viernes, 7 de octubre de 2011

El círculo insípido

The Vampire Diaries demostró en su momento que era un producto bastante diferente a Crepúsculo, ni que fuera porque por allí corría Damon, un sádico y malvado vampiro que cambiaba el tono de la serie. Pero nadie puede negar que la serie tuvo éxito gracias a la moda instaurada por la saga de Stephenie Meyer, que suscitó interés entre el público joven. Esto no significa, sin embargo, que por esta regla de tres otros seres paranormales tengan el mismo poder de atracción. Los hombres lobo no son ni la mitad de atractivos y las brujas son otro mundo. Pueden ser un buen condimento pero otra cosa es hacer de ellas el plato principal como ocurre en The Secret Circle, la nueva serie fantástica de The CW.


El canal juvenil, teniendo en cuenta que sólo tiene un éxito en el canal (y ya está en decadencia) que es The Vampire Diaries, decidió encargar el proyecto a Kevin Williamson, responsable del drama vampírico y también de clásicos como Dawson Crece y Scream. Solamente porque estaba en tan buenas manos, valía la pena darle una oportunidad. Sin embargo, por bueno que sea un guionista, hacer una copia de tu misma obra no siempre es una buena idea. Y The Secret Life es lo que es. También se basa en una serie de novelas escritas por L.J.Smith como en TVD y tiene un tono similar y, sin embargo, no es lo mismo.


El esquema tiene algunas características en común. Cuando Cassie se queda huérfana (como Elena) se tiene que ir a vivir a casa de su abuela. Allí se sentirá atraída por un chico que junto con otros adolescentes del lugar esconde un secreto: nació para ser brujo, al igual que Cassie, que también proviene de un linaje de brujos. Este hecho, que la une con ellos aunque no quiera, también tiene consecuencias: controlar su poder es complicado y por ello deben unir fuerzas en un círculo mágico. Claro que todo esto tendrán que ocultarlo de sus padres y madres, que a su vez esconden un oscuro secreto (y curiosamente la mitad están muertos).


No se le puede criticar, por ejemplo, que no tenga una trama y que no avance acorde con sus necesidades (algo que, aunque parezca mentira, olvidan demasiadas series con un fuerte componente serializado). No obstante, este argumento no deja de ser un sucedáneo light de su referente porque, para empezar, TVD también cuenta con brujas entre sus personajes y, además, tiene unos malos que no están a la altura. Dos mediocres padres asesinos con ansias de poder no son seres centenarios que están buenérrimos y que tienen rencores y cuentas pendientes tan viejas como ellos. Pero, sobre todo, diría que su mayor problema es que tiene demasiada clara su estructura y se olvida que lo fundamental también son los personajes.


La protagonista, por ejemplo, se encuentra de repente rodeada de extraños y en tres episodios he sido incapaz de interesarme por algún personaje o de temer a algún villano. Tampoco he podido creerme ningún entresijo amoroso y diría que esto se puede atribuir a una terrible labor de cásting. No solamente Britt Robertson puede ser expresiva pero es muy falsa (lo que impide que te las creas en algún momento), sino que tampoco se entiende cómo alguien ha elegido como sujeto romántico a Thomas Dekker. Nunca me ha parecido mal actor, pero si todo el mundo pensaba que su personaje en Heroes era homosexual no era por casualidad. Lo parece. Y, con un motor romántico tan fallido (lo más importante en una serie teen), a ver quien queda atrapado por este producto.

4 comentarios:

Mike Ende dijo...

A mí una de las cosas que más gracia me hace es que tengan todos dieciséis años. ¿se quedaron embarazadas todas las madres a la vez? Y encima cuando también tenían en teoría unos dieciseis años.

Crítico en Serie dijo...

Supongo (o espero) que en algún momento nos contarán cómo puede ser que todo Dios se quedara preñada con 16. ¿Será que hicieron un hechizo todas juntas? Cosas más raras se han visto en la vida normal (¿te acuerdas de ese caso de las amigas que querían quedarse embarazadas a la vez?).

NEWS SOCIETY NETWORk dijo...

Ami de todos el que menos me gusta es Thomas Dekker, es que el chico no tiene la presencia masculina que requiere el personaje de Adam...mira que hay actores gays que representan muy bien el papel de hetero pero este chico no lo logra, en cuanto a la historia esperare como evoluciona en los próximos episodios y veré....

herb dijo...

Primera cancelacion del año... no hablo de la cadena, claro, pero si que es la primera que yo he abandonado por aburrimiento, a mitad del tercer episodio