de cada uno de sus actos o la fiereza y desden de cada uno de sus polvos es brutal.
Queremos mas Stahl pero sin quemarla.