martes, 10 de abril de 2012

Series de mujeres

Hay dos tipos de series de mujeres. Primero están las más identificables y también más excluyentes que giran en torno a problemáticas supuestamente femeninas. Como en todas las familias, las hay de excelentes (Mujeres Desesperadas, Sexo en Nueva York) y también de horripilantes (Army Wives, GCB) y suelen tener bastantes problemas para que la crítica se las tome en serio. Y, cuando lo consiguen, deben vigilar que no se las humille a la primera de cambio. Sólo hace falta ver cómo las películas sobre Carrie Bradshaw han servido para ridiculizar una serie de seis magníficas temporadas que contribuyó a cambiar la televisión o cómo todos los especialistas dejaron de ver en masa a las chicas de Wisteria Lane tras haber protagonizado una temporada algo menos redonda. El segundo año jamás fue tan terrible, sólo les sirvió de excusa para abandonar una serie que por temática no les gustaba.


El otro grupo, en cambio, lo conforman las series enmarcadas en géneros más amplios. Esas que, al ser protagonizadas por mujeres, tienen un toque intrínsecamente femenino pero que por encima tienen otra temática muy clara. Aquí podríamos englobar también series malas (Rizzoli and Isles), otras que lo fueron todo (las primeras temporadas de Anatomía de Grey, cuando los casos médicos aún tenían importancia), propuestas que están por encima del bien, del mal y de Mad Men como The Good Wife y desde hace un año también una serie policíaca británica llamada Scott & Bailey.


A diferencia de otras series de las islas, Scott and Bailey suena bastante poco. Ningún canal español se interesó mucho en su momento en comprar los derechos como sí pasó con Downton Abbey y no goza de la etiqueta de la BBC (aunque tampoco lo hacen los Grantham y bien que les ha ido). Y la razón es simple: no es un producto hecho con un ojo puesto en el mercado internacional ni tiene una premisa supuestamente original, como sí tenía Luther. Al contrario, tiene una esencia completamente británica, algo que sólo un buen cielo nublado y una moqueta muy tupida pueden transmitir. Pero esto no quita que sea una obra que, a su manera, también aporte su granito de arena. Sobre todo, por lo mujeril de la propuesta.


Scott and Bailey es una serie de policías, un género bastante masculino, con un desarrollo de los casos muy realista y que, curiosamente, ha estado elaborada exclusivamente por mujeres. Sally Lindsay y Suranne Jones tuvieron la idea, Sally Wainwright y Diane Taylor crearon la serie, la propia Wainwright ha escrito todos los episodios y encima la produce junto con Nicola Shindler y Yvonne Francas, la protagoniza Jones junto con Lesley Sharp y Amelia Bullmore y encima casi todos los episodios de la segunda temporada han sido dirigidos por China Moo-Young.


La declaración de intenciones no puede ser más obvia y, aunque pueda parecer lo contrario, no nos encontramos ante una serie ligera donde importa más abrirse de piernas que resolver casos. Rachel Bailey y Janet Scott son tan mujeres como policías, sin caer en ningún cliché de sentir la necesidad de reafirmarse como mujeres o policías para que se las tomen en serio y los casos bien podrían protagonizarlos hombres. Sin embargo, en la relación de amistad y laboral que tienen y en cómo se enfrentan a sus problemas emocionales y familiares hay un componente inherentemente femenino que le otorga valor añadido al producto (bueno, y Gill, la jefa, les robaescenas en cuanto puede). Porque entretiene, es de policías y aporta un punto de vista nuevo, Scott and Bailey no solamente pertenece al segundo grupo, sino que también es muy recomendable.

5 comentarios:

martinyfelix dijo...

La tenía pendiente por recomendación de Marina y con vuestro podcast me dije que no esperaba más. Y me ha encantó, la dinámica de ellas dos es fantástica y yo fan número uno de la jefa. A mi me gustan ya de entrada los procedimentales policíacos, y si le ponen algo original que les distinga del resto me cautivan del todo.

Por cierto, que luego dicen que Downton Abbey se salta años enteros de un capítulo a otro, pero esta tampoco se queda atrás.

Flyingvolandas dijo...

Veo que Buffy ha calado muy hondo en tu subconsciente. No la mencionas en toda la entrada y, aun así, está claro que es la musa onírica que te ha inspirado a escribir el post.
Hubo una década llamada "finales de los 90s", y en ella reinaba una diosa de la noche con su melena rubia ondeando entre lápidas de cartón piedra. Su nombre... Buffy Cazavampiros!

P@B dijo...

Que no mencioneis a Buffy pase pero qué pasa con Veronica Mars?? Un personaje femenino icónico entre los más frikis.

Marks dijo...

"...propuestas que están por encima del bien, del mal y de Mad Men como The Good Wife..."
Solo por esta frase ya mereces un premio XD.

Sobre el post, me apunto esta serie como pendiente al lado de Luther.Estoy en modo "mono british On" y para cuando termine Primeval y el revisionado de DW en maratón me pongo con las dos.

Crítico en Serie dijo...

Flyingvolandas, no pensaba en Buffy. No seas malo. Una cosa es que la vea a la fuerza presionado por mi entorno y la otra es que me guste y me inspire algo más que desprecio.

Martinyfelix, estoy encantado de que te gustara. No es una fácil tan recomendable como otras, sobre todo porque también tiene un halo muy británico y menos exportable que las otras grandes propuestas que salen del país. Bueno, y es muy policial, que ya sabemos que es un género con muchos detractores.

P@B, no era un gran post de series de mujeres. en realidad sólo era una forma de recomendar S&B.

Marks, ¡gracias! Esperaba que alguien se fijara en la provocación. Me extraña que no haya tenido backlash. Supongo que ya he ahuyentado a parte de mis lectores. ;)