lunes, 2 de abril de 2012

La muerte de los Britten

Los críticos estadounidenses esperaban con muchas ganas Awake porque su premisa era original y encima su responsable, Kyle Killen, había estrenado Lone Star el otoño anterior, una prometedora propuesta que desapareció en menos de lo que canta un gallo. Pero tanto preguntarse cómo se lo montaría para contar la historia e imaginar si tendría futuro, casi ni caí en la cuenta de lo que comportaría su argumento. Hablar sobre la muerte.


La premisa, que ya he explicado otras veces, gira entorno a un policía que, después de tener un accidente de coche, alterna dos realidades: una donde murió su hijo y otra donde lo hizo su mujer. En su momento, su creador comentó que escribir los episodios era como construir un puzzle de Rubik cada semana, pero diría que exageró. Sí que es verdad que las dos realidades no son exactamente iguales y que por lo tanto debe vigilar muchísimo qué revela y cómo funcionan los casos de homicidio de un lado y del otro, pero la labor más difícil debe ser tratar en cada episodio una temática tan complicada como la muerte sin ser sensibloide, ni excesivamente deprimente (es una network, no un canal de cable premium como HBO que ya lo exploró en A Dos Metros Bajo Tierra).


El caso de Michael Britten, además, es muy particular. Él sigue viendo a sus dos seres queridos, pero está privado de vivir plenamente con ambos a la vez en un mismo universo, y éstos, que no están en la misma situación que el policía y de poco les serviría entenderla, deben asimilar la muerte del otro. Hannah intenta no ser devorada por la frustración de haber perdido su único hijo, aprovechando cada relativa consolación que le ofrezca el destino, y Rex se siente desconectado de su padre, sin saber cómo expresar su dolor. Y conectar con el duelo de sus familiares no es tarea fácil para Michael, sobre todo cuando él no ha perdido a ninguno de ellos.


La mirada del protagonista es lo más interesante porque induce al espectador a tener empatía con una tragedia que no necesariamente se ha vivido. Él busca señales en su día a día para proyectar, entender y aprender cómo consolar a su mujer y a su hijo. Y, mientras que los casos policiales no necesariamente son muy lucidos (y la conspiranoia mucho menos), en el tercer y cuarto episodio Killen deja bastante claro que su fórmula funciona si intenta profundizar en la muerte, lo que acarrea y cómo salir adelante. Está de más, diría yo, cuál de las dos realidades es la de verdad y si hay alguna forma de unirlas. Al fin y al cabo, él tampoco está especialmente interesado en descubrir si una de ellas es de mentira porque no quiere tener que aceptar que su mujer o su hijo ha muerto.


Espero, además, que sigan por este sendero porque Killen, después de dos primeros episodios que flaqueaban en la parte procedimental, está teniendo el tacto y las agallas necesarias para hablar del tema y creo que la experiencia está valiendo la pena. Conseguir que conectemos con el dolor que provoca la muerte y que no huyamos, requiere mucho temple.


P.D.Podcastero: Sobre si importa más la conspiración o la muerte hablamos en el último podcast de Yo Disparé a J.R., donde además hablamos sobre qué versión de The Killing es mejor (la original danesa o la americana), cómo ha evolucionado Smash después de su fantástico piloto, qué ha acabado siendo Alcatraz y recomendamos Scott and Bailey, una serie británica sobre dos policías muy personales. Podéis descargar el episodio en la barra lateral y aquí tenéis la guía:

La guía:


- 0': Awake y la muerte.

- 15': Forbrydelsen y The Killing sin spoilers.

- 28': Smash y su evolución.

- 57': El final de Alcatraz con spoilers.

- 68': Scott and Bailey, la recomendación.

3 comentarios:

satrian dijo...

Para mí está manteniendo bastante bien una narrativa que me parecía a priori bastante complicada, y Jason Isaacs está increible como el detective Britten.

Abril22 dijo...

A mí Smash me gusta muchísimo. Tom y Julia, la Huston, Davenport o Julia y Michael los mejores y luego el musical musical de Marilyn. Las dos candidatas me da que son los más flojo y más Karen que Ivy. La primera no es Marilyn y la segunda Sí pero venden Sueño Americano y claro... E Ivy tampoco es la Zorra que venden...

Sobre Alcatraz lo mejor es La Roca en los 60 con ese Alcaide y esos presos piraos la mayoría de ellos + Sangupta y Bourdegard y E.B. Hauser mola pero tan callado y tan enigmático arggg a ver si habla!!!

Y sobre The Killing yo he visto la serie de AMC así que poco sé Forbrydelsen... Quiero ver qué hacen con la 2aT... Soy la única que piensa que entre la Poli y el Político hay química?

P@B dijo...

Yo creo que Awake sería una propuesta de lo más interesante si no fuera una procedimental. Eso de uno o dos casos cada semana parece más despistar de la trama principal que otra cosa y me cansa. Me cansa en Fringe, donde los casos que no tienen que ver con la historia de los personajes me parecen de relleno y en esta me pasa lo mismo.