viernes, 13 de abril de 2012

Los casos sólidos de Timoney

Los aficionados a las series policiales de casos puede que no se prodiguen mucho por las redes sociales y los blogs, pero sólo hace falta ver las audiencias de medio globo terráqueo para darnos cuenta de que existen. Es una mayoría silenciosa que se conforma con un entretenimiento en cápsulas conclusivas y que es un poco despreciada por los seguidores de las ficciones serializadas, que ven simplista la aparición y resolución de un caso en cuarenta minutos. Y, para todos ellos, será una lástima que Prime Suspect US no encontrara suficientes adeptos para seguir en antena y fuera cancelada tras la emisión de los trece episodios encargados por la cadena NBC.


Mientras que se vendió como un remake de las miniseries británicas de Helen Mirren, Prime Suspect tenía entidad por sí sola y, al igual que pensé tras ver el piloto, no es ningún fastidioso calco para acercar una buena obra a un nuevo público. Simplemente era una buena serie de policías protagonizada por una fantástica Maria Bello, que rápidamente se alejó del machismo propuesto en la premisa y que construía bien los casos. Los homicidios se resolvían a la vieja usanza: unas pocas pruebas, varias hipótesis, algo de intuición y mucho sentido común. No sé si es así o no, pero es inevitable pensar que los detectives de policía deben trabajar de forma muy parecida, al igual que se podía pensar con la franquicia de Ley y Orden (¿algún lector policía que pueda afirmarlo o desmentirlo?).


La falta de éxito, sin embargo, diría que tuvo bastantes causantes. Por un lado, está la mala fortuna de la NBC, que es incapaz de encontrarle una audiencia suficiente a cualquiera de sus viejas o nuevas propuestas. El look, además, tenía demasiados parecidos con la franquicia de Dick Wolf que justamente está de capa caída (la Ley y Orden original se canceló hace dos temporadas, Criminal Intent se despidió hace nada y Special Victims Unit también tiene los días contados). Y en otras cadenas no hubiera sobrevivido. Era demasiado realista para la reina de los procedimentales, la CBS, y también para el cable ligero, y no tenía suficientes elementos serializados para el más complejo (aunque bien podrían integrar a Jane Timoney en Justified).


Pero su cancelación no significa que no sea una serie altamente recomendable. Esta es la ventaja de las series de casos tradicionales, que puedes disfrutarlas independientemente de su continuidad y diría que Prime Suspect US se merece la atención de los aficionados del género y de la buena televisión. No era transgresora pero sí muy sólida y poco a poco fue creando una atmósfera muy conseguida en la comisaría, con una química muy creíble entre todos ellos. Lo que, en una serie de estas características, significa que se tiene media partida ganada.

3 comentarios:

Spoiler Alert! dijo...

Es una pena terrible, me encantó esta propuesta. Un saludo.

martinyfelix dijo...

Como bien no será transgresora, pero no le hace falta. Maria Bello era una protagonista muy buena, la dinámica con sus compañeros de trabajo me gustaba mucho y los casos sin ser gran cosa cumplían. Fue uno de mis estrenos favoritos del año (sino el que más) que cumplía muy bien y la echaré mucho de menos.
Además, le echaré un vistazo a la original de Hellen Mirren, que me ha dado muchas ganas.

Eloi dijo...

A mí no me gustan los procedimentales, pero Prime Suspect me parece una serie brillante. Maria Bello está excelente, y el resto del cast también es impresionante.
Una lástima.