viernes, 17 de mayo de 2013

Don Draper ya no es intocable

‘Mad Men’ hace tiempo que no reside sola en el Olimpo. Cuando la echaron de su trono en los Emmy, pareció que algo había cambiado. Ya no era intocable y esa aura mítica que había sabido conservar durante tantos años (para llegar a extremos algo locos con la quinta temporada que tardó tanto en estrenarse y se esperó como la segunda venida de Cristo) estaba empezando a vaporizarse. Y está siendo divertido ver cómo a Don Draper le están lloviendo palos.

Puede que sea un personaje y que sea la intención de Matthew Weiner empezar a dejarle en evidencia (¿acaso no es casualidad que en el primer episodio de la temporada lea 'Inferno'?). Don está cansado y su trato con las mujeres, que muchos habían excusado (y envidiado), está siendo especialmente lamentable. Que conste que me pregunto dónde estaban estas voces cuando pagaba al psiquiatra de Betty para que le chivase sus traumas y poder tenerla todavía más controlada (mientras se tiraba a cualquier chica que le pasara por delante).

Pero algunas de estas críticas se centran también en cómo su caída (esa que se lleva presagiando desde hace un lustro gracias a los títulos de crédito) está siendo aburrida. Que las escenas de Don son pesadas, repetitivas y poco entretenidas y que, en el fondo, es el mismo carcamal de siempre sólo que Weiner ha cambiado la lámpara con la que le enfocaba (está más sudoroso, sí, pero en esencia es el mismo ser despreciable del piloto).

En esta línea van varias líneas argumentales. Por un lado, vemos como maltrata a Megan y prueba que si Betty acabó como una regadera fue