miércoles, 15 de junio de 2011

Los inútiles de Stars Hollow

No tengo nada en contra de los pueblos idílicos en la vida real. Está bien que existan municipios remotos donde los vecinos son más o menos amigos (a la fuerza) y los males del submundo aún no han llegado. Otra cosa muy distinta es tener que soportar a los habitantes de Stars Hollow. Es asistir a una de sus estúpidas asambleas que cruzo los dedos para que les llegue la violencia callejera, el arte del graffiti, los indigentes y que la gente empiece a cerrar las puertas de sus casas, aislándose los unos de los otros cual desconfiados de ciudad.


Mientras que hay gente que considera que Las Chicas Gilmore es una serie que te hace ser mejor persona, supongo que habrá otro grupo (en el que pertenezco) a los que nos despertará nuestro espíritu más vandálico. Y es que una cosa es la armonía popular y la otra es atentar contra lo que dictan todas las leyes de la física (social): hasta la filosofía de “aguantarás al prójimo” tiene unos límites. La única excepción es el amor condicional de los padres y esto no lo pongo en duda (sólo en el caso de la bruja Gilmore senior). Pero el cascarrabias de Luke, la descafeinada Sookie, el malvado Michel o los abofeteables Taylor y Kirk son gente de esa para dar de comer aparte. En pack son casi como una liga de villanos de cómic. Aún me pregunto porqué Lorelai contrató al borde, desalmado y repelusero francés para su propio hotel. Son ganas de torturarse, de desencadenar su instinto más masoquista y infligirse a si misma la gota china.


Lo mío con esta serie era una gran trifulca entre la tirria que sentía por ella y el sentido de la obligación que me invadía porque varias amigas mías son requetefans de la serie y uno no quiere ser menos. El tiempo me demostró que nunca serían las mujeres de mi vida (prefiero a una adulta menos infantil y a una joven menos consentida y repelente y sin una mala actriz detrás), pero que hasta podía llegar a aceptarlas por lo que eran. Ellas dos. Sólo ellas dos y su relación. Lo que tenga que ver con Stars Hollow, sin embargo, es otra historia.


Es por esto que he disfrutado mucho más con las últimas temporadas de Las Chicas Gilmore, ahora que intentaba terminar mi gran misión para entender los comentarios de mis allegadas. Lo que había leído que acababa con la autenticidad de la serie, la marcha de Rory a la universidad, ha sido para mí la gran salvación. Bueno, esto y que entraba en juego Logan, interpretado por un Matt Czuchry que tras verlo en The Good Wife convierte en prioridad cada producto en el que aparezca. Hay tanta conversación telefónica y tanto avance en sus relaciones sentimentales (por separado) que sin querer se van olvidando de poner tanto énfasis en los acontecimientos del pueblo.


Sookie seguía por allí pero hablando menos de verduras (y provocando menos incendios) y aconsejando más a Lorelai. Las reuniones de Stars Hollow se volvieron algo simbólico. Y apretar el botón de fast-forward cada vez que aparecía Kirk, el inútil arco de Lane (que sólo servía para dar de vez en cuando grandes aportaciones de la señora Kim) y esa hija de Luke que tenía menos gracia que un cólico nefrítico, al igual que su hermana y su cuñado, no cuesta tanto. Por lo menos con las últimas temporadas (sobre todo la 6ª y la 7ª) los episodios se me quedaban en treinta minutos, que en las primeras ni eso. Señal que llegó a gustarme algo más (aunque no del todo).

12 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Ultimamente sigo en las sombras de twitter vuestras fobias a muchos de los persoanjes de Stars Hollow, pero yo que quieres que te diga, puede ser demasiado idílico y perfecto, pero a mi me encanta.

Salvo el cuñado de Luke y la hija, el resto me gustan mucho y no me negaria a pasar alli una temporadita, sobretodo en el hotel de Lorelai :p

Saludos!

torpe dama dijo...

A mí me pasa un poco lo que al Telespectador: salvo la hija petarda de Luke, los demás personajes me gustaban mucho. No para tenerlos cerca, pero para verlos un ratito por la tele, perfectos. Además, me en-can-ta la madre de Lorelei.

De todas formas, para mí las dos últimas temporadas existen, pero poco.

satrian dijo...

A mí me parecen todos adorables no tenía esos problemas, no necesito grandes dramas, discusiones, y angustias.

ALX dijo...

