sábado, 15 de octubre de 2011

Un hotel con vistas

Hablar de series españolas es complicado. Hay que asumir que no se les pueden pedir ciertas cosas. Me refiero, por ejemplo, al nivel de producción. No sirve de excusa el “es que los americanos tienen mucho más dinero y un mercado internacional”. Los británicos también existen e incluso a la hora de hacer productos para nichos de audiencia, como con Misfits y Skins, dan vueltas (de campana) a la industria de aquí. También hacen episodios más cortos. Pero, bueno, mejor centrémonos, que aquí quiero hablar de Gran Hotel.


Gran Hotel está inspirada, como todos sabemos, por el éxito de Downton Abbey (que no es nada malo) y nos cuenta la llegada de un joven a un hotel de lujo lejos de la civilización. Él, Julio, quiere encontrar a su hermana que ha desaparecido misteriosamente y por esta razón se mete a camarero en el hotel, donde la hija de la familia adinerada que la posee, Alicia Alarcón, le ayudará a averiguar la verdad. Vaya, un misterio melodramático. Sólo de darme cuenta que este era el concepto (que me atrae), sólo era cuestión que estuviera bien hecho para poder disfrutarlo con todas sus consecuencias. Y sí y no, un poco a medias.


De Gran Hotel se puede alabar, por ejemplo, la ambientación. Nunca he tenido tendencia a buscar anacronismos, pero tanto el vestuario como los decorados me parecen muy acordes con la obra que quieren mostrar. También ayuda que quieran impregnarse de la misma rutina del servicio que su referente británico, que siempre le da un plus, y que tengan una música que unifique el concepto (el mayor acierto de Downton).


Esto no quita que, quiera o no, la serie de Bambú Producciones (responsable de la excelente Gran Reserva) también tiene algo de piloto automático: el tratamiento de la luz en las escenas exteriores, el montaje, algunas interpretaciones y algunas escenas podrían estar mejor rodadas o más afinadas. Es una cuestión de tiempo y, por lo tanto, de dinero, así que tampoco me hacía muchas ilusiones en este aspecto.


Otro mal de las ficciones españolas, que es la impresión de que cada actor actúa en una serie distinta y que no hay nadie que los dirija, aquí está sólo latente a medias. La mayoría de los actores, sea por virtud o defecto, encajan y hasta Yon González y Amaia Salamanca funcionan (aunque él sea por gracia y ella por defecto de tan mona que es). Siempre he sido consciente de que mi opinión de Yon depende de la frecuencia con la que se quite la camiseta, para qué os voy a mentir (y El Internado, en sus horas más flojas, aprovechó al máximo su torso ahora más fibrado). Y, curiosamente, aquí quien chirría es Adriana Ozores. No es que esté en una serie distinta, es que ni tan siquiera sabe recitar sus líneas con algo de naturalidad. No todo el mundo puede ser Madeleine Stowe.


Pero, a pesar de estos defectillos, Gran Hotel es una serie altamente recomendable que entiende que su esencia tiene que ser la de la droga pura. Siempre ayuda que no haya ningún niño de por medio y quiera ser una serie adulta y algo refinada (algo que sólo entiende Bambú, por cierto). Ahora sólo tendrá que mantener el listón y demostrar que saben por dónde ir en caso que quieran alargar su andadura por televisión. Por esto espero que tengan mucha moderación con la aventura entre Julio y Catalina. Si se pasan de listos y aceleran su imposible historia de amor, podrían mandar toda la serie al garete ya que Gran Hotel de momento se sostiene en los arcos fundamentales y su desarrollo (bastante rápido). Les falta encontrar esa clase de Julian Fellowes que hace que hasta el asunto más básico tenga gracia o habrán utilizado todos los cartuchos antes de terminar la temporada (o podría yo tener más fe, que esto casi es una presunción de culpabilidad).

2 comentarios:

Sandro dijo...

La verdad que esta bien. Y mira que yo no soy un asiduo de las series españolas...creo que la última que seguí fue 7 vidas y ya hace jaja...pero con esta me ha dado la curiosidad desde del estreno, parace bien cuidada y tiene a concha velasco que a mí me cae bien esa mujer.

Abril22 dijo...

Yo si soy asidua a series españolas y últimamente parece que hay varias productoras españolas que intentan hacer series más que decentes. La reseña hace referencia a Gran Reserva que es fantástica, Hispania no está nada mal y Diagonal TV con La Señora y con La República no llevan un mal camino de ficción en prime time. Junto a Cuéntame y Crematorio creo que estas series son de lo mejor que hay en ficción española. Se agradece que halla 3 ó 4 productoras intentando salirse del Para toda la familia cansino de siempre. (inciso: Alguien sabría explicarme porqué en las series USA/UK los niños son unos Actorazos y en las series españolas los niños son hostiables hasta más no poder? Es culpa de cásting o de guión? o de las dos?)

Sobre Gran Hotel a mí el piloto me moló. Tiene ese misterio de la hermana que me permite elucubrar (con lo que me Gusta jajaja!) así que espero sepan por dónde llevarlo y no sea otra Irene Espí. No lo soportaría Sopor Sopor Sopor!!! La cuestión es que espero que empiecen a sacarle los trapos sucios a Teresa Alarcón a ver si Alicia (que no Catalina) se enfrenta a su madre jejeje y que Ángela (Concha Velasco) cuente lo que sepa que fijo sabe mucho jajaja! Sobre Adriana Ozores yo creo que el personaje no es la Típica Doña. No es Carmen Orozco que na más verla ya sabes que es una japuta de cuidado creo que Teresa va suave y luego zas por eso igual el personaje es tan suave y como tan relajado... Y a todo esto. Creéis que Cristina está viva o está muerta? Yo digo que está Viva y volverá y será un Escándalo!!!