miércoles, 2 de mayo de 2012

El enemigo en casa

El concepto del karma cada vez está más popularizado y no sé si tendrá algo que ver que en casi todos los realities americanos haya alguien que, para hablar de derribar al adversario, se desahogue comentando que el “kharma is a bitch” y que en algún momento le atrapará y le dará su merecido. Pero la cuestión, básicamente, es que me ha llegado mi turno. Después de años buscándoles las cosquillas a todos los whedonistas que se cruzaban por mi camino, de puyas gratuitas por twitter criticando su sectarismo, he acabado con un fan de Buffy en casa.
Analizando el caso, podría ser peor. Podría ser uno de esos que consideran que Dollhouse es una obra incomprendida y que considera que el Doctor Horrible es una genialidad de bajo presupuesto, y también podría opinar que el éxito de Los Vengadores le pertenece completamente a Joss Whedon (y no al hecho de que es el blockbuster por excelencia, el resultado de meter en una batidora a Hulk, Iron Man, Thor y el Capitán América). Pero hay algo que nadie le quita, la necesidad de inculcar la grandeza de Buffy al prójimo, cual testigo de Jehová. Lo que comporta que, contra todos mis principios, haya retomado Buffy.
La dejé al principio de la tercera temporada porque no me convencía la propuesta de su creador, sobre todo por su tono. Me gustó, por ejemplo, la primera temporada porque conseguía ser diversión de serie B, sin más pretensiones. Sin embargo, cuando Buffy entró en una depresión en la segunda temporada, entre los pucheros de Sarah Michelle, los aires de trascendencia y lo irritantes que son casi todos los personajes, me bajé del carro. Sobre todo porque encima intentaban mezclarlo con un humor que, en mi opinión, tiene más de elemental que de ingenioso. Al igual que demuestra Whedon en Los Vengadores, su sentido del humor sólo está un pelín por encima de cualquier frase que podría decir Will Smith en cualquiera de sus nefastos personajes.
A su favor, en cambio, diré que entiendo parte del culto que se le rinde, sobre todo de aquellos que lo vivieron en su adolescencia, ya que cada conflicto tiene sus parecidos con el de cualquier adolescente. Desde el novio que te ignora después de conseguir robarte la virginidad a las malas influencias que ejerce Faith, todo puede extrapolarse a la juventud de cualquiera (bueno, no tanto a hechos sino a temores y tentaciones). Por esta razón, Buffy es más conceptual de lo que puede parecer a simple vista. Otra cosa es que, a fin de cuentas, siga sin gustarme de verdad porque la veo mucho más simple e inferior a todo aquello que predican sus fans. Soporto sus bobadas pero no en exceso y a Whedon no puede gustarle más hacerse el gracioso y creerse inteligente. Y no creo que esté a su altura. Pero, ya que me obligan, pararé atención en el viaje, que aún me quedan muchas temporadas por delante (y estoy planteándome seguir en el whedonverse con Angel).

6 comentarios:

Javier PMar dijo...

Tampoco era megafan de Buffy, pero la estoy viendo por primera vez en VO, en orden y con consciencia seriéfila. Incluso, por el cariño que le acabé cogiendo al personaje de Buffy, empecé Angel (que empieza siendo ni más ni menos un coñazo) por no perderme los crossovers.

Recién terminada la 6ª temporada de Buffy y la 3ª de Angel (las veo como fueron emitidas por los crossovers, que a partir de la 2ª temporada ya no hay, pero bueno), te digo que los méritos de Whedon son los de crear buenos conflictos internos en los personajes y mezclarlos con divertidas aventuras de fantasía. Además, tiene un par de episodios pseudoexperimentales que sobresalen de la media de la serie (creo que The Body tiene cosas que no he visto en ninguna otra serie de televisión, es muy grande, ojalá cuando lo veas comentes algo).
Obviamente, al ser una serie de culto, sus fans siempre la sobreelogiarán, pero espero que seas capaz de obviar eso y no ser reaccionario simplemente por serlo.

SavemeBarry dijo...

He aquí un fan Whedonista en cualquiera de sus variantes artísticas.

Lo mas reciente, Los Vengadores es EL megablockbuster por tener a tantos personajes famosetes juntos...pero la película tenia todas las papeletas para ser una de las mayores atrocidades en el mundo de las adaptaciones de superhéroes. Gran parte del éxito es gracias a la mano de Joss Whedon fabricando una película apta para fans y consumidores ocasionales.

En su faceta mas televisiva, Joss sabe lo que hace ( o lo que le dejan) ejemplo claro lo tenemos en la peculiar Dollhouse. El episodio piloto emitido por FOX es uno de los mas fríos y aburridos que me he echado a la cara, en cambio el piloto original planteado por Joss Whedon (que vio la luz con su salida en DVD) prometía una serie completamente diferente. Este piloto avanzaba lo ocurrido en los 6 capítulos que finalmente vieron la luz, hablando de trama general claro.

Buffy es una delicia que fue degenerando con los años, pero que tiene episodios magníficos.

No voy a entrar a comentar Firefly...eso se merece una entrada completa.

Flyingvolandas dijo...

Vamos, no te hagas de rogar, únete al lado oscuro. Todos estamos aquí, estamos esperándote. El lado oscuro es bueno. El lado oscuro es seductor.
Te prometemos auténticos festivales del humor, con diálogos ingeniosos, réplicas-contraréplicas chispeantes. Podrás sentirte gafapasta sin dejar de ser un friki en el fondo. Solo tienes que dejar de luchar, Josh y Sarah Michelle están contigo, ellos te quieren, quieren lo mejor para tí. Únete, sé un fan...

Marks dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marks dijo...

Y aquí tenemos de nuevo a Buffy. Si, soy Whedonista y no lo escondo. Soy de los que piensa que Buffy es una de las series míticas de la televisión y una de las heroínas por excelencia. Creo que Dollhouse es una serie incomprendida (y como SavemeBarry creo que no le dejaron hacer lo que realmente quería) y creo tb que Doctor Horrible es una genialidad de bajo presupuesto. Y sinceramente creo que con todo lo que hablas de ella y reniegas sobre su protagonista y su creador, empiezas a cogerle cariño. Ya sabes lo que dicen, del amor al odio hay solo un paso.

anto33 dijo...

Creo que Buffy no ha sido nunca una serie pretenciosa.Divertida,pero consciente de sus limitaciones.Y no creo que sus fans traten de forma despectiva a aquellos que no comulguen,caso distinto al de,por ejemplo,los fanáticos de Lost.