miércoles, 15 de agosto de 2012

Los Juegos, Chandler y el mono

La NBC compró en 2003 los derechos de los Juegos Olímpicos de Vancouver y los de Londres por el módico precio de 2.000 millones de dólares. La estrategia, por supuesto, partía de la base que reportaría tanto ingresos directos, que vienen de la mano de los anunciantes, como indirectos, que sería el público no acostumbrado a ver NBC y a los que podrían promocionar su oferta.

Esta maniobra se calculó que reportó unos 200 millones de pérdidas con los Juegos de Vancouver, que representaban 820M del total, y por esta razón muchos analistas daban por hecho que los de Londres también supondrían pérdidas para la cadena. Curiosamente, no será así. Según los últimos artículos al respecto, se espera que el canal recupere la inversión y hasta podría presentar algunas ganancias, aunque ahora en NBC estarán más preocupados en comprobar si la maniobra les habrá funcionado.

Durante estas dos semanas de competiciones deportivas, el canal preestrenó dos comedias después de los resúmenes de primetime: Go On y Animal Practice. El objetivo era conseguirles una audiencia mucho mayor de lo habitual. Al fin y al cabo, estos últimos años el canal con sede en Rockefeller Plaza ha perdido el apoyo del gran público y así es mucho más difícil lanzar nuevos productos porque el bombo en la propia cadena sigue siendo una potente herramienta de promoción y se ha perdido la confianza en la NBC. Sólo así se entiende que ningún lanzamiento del año pasado despertara interés (tendríamos que remontarnos a septiembre de 2010 para encontrar un estreno con expectación, The Event, y se desmoronó pocas semanas después).

La elección de Go On y Animal Practice se puede comprender. Por un lado, Go On es el retorno de Matthew Perry al canal que le hizo famoso con Friends y Animal Practice es la prueba de cómo el canal intenta distanciarse del modelo de comedia intelectual y urbana que tan buenas críticas les ha reportado (30 Rock, Parks, Community) y también miserables audiencias. De momento, ambas han cosechado buenas cifras aunque cuesta valorarlas independientemente de los Juegos. La ficción sobre una clínica veterinaria (12,8 millones y 4.1 en los demográficos), por ejemplo, pudo tener algo menos de audiencia que Go On (16M y 5.6), pero también cuesta creer que el público familiar al que se dirige estuviera interesado en empezarla a las once de la noche. El tiempo dirá si consiguen aguantar ni que sea la mitad de estos números cuando llegue septiembre y se encuentren solas ante el peligro.

Sin embargo, las críticas no tienen porqué esperar. Animal Practice ha recibido mucha cera por tener a un mono de secundario y, mientras no creo que vaya a ser la panacea de la NBC y el público seguirá riéndose de semejante desesperación, me ha sorprendido para bien. No, nunca será mi comedia favorita y posiblemente no veré más del segundo episodio, pero entiendo la atracción del piloto. Los protagonistas son muy exagerados, la tensión entre los protagonistas es muy forzada y no tiene ningún gag memorable, pero sí presenta media hora con animales y un mono muy entrañable (Annie’s Boobs). Las familias serán quienes deberán juzgar esta serie, pues tiene un gancho muy infantil.

Go On, en cambio, no puede tener una premisa más adulta. Matthew Perry interpreta a Ryan King, un locutor deportivo que pierde a su esposa y tiene que ir a un grupo de apoyo con personas muy opuestas y excéntricas. Este punto de partida, por cierto, le ha reportado muchas comparaciones con Community y, aunque no tiene el mismo sentido del humor, sí que obliga a tomarla con precaución. Da la impresión de que será una comedia que irá forjando su identidad durante unos cuantos episodios, por lo que estaré atento. Cuesta discernir si será coral o un vehículo de lucimiento para Perry, si el actor será capaz de moderar su enojoso registro de muecas y si podrán explotar un punto de partida tan agridulce con el tacto y el humor suficiente. Por el momento, tiene el beneficio de la duda porque tiene elementos que pueden decantar la balanza hacia cualquiera de los dos lados y la NBC confía mucho en ella. No solamente le dieron un empuje durante estos JJOO sino que en otoño tendrá el único lead-in aprovechable del canal, el reality musical The Voice.

1 comentario:

Crítico de la Tele dijo...

Frágiles, la nueva serie de Santi Millán, una decepcion en el panorama de la ficción española.

http://www.elcriticodelatele.com/2012/08/critica-fragiles-t5.html