viernes, 15 de abril de 2011

Los titubeos de Jackie

Que las sitcoms americanas duren entre 20 y 25 minutos es algo que tenemos asimilado. Que los dramas duren entre 40 y 45 minutos, también. Pero luego están Nurse Jackie y United States of Tara, que no son ni una cosa ni la otra. Y la cuestión no es exactamente la duración de sus episodios, sino que da la impresión que ni ellas mismas saben qué son con su duración intermedia, que sus conceptos están metidos con calzador en un formato que no es el suyo. Y que Showtime no venda esta extraña condición de sus dos series como si fuera innovación que las chicas de Sexo en Nueva York ya demostraron en su momento que el tiempo era algo relativo que ellas se tomaban a la ligera, alargándose bastante más allá de los veinte minutos cuando sus historias merecían un ratito más de nuestro tiempo.


Nurse Jackie, por ejemplo, es una comedia cuya actriz no tiene ni pizca de gracia, como reconoció la misma Edie Falco (y demostró antes en 30 Rock). Bueno, que es una comedia lo dice la propia cadena a la hora de recoger premios, porque si nos ponemos a analizar a la competencia nos podemos dar cuenta de que encaja mucho más entre los dramas que las comedias. El doctor House, por ejemplo, es el colmo del humor al lado de Jackie. Esto no quita, sin embargo, que podría ser igualmente una gran serie o una buena serie, a pesar de tener la etiqueta equivocada. Pero cada episodio de Nurse Jackie da la sensación que:


A) Podría dar más con menos si acortara su duración y permitiera que el ambiente de su hospital diera los frutos que debería. Personajes como Zoey, Cooper, Akalitus, Sam y Stephen piden a gritos que les dejen ser graciosos de forma descarada. El robo de guantes de Zoey del penúltimo episodio, por ejemplo, se queda a medio gas por la autoimpuesta sobriedad de la serie, que le niega la posibilidad de ser cómica de verdad; la obsesión del diabético de Stephen por los dulces es una anécdota que plana por el horizonte; la guerra entre el engreído y egocéntrico de Cooper y Sam se queda también en una situación que se desperdicia, pudiendo ser la fuente de gags semanales; y Akalitus canta como una almeja con sus manías y su cuerda para saltar a la comba.


B) Podría dar mucho más (así en general), tan sólo alargando diez minutos los episodios y permitiendo que los casos que aparecen cada semana pudieran respirar. Hay historias humanas detrás de cada paciente y solo aprovechan una milésima parte. Incluso cuando intentan extraer el máximo de cada una de ellas, se quedan cortos. Y el drama familiar de Jackie, que es lo que funciona peor de la serie, podría estar bien integrado (o al revés, que la vida de hospital se integrara en su vida privada).


Californication, otra serie de la cadena, sí que sabe quién es con los mismos minutos y mezclando también el drama con la comedia. Pero es una situación distinta: no intenta ser coral porque su duración no se lo permite y tener una sola historia en el episodio (como máximo dos) le permite que, quiera ponerse gracioso o dramático, le entren todas las pretensiones en sus veintilargos minutos. Y sabe mal que Jackie, en cambio, no sepa quién quiere ser o que haya decidido no ser nada en concreto (que no sé qué es peor).


(Y United States of Tara quiere, quiere, quiere y no consigue ser nada bueno. Pero no hace falta malgastar el espacio gratuito de blogger con esta serie que, para colmo, lo tiene difícil para renovar para una cuarta temporada. Y es una suerte, que Showtime no tiene mucho espacio y mejor que lo aproveche otra serie a poder ser menos pretenciosa y que rinda.)

3 comentarios:

ALX dijo...

Coincido contigo. A los episodios de Nurse Jackie le faltan 10 minutos. Con sus dos primeras temporadas no lo eché tan en falta por que las vi en maratón, pero ahora me estoy dando cuenta. Los casos médicos muchas veces empiezan, pero ahí quedan olvidado.

Aún así, estoy contento con ese punto de sobriedad cómica, tiene unos personajes que darían para hacer una comedia más alocada, pero me gustan que los tengan controlados.

Por lo demás, Nurse Jackie sigue teniendo ese punto inquietante que a la vez me inquieta y me engancha.

martinyfelix dijo...

Te digo lo mismo que ALX, al ver las dos primeras en maratón no lo noté tanto, pero si se veían ciertos atisbos de que no había tiempo para desarrollar las tramas con tranquilidad. La comparo, por nombrar otra serie médica, con House, y sus pacientes me llegan muchísimo más que en NJ.
Pero sí que me parece que el punto cómico de los personajes actualmente es correcto. No estamos ante una comedia, no es plan de hacer locuras sin razón alguna. Aunque en general esto de los treinta minutos no suele ser muy sastifactorio, si me parece que Showtime se las maneja bastante bien con el tema.

Crítico en Serie dijo...

Yo las primeras no las vi en modo maratón pero me acuerdo que pensaba "bueno, la serie acaba de empezar, seguro que coge fuelle". Hasta que el otro día me dije: "uy, pero si tan solo vamos por la segunda... ¿QUË? ¿Ya es la tercera? Pues no vamos tan bien".