martes, 8 de noviembre de 2011

La abadía, el cuento y el fiscal

Esta entrada contiene spoilers de varias series. Para que nadie se horrorice, ya aviso con tiempo: en el primer párrafo hablo del desenlace de 'Downton Abbey', en el segundo del progreso de 'Once Upon a Time' y en el tercero y cuarto del avance de 'The Good Wife'. Así podéis 'driblar' los temas que no os interesen o que aún no podáis leer.


- La despedida de Downton Abbey vino a decirnos, así a grandes rasgos, que los detractores también tenían puntos muy válidos. La aparición de la peste española cuando aún no se había casado el primo Matthew hasta me puso los pelos de punta a mí, sobre todo porque los guionistas lo aprovecharon para impedir una boda que no podía ocurrir y se inventaron el enésimo obstáculo, esta vez moral, para que Mary y él no puedan estar juntos (muy drama queen afectada por su parte, por cierto). Tampoco ayudó, por supuesto, que le escribieran un adulterio a San Robert Crawley o esa habitación que Mary ordenó preparar a Anna y Bates. Por suerte, Michelle Dockery tiene suficientes matices para analizar (y alabar) su interpretación en un blog aparte y siempre ayuda ver a Maggie Smith con una batería de buenas escenas, como sus planes para minimizar la mala imagen de Sybil tras decidirse casarse con Branson.


- Pues sí, MacGuffin tenía razón cuando dijo que Once Upon a Time encajaría en el canal SyFy en el último programa de Yo Disparé a J.R. El tercer episodio, donde aún ocupa más minutos el mundo de cuento, tiene muchos aires de serie B, de fantasía de poco presupuesto. Esto no quita que se haya consolidado como una serie mágica y muy mona que sabe elaborar un argumento muy cruel y girarlo a su favor. Lo importante no es que la Bruja Malvada siempre acabe ganando, sino que los personajes sonrían al final del día, aunque sea gracias a las pequeñas cosas, y que nos atrapen con su ternura y esperanza (palabras que surgieron durante una discusión con Mar Guerrero vía Twitter). Aún me alucina que esté funcionando tan bien a nivel de audiencia, por más que comprenda que está muy bien programada: sigue siendo una serie muy serializada.


- Y The Good Wife ya ha puesto las cartas sobre la mesa por si alguien dudaba de la intensidad de esta tercera temporada. Peter Florrick ha encontrado la excusa idónea para husmear en los trapos sucios de Will sin tener que renegar de su nueva moral y será interesante ver hasta qué punto Cary se mete en el traje de villano, a pesar de que a primeras no está muy de acuerdo con la persecución judicial. Sería aún más interesante, sin embargo, enterarnos del caché de Chris Noth, que el otro día leía a algún yanqui comentar el poco uso que hacían del actor por razones seguramente monetarias. Sólo lo emplean cuando es imprescindible porque, para minucias, siempre pueden mandar a Cary a no hablar con nadie (y hacer que funcione).


Ah, y no solamente los King dijeron en voz alta lo que sabíamos, sino que encima lo hicieron en un episodio que se tomaron a modo de juego (como muy a menudo hacen en The Good Wife, donde lo importante es saber manipular la letra pequeña de las leyes a favor de uno mismo). Diane intentando controlar la situación sin decir nada, Alicia Florrick mordiéndose la lengua con el tesorero del Estado y las tácticas empleadas por la abogada interpretada por Carrie Preston, Arlene en True Blood, son lo más divertido de la temporada (y esa llamada ya veremos qué nos trae).

6 comentarios:

Jaina dijo...

Casi me da un chungo con la cantidad de blanco que le echaron al pobre Matthew en la cara en este penúltimo episodio, no hacía falta 'cullenizarlo' para que parezca emo, como tampoco hacía falta ese obstáculo, cuando que el propio personaje implicado ya se había dado cuenta de lo que hay. Lo del Conde, es un sinsentido toda la historia. Por no hablar del sota-caballo-rey de Lady Sbil y Branson que fueron de tener escenas dignas de extras a preparar todo en dos episodios. Vale, que Downton transcurra a veces a toda velocidad, pero se han pasado bastante en éste.

Gracias por la mención en Twitter, aunque haya sido con mi nombre del mundo real xD Ahora en serio, si esta serie provoca esos debates y, más allá de eso, maneja esas audiencias, es porque algo tiene. Como digo es un producto para toda la familia del bueno y al contrario de lo que dicen por ahí, apuntan más hacia al adulto que al niño. Sobre todo, porque creo que los mayores de 20 años somos los última generación en haber disfrutado de esos cuentos. Me da que los niños del futuro no están por acudir a los clásicos sino más bien a Bob Esponja, derivados y remixes posmodernos de toda clase, más que nada porque nostros nos hemos olvidado de esos clásicos básicos. Así que veo a OUAT como un producto que sabe muy bien a quién se dirige, por no hablar de que es una serie muy de esta época. ¿Esperanza en tiempos difíciles? (esa referencia meta que hace Mary Margaret sobre el poder de las historias en el capítulo piloto lo dice todo)

Bastian Schalk dijo...

Toda la razón tiene Jaina al decir que UOAT va dirigida a los de más de 20 años. La serie es todo un acierto.

Eso sí, tengo que discrepar sobre lo que parece una serie B. Sabes tú muy bien que en televisión, cuando toca hacer algo de toques medievales (o futuristas), todos los intentos parecen de "serie B", porque no manejan el presupuesto (ni el tiempo necesario) como para salirles algo más vistoso propio de la gran pantalla. Sólo hay que pensar en Xena, Legend of the Seeker, o Camelot para verlo. Hasta Lost, con todo el presupuesto bastante abultado que manejaba, tenía efectos especiales muy cutres a veces. Ergo, no podemos pedirle peras al olmo y esperar la quintaesencia de la ambientación fantástica en una serie.

Y sobre The Good Wife, todas las alabanzas son pocas. No he visto serie en donde todos y cada uno de los episodios son cuidados con tanto esmero, y todos y cada uno de los personajes son mimados con tanta exquisitez.

PD: ¿Fue mi impresión o en este último episodio Carrie Preston (Arlene en True Blood) dice, cuando pulsa sobre el telefono/intercomunicador, "Fangtasia" (el pub de Eric Northman)?

josh-oi-squirol dijo...

Yo estoy reclutando gente para ir todos con bates de beisball a hacerle algo chungo al coche de Julian Fellowes :) Yo, admitiendo que me encanta la segunda temporada, también tengo que admitir que me parece que Fellowes es un muy buen guionista para narrar pequeñas cosas. La mayoría de los guionistas necesitan muchas explosiones y cosas épicas para hacer emocionante una historia. Fellowes es justo lo contrario, él hace épico lo pequeño, así que cuando tiene que narrar algo verdaderamente grande e importante, se aturulla un poco. Eso sí, creo que el 20N voy a votar a Lady Violet como presidente XD

En cuanto a OUAT... creo que estoy con Jaina. Muchos veinteañeros se han hecho fans, aunque la historia es de un ñoño que echa pa'trás. Al menos el hecho de que en el mundo "humano" a los personajes las cosas no les vayan del todo bien ayuda un poco.

Camelot dijo...

Siento una gran debilidad por TGW, quizás es la única que extraño durante la época que descansan. OUAT por lo que he leido (no la he visto todavía) podría gustarme... la nostalgia siempre tiene su gancho y nada como algo de realismo (finales no siempre felices) para evitar el exceso de azúcar.

Bastian Schalk dijo...

No sé quién lo comentó antes, pero confirmo que, ciertamente, UOAT tiene un toque mágico y positivista que te alegra el alma, y que viene como anillo al dedo en estas épocas actuales tan negras. Lo cual me lleva a pensar que los productores USAnos deberían plantearse hacer más series de este estilo, que arrasarían en el contexto social actual.

Crítico en Serie dijo...

Jaina, quizá después tenía un cásting para The Walking Dead o algo, porque sino no se entiende.
Y sí, en parte es una serie que va dirigida al público mayor de veinte años, que la nostalgia juega mucho, pero TAMBIÉN creo que está enfocada para que sea lo suficientemente blanca para que la puedas ver con los niños. Un poco como pasa con el nuevo Doctor Who: los padres intentan verla con sus hijos porque creen que es una serie que también les marcará o algo por el estilo.

Bastian, que conste que Xena era muy, muy serie B. Se supone que esta debería tener un presupuesto más holgado, que esa nació en la sindicación directamente y esto es un producto de las networks.
Pero los efectos importan poco si consigues esa magia que comentamos. Es lo que me gusta: puede salirles todo bastante mal pero hay un poco la filosofía esa del pobre del cuento: "si estamos unidos, no hay mal que no podamos superar".
Y sí, Carrie dice 'Fantasia' a su secretaria. Fuerte, fuerte.

Josh-oi-squirol, Downton Abbey iría mejor si Julian Fellowes no sintiera la necesidad de narrar sucesos históricos y sencillamente se ambientara en esos tiempos y utilizara la historia de telón de fondo sin obligarle a cometer atrocidades en la narración.

Camelot, nunca se tiene suficiente TGW, está claro ;)