lunes, 10 de octubre de 2011

La comedia calmada

Will Arnett y Christina Applegate son de esos actores muy queridos entre el público norteamericano y que son capaces de todo. Para lo bueno y, sobre todo, para lo peor. Arnett, por ejemplo, pareció demostrar el año pasado con Running Wilde que esto de protagonizar una serie no se le acababa de dar bien y que su interpretación de trazo grueso era excesiva si se le pedían más de tres escenas. Lo mismo se podría decir de Applegate. Se tenía que lucir con Samantha Who, que de por sí tampoco valía un duro, y se pasó tres pueblos con la sobreactuación. Así que, cuando me enteré que les habían unido para interpretar una comedia, pensé que podía tratarse del Apocalipsis de las sitcoms.


Up All Night se centra en la reciente paternidad de una pareja, Chris y Reagan, mientras él se queda en casa para cuidar de su hija y ella regresa al trabajo, donde debe lidiar con una diva de la televisión. Yo ya me imaginaba a dos locas histéricas gritando mientras cambiaban pañales y demás lugares comunes del género, pero no. Los responsables, muy conscientes de a quién habían contratado, les cortaron las alas desde el principio (en el buen sentido). Tanto Arnett como Applegate están comedidos y en un registro mucho más simpático de lo que es habitual. De hecho, ellos son la parte calmada y emotiva de la serie mientras que Maya Rudolph se queda con el personaje más pintoresco.


Ella es Ava, una reina del daytime que monopoliza tanto como puede la existencia de Reagan. “Quizá no soy muy buena en mi vida sentimental, pero sí que sé dar consejos a los demás: por esto me dieron un programa”, reconoce en cierto punto ella misma. Y, como personaje histriónico y egocéntrico, es muy divertido y está presente en la justa medida (encima tiene las mejores líneas, las más atrevidas). La propia MacGuffin ya comentó en su blog que hasta hay momentos en los que parece que estemos viendo dos series en una: la muy tranquila protagonizada por la pareja y una más descarriada con Ava de personaje central. Y tiene toda la razón.


Ambas caras de esta misma moneda, sin embargo, funcionan a su manera. La de Arnett y Applegate es simpática, aunque no tiene un humor de carcajada, y el tándem formado por Rudolph y Applegate es todo lo contrario. Entre las dos consiguen un equilibrio óptimo y recomendable y esto también obligará a los guionistas a tener mucho temple. Tendrán que andarse con mucho cuidado si no quieren descompensar la balanza.


P.D.Podcastero: Como cada semana, aquí tenéis una nueva ración del podcast que grabo en colaboración con MacGuffin, del que destaca la colaboración de Álex de Basura and TV, todo un experto a la hora de analizar Doctor Who. Podéis encontrar el podcast en iTunes, iVoox y en el blog creado específicamente. Aquí tenéis el menú:

- 0': Las nuevas comedias. Up All Night, Suburgatory, 2 Broke Girls, Whitney y la evolución de New Girl.

- 32': El piloto de Homeland. Primeras impresiones.

- 41': Especial Doctor Who: la sexta temporada.

1 comentario:

darojas36 dijo...

Genial el podcast! Lo he escuchado en la mañana yendo al trabajo. Aunque no estoy de acuerdo en algo que decía Pere sobre Whitney pareciéndose a Sex and the city. Creo que ambas comedias de Whitney Cummings, aunque son desde la visión femenina, carecen de picante y gusto, y se vuelven, como lo han mencionado, en un deja-vu noventero. Las risas enlatadas forzosas y los chistes cliché no me convencieron ni poco, y justo les dí la oportunidad viendo un nuevo capítulo después de escuchar el podcast. Creo que Up all night sufre de lo que dicen y aunque me gustan sus protagonistas, da pena verlos de esa manera. Vamos a ver qué sigue pasando. Felicitaciones de nuevo, me encanta el trabajo de ambos! Saludos desde Colombia!