viernes, 18 de marzo de 2011

La campaña de Peter Florrick

No hay nada mejor que una serie orgánica. Últimamente no me canso de repetir que adoro las ficciones que dejan que sus historias hablen por sí mismas, sin restricciones creativas. Que vayan donde tengan que ir, como está demostrando The Good Wife. Decir que “es más de lo que parece” ya es muy de la temporada pasada. Cualquiera sin prejuicios lo sabe. Ahora es el turno de decir es que no es un drama legal o por lo menos no el que creíamos que era. El microuniverso de The Good Wife tiene tantas capas que ya no sabemos si la serie de abogados ha dejado lugar a una de política, pero lo curioso es que se ha convertido en la niña mimada del sector.


La campaña de Peter Florrick, renacido tras su escándalo de corrupción y prostitutas, no solamente es considerada un fragmento de realidad que sabe desgranar muy bien las artimañas de cualquier carrera política, sino que encima se ha convertido en la golosina de los martes por la noche para los especialistas del mundillo. Es por ello que personajes como Joe Trippi, responsable de la campaña de Howard Dean, Lou Dobbs, politizado analista económico, y Vernon Jordan, consejero de Bill Clinton y defensor de los derechos de los afroamericanos, han aceptado participar en la serie a modo de cameo. Ahora es lo que está de moda y como reconoce el propio matrimonio King, los creadores, su sueño sería que Donald Rumsfeld se subiera al carro.


Uno que casi estuvo y al final no pudo ser fue Rod Blagojevich, el ex gobernador de Ilinois acusado de vender cargos tras la mudanza de Obama a la Casa Blanca. La intención era que se interpretara a si mismo y que Eli Gold, el jefe de campaña de Peter, evitara desesperadamente que Florrick fuera fotografiado con él. Y como comentan en el artículo de Los Angeles Times que recopila estas informaciones, tampoco les irá mal a los King que Rahm Emanuel, ex jefe de gabinete de Obama, haya sido elegido alcalde de Chicago, sobre todo cuando Gold, el personaje interpretado por Alan Cumming, se inspira claramente en él. Vamos, que Emanuel ha pasado de ser el hombre en la sombra que hacía las llamadas que el candidato no se atrevía a la cara visible del partido demócrata y cada una de las tramas de Gold se analizará con aún más detalle.


Entre esta vertiente política y los golpes de poder que se han dado lugar en el bufete de Lockhart & Gardner, Alicia Florrick ha tenido muchos menos planos esta segunda temporada. Es, como vimos en el piloto de la serie, ese pilar mudo que aguanta estoicamente todos los embates. Ella es la observadora que no abre boca y que, cuando llega la hora, tiene toda la información necesaria para actuar. Supongo que ahora que los problemas empresariales de Will y Dianne han terminado, para bien o para mal, las aguas volverán a su cauce y The Good Wife volverá a interesarse un poco más en los casos, que tampoco es necesario siempre y cuando haya historias que contar paralelas a los juzgados.


Y lo que me intriga mucho más que el pasado de Kalinda es el desenlace de la carrera de Peter Florrick, que no parece tener previsto desaparecer por arte de magia. ¿Estamos viendo un renacimiento político que concluirá con un divorcio de los Florrick una vez Alicia haya cumplido con su deber de buena esposa? ¿Nos están llevando a una tercera temporada donde Peter y Alicia estarán en lugares opuestos del sistema judicial, con una guerra familiar a dos bandos? Puede que no sea así, pero a menos que los creadores pierdan el juicio y el temple, el futuro nos depara aventuras legales y familiares si caben aún más estimulantes.

7 comentarios:

davale dijo...

No descartes nada de tu párrafo final... Precisamente la esencia de The Good Wife es que, teniendo una cabeza más visible, es coral hasta el punto de que todos son imprescindibles, muy imprescindibles. Yo siempre destaco al mismo, al señor lobo que hace olvidar a harvey keitel. Pero Panjabi, Baranski, Chris Noth, el mejor reparto de ninguna serie actual.
Ah! y no podría estar más de acuerdo en que ya se ha pasado la fecha de "es más de lo que parece". Ahora parece mucho, es mucho, y seguro que será más.

Un saludo!

Donnie Darko dijo...

Estoy enamorado de esta serie, y la empecé a ver precisamente por tu indirecta insistencia con esos grandes artículos que le dedicas... jajaja

Impresionante!

Crítico en Serie dijo...

Davale, el cásting es inmejorable. Todos. Y una mención especial para Becca, el personaje que más me inquieta porque no tengo ni pajolera idea de por dónde nos saldrá cada vez que sale en pantalla.

Donnie Darko, pues encantado de haber enganchado a alguien. Ahora tú deber es convencer a unos cuantos más, como si de una carta en cadena se tratara ;)

bvalvarez dijo...

Totalmente de acuerdo en todo. Creo que la importancia de Alicia volverá para la última parte de la temporada. Y en mi caso el efecto Kalinda también ha perdido fuelle y dejado paso a otros asuntos.

Por cierto, a mí Becca me recuerda muchísimo a Mena Suvari en American Beauty de San Mendes.

Daniel Martínez dijo...

Ahggggg. Mi comentario a la basura nada más darle a enviar. Señal de que quizás no debería haberme enrollado tanto. En resumidas cuentas:

Me gusta mucho la trama política aunque creo que el peso de esta temporada ha recaído principalmente en el bufete y en todas las situaciones derivadas de llegada de Bond a la firma. No deja de ser curioso como un episódico como Cumming ha acabado tomando el control por completo de la historia, no sé si es que Chris Noth se limita a hacer X episodios por temporada... Aún así, no se resiente el conjunto.

En parte por una de las cosas que más me llama la atención de la serie. Las tramas de los Florrick niño podían ser un fail total, pero es brillante como a partir de pequeños detalles se construyen tramas realmente interesantes. Aligera la intensidad del conjunto (brutal este segundo año) al mismo tiempo que lo enriquece y le da otro tratamiento.

Qué casualidad que escribas este último párrafo comentado que igual te interesa más el devenir de Peter que el pasado de Kalinda sólo unos días antes de que estos se crucen... con consecuencias potencialmente funestas. La escena final de Blake y Kalinda de este capítulo (y de toda la temporada en general) es para que Archie Panjabi vaya haciendo hueco para un nuevo Emmy. El plano final de su mirada vidriosa es brillante.

Otra pareja que me encanta es la de Alicia y Cary. Construida con pocas palabras y detalles, los King demuestran que a veces menos es más. Podrían haber hecho de Cary un villano y ha acabado siendo un gran personaje.

Creo que ahí reside parte de la grandeza de la serie. The Good Wife tiene un reparto maravilloso, pero eso no la convierte en la mejor serie de la actualidad (los castings USA son generalmente espectaculares, no es novedad): lo que la coloca varios peldaños por encima de otras series son sus personajes.

Viva, viva y viva.

Crítico en Serie dijo...

Dani, este 'Viva, viva y viva' resume básicamente todo lo que opino de TGW. Y sí, es una serie basada en los pequeños detalles, en cuidar todos y cada uno de sus frentes y todas las historias siguen siendo muy potentes. Dan miedo, por ejemplo, con la deriva de la niña, que tiene una rebeldía adolescente de connotaciones religiosas que ya veremos donde la llevan (sea lo que sea, será con tacto). Y que Becca sea uno de los mayores villanos de una serie tan adulta e inteligente como esta, es insólito y demuestra hasta qué punto el matrimonio King no deja que nada escape de su visión.

Y la relación Alicia y Cary parece que ha llegado a otro nivel, al de una competición más deportiva y menos rencorosa. La conversación por teléfono entre ellos dos, el momento del episodio (si no hubiera habido esa revelación final con el plano que tú comentas y que es maravilloso). Supongo que Cary se ha dado cuenta que quizá ella no es la zorra aprovechada que se dijo que era para poder permitirse odiarla y sentirse mejor consigo mismo. Y gran parte de este cambio de mentalidad seguro que se debe a Kalinda, que con su aprecio hacia Alicia le debe demostrar que es algo más de lo que él creía. Y aquí vuelven a confluir todas las ideas que ahora tenemos en mente y que centrarán nuestra atención en los próximos episodios: las consecuencias de la revelación que ocurrirá en breves.

Bvalvarez, ¿dijiste que el efecto Kalinda ha perdido fuelle? Pues diría que ahora pensarás todo lo contrario tras ver el último episodio ;)

Daniel Martínez dijo...

Y a todo esto no he hecho referencia de lo que comentas en tu último párrafo: el enfrentamiento entre los dos Florrick fuera y dentro de los tribunales puede ser claramente el eje de la tercera temporada. Necesitan algo muy intenso y potente para que los resultados estén a la altura de la segunda temporada y ahora mismo no se me ocurre nada de tal calibre.

Sentimentalmente lo que más me pega ahora mismo es que Alicia deje a Peter de una vez y pongan en marcha EL plan con Will. No hay mejor punto de partida para la guerra de los Florrick.

Pase lo que pase no hacemos más que enrollarnos y escribir párrafos cuando lo has resumido a la perfección en la primera línea de tu artículo: "No hay nada mejor que una serie orgánica". Pocas lo son tanto como The Good Wife.