No tienes corazón ;P

Hay que reconocer que a veces los secundarios eran un poco cargantes, pero si no abusaban de ellos, eran encantadores.

Pero vamos, que te guste o no las Gilmore dependerá de si adoras por encima de todas las cosas a Lorelai o si no.

OsKar108 dijo...

Pues yo disfruté mogollón de toda la serie, con "todas sus gentes".

¡Saludos!

Crítico en Serie dijo...

Telespectador y Torpe Dama, era un gran problema que Luke y Lorelai no se hablaran porque todo lo que le inventaron aparte de ella fue basura. Y esa hija ahora se hace la repelente en Switched at Birth. Sigue igual de odiable :)

...y ya veo que, como dice ALX, no tengo corazón y mi problema es que no sé apreciar a las buenas personas. Si la bondad es ser tan descafeinado como un habitante de Stars Hollow, creo que prefiero en una comunidad perversa y pervertida :P

Rebeca Sánchez dijo...

ay como te entiendo. stars hollow es un pueblo de cotillas, pesados y excentricos que merecen la más lenta de las muertes, yo no empaticé con esta serie, nunca le pillé el encanto y me parce increible que matt (logan) saliese de esta serie. Yo prendería fuego al pueblo entero,no aguantaba a ninguno de sus habitantes.
Ya lo he dicho ea, y ahora que caiga sobre mi la maldición de las Gilmore pero esta serie no es para mí.

martinyfelix dijo...

Y pensar que es mi serie favorita. Que quieres que te diga, Pere, yo alabo que fueran capaces de hacer una serie sin que realmente pasara "nada". Que, por ejemplo, las desesperadas tienen parte de vida cotidiana, pero tantos asesinos en un mismo barrio residencial no hay (y que conste que adoro la serie), y en las Gilmore no necesitaban eso para tener tramas interesantes.

Y precisamente la excentricidad de los secundarios era lo que hiciera que los adorara. Pero para gusto colores, eso ya lo sabemos.

Por cierto, que OMG me he quedado, no me había dado ni cuenta de que la petarda de Switched at Birth era la mismísima hija pródiga.

Minuto 47 dijo...

Es curioso ver otro punto de vista, y ver como disfrutaste mucho más la 6ª y 7ª temporada de la serie, que son justo en las que la serie pierde gran parte de la esencia que la hacía especial y diferente para comenzar a ser una más.

Pero como todo, las series gustan a unos y a otros no, y me gusta ver opiniones encontradas.

Eso si, yo a los secundarios de GG no los cambio por nada del mundo, de hecho, busco un Stars Hollow donde vivir con todas esas rarezas.

Lauressen dijo...

Creo que el problema es tomarse a todos los habitantes de Stars Hollow en serio. El pueblo y todos ellos están llevados a los extremos, y es parte de su encanto. Una vez se asimile esa idea, dejan de dar repelús para pasar a gustar.

Por cierto! Matt hizo un papel anterior en una serie de sólo 6 capítulos que se llamaba "young americans" (traducida en españa como jóvenes rebeldes y que echó telemadrid en 2001 o 2002)de la que también salieron ian somerhalder y Kate Bosworth

Crítico en Serie dijo...

Rebeca, gracias por estar en el bando "que pase el Enola Gay y les resuelva los problemas a todos" ;)

Martinyfelix, no me meto con que no pase nada, porque ya sé que es más sobre "cómo son y cómo se enfrentan a sus cosas" que sobre grandes conflictos. Pero, aún y así, nunca compré los pesados secundarios que pasan por Stars Hollow. Hay opiniones para todo y ya tengo a muchas amigas horrorizadas por lo que pienso de las Gilmore.

Minuto47, he remarcado que me gustaron más las dos últimas temporadas porque también esperaba que fueran las peores. Claro, acentuaron aquello que más me gustaba y dejaron un poco de lado el tema 'stars hollow'. También hay que reconocer que pasé por encima de Lane, Luke y sus arcos argumentales que no importaban a nadie.

Lauressen, ¿sólo seis capítulos? Es una lástima que por aquí no la pasaran, porque imaginándome que todo no va a ninguna parte da demasiado pereza descubrir los inicios de tales actores.

jose villalobos dijo...

Este es un pueblo al que deberían cubrir con un domo, y ver que hacen cuando se les acabe la comida. Es el peor caso de diarrea verborreica que he visto en mi vida.