domingo, 12 de mayo de 2013

Adiós, adiós, adiós (y hasta luego)

Estos últimos días han sido un estrés. Era entrar en internet y encontrar una nueva noticia sobre los próximos proyectos de los canales de televisión americanos. Y, lo que da más miedo, las renovaciones y cancelaciones. Porque las novedades de la temporada que viene, al fin y al cabo, no deben quererse de forma anticipada. Demasiadas veces nos han timado con puntos de partida que no iban a ninguna parte (¿os acordáis de ‘Undercovers’ de J.J. Abrams?). Pero sí puede echarse de menos aquellas que hemos visto y hemos apreciado. Es como perder a un amigo. Un amigo imaginario, claro.

De momento, probablemente la pérdida más dolorosa es la de ‘Southland’. Por más que algunos críticos se empeñaran, estos policías de Los Angeles jamás calaron entre el público, ni tuvieron la atención que se merecían en los premios. Bueno, es que no tuvieron ninguna. Y, sabiendo que TNT no encargará más episodios, el visionado de la última temporada se plantea duro. Exacto, todavía no la he visto y no me lo perdono, pero lo haré porque a) la adoro y b) era de lo mejor que había en televisión. Por suerte, siempre puede mirarse la parte positiva: tuvimos tres temporadas de regalo, que nadie pensó que fuera a ninguna parte cuando NBC anunció durante el rodaje de la segunda temporada que no tenía previsto seguir emitiéndola.

La cancelación que me resulta divertida y no me afecta en lo más mínimo es la de ‘Go On’. Ya me imagino a Matthew Perry escondiéndose debajo de las sábanas en su cuarto y yendo a comprar con gafas de sol extra grandes para que nadie le reconozca en el supermercado mientras compra helados de litro para superar el trauma. Con esta, ya van tres series que mueren fulminadas en su primera temporada y cuyo peso promocional recaía en su persona. Esto es lo que ocurre cuando crees que el mundo te debe un papel protagonista en una serie de éxito porque una vez funcionaste de secundario en una obra coral y buena, en este caso ‘Friends’. Y no, el mundo no funciona así. Que se lo digan a Mischa Barton, que quiso brillar en el cine porque una vez le dieron un papel hecho a medida en una serie y nadie le hizo caso. Todavía deben esconderle las cuerdas y objetos puntiagudos. Y, en el caso de Perry, el batacazo es merecido. ‘Go On’ puede que no fuera espléndida, pero era bastante simpática cuando el centro de atención no era él.

Porque, para tristeza, que ‘Whitney’ no vuelva en otoño. Bueno, y que América le haya dado la espalda a Whitney Cummings. Parecía que iba a serlo todo como co-creadora de ‘2 Broke Girls’, responsable y protagonista de ‘Whitney’ y presentadora del talk-show ‘Love you, mean it’ (una joya muy pasada de rosca, por cierto), y estas dos últimas han sido canceladas este mismo año. La muchedumbre no la quiere ver y me da pena porque su sitcom era entrañable y daba verdaderas lecciones vitales. A ratos, verla con el cónyuge era como mirarse en un espejo. Aprendíamos y todo.

Pero ha habido buenas noticias. ‘The Neighbors’ vivirá para seguir demostrando a la gente que un mal piloto no lo es todo. ‘Anatomía de Grey’ pasará a los anales de la televisión porque cumplirá una década y Nostradamus probablemente se frotará las manos porque ‘Scandal’ ha visto como batía las expectativas del canal, convirtiéndose en la serie revelación del año con una tercera temporada asegurada. Y ‘Nashville’ tendrá segunda temporada. Gracias, ABC, porque podrías no habérsela concedido. Como también podrías haber ignorado ‘Revenge’ y has querido darle otra oportunidad, supongo que para mandarla a las diez de la noche donde su bajón de audiencia haga menos daño. 

Y nuestra querida ‘Parks and Recreation’ tendrá sexta temporada. Y ‘Community’, que me importa descaradamente menos. Y muchas, muchas, muchas otras. Claro que la que importaba, ‘The Good Wife’, ya sabíamos que estaba renovada. Así que “larga vida a la Reina” aunque ni tan siquiera venga a cuento.

(Otro día ya tocará hablar de los proyectos nuevos para la temporada 2013-2014. Hoy todavía no. Hasta que no haya tráiler, paso de especular. Al fin y al cabo, es lo mismo de cada año: tropecientas series producidas por J.J., un batallón de series de policías y remakes, y adaptaciones por doquier que despertarán la furia de los fans. Bueno, y un spin-off televisivo de ‘Los Vengadores’ que estoy dispuesto a odiar con intensidad ni que sea porque la desarrolla Joss Whedon. Qué ilusión todo.)

1 comentario:

Gabi Keir dijo...

Està claro que rodaron el último capítulo de la serie intentando cubrir las dos posibilidades (que fuera renovada o que no)pero, al anunciarse la cancelación, este final gana todavía más (si cabe)en crudeza. La echaremos de menos, seguro.