sábado, 11 de agosto de 2012

La versión de Dan Harmon

Despedir a un showrunner no es algo insólito. Los canales suelen justificar semejantes maniobras cuando la serie en cuestión no llega a las cotas de audiencia y calidad que los directivos creen posibles de asumir. A Theresa Rebeck, por ejemplo, la echaron de Smash, su propia serie, por una comunión de las dos variables: ni era fiel a su potencial, ni atrapó al público. Pero cuando la decisión se toma por otras razones y en obras aclamadas por la crítica como es el caso de Dan Harmon y Community, la polémica está servida.

En su momento, los medios dieron por buena la explicación de que Harmon había sido un showrunner con un temperamento bastante difícil. Esa era la fama que se había ganado con los años y la disputa con Chevy Chase no había ayudado a calmarla. Una cosa era que el actor fuera un borde desagradecido y otra que el responsable hiciera pública una conversación privada en la que el cómico le insultaba. No era el comportamiento que se esperaba del showrunner de una serie aún en antena y pareció ser la gota que colmó el vaso. Poco después se anunció que había sido despedido y él no quiso entrar en otra disputa pública. Sólo criticó que ni se habían reunido con él para darle las malas noticias, siendo la víctima oficial de las noticias.

No obstante, ahora que ya tiene unos cuantos proyectos en marcha y que, según él, se lo han rifado los canales de cable básico, Harmon ha querido darle la vuelta a la historia y defenderse ante las acusaciones que le describían como un autor complicado. Lo que molestaba a la productora Sony y al canal NBC, en su opinión, era que fuera un perfeccionista con una serie que sólo era seguida por un público marginal y que su comportamiento no se diferenciaba, en realidad, del de cualquier showrunner exigente. De un creador, además, que siempre había hecho caso omiso de las exigencias del canal para acercar la comedia a nuevos públicos. Por lo tanto, la fama de lunático sólo fueron calumnias para legitimar un despido improcedente, a la vez que el primer paso para hacer desaparecer Community de su programación, sobre todo ahora que la mandarían a los viernes la próxima temporada.

Pero tras escuchar estos razonamientos, también es inevitable preguntarse porqué le querían fuera del estudio si su objetivo era matar la serie lentamente mientras la acercaban a la sindicación, y encima el jefe de entretenimiento de la NBC, Robert Greenblatt, había manifestado en varias ocasiones que no creía que Community pudiera expandirse en audiencia a estas alturas. ¿Entonces no era mejor quedarse con Harmon para cuatro telediarios que le quedaban a la serie y de paso ahorrarse el backlash de los fans? ¿Será que, como había soltado en julio el propio Harmon, había sido un incordio intratable para algunos directivos cuando no gozaba de los réditos necesarios para tener tanto ego?

Dudo que lleguemos a saber exactamente a quién molesto, y cuál era su comportamiento en el set y con la productora (se dice que no solía entregar los guiones en el plazo previsto), pero será muy interesante seguir sus pasos en los proyectos que tiene en cartera. Por ejemplo, verle explotar al máximo su visión en Adult Swim o comprobar si es capaz de escribir algo realmente cool para CBS Studios, donde está desarrollando una sitcom multicámara. Bueno, y descubrir si se marca un Shannen Doherty y confirma los rumores ganándose más enemigos en su nuevo hogar.

1 comentario:

Crítico de la Tele dijo...

Director de The Avengers hará nueva peli y serie basada en el universo Marvel

http://www.elcriticodelatele.com/2012/08/joss-whedon-director-de-los-vengadores.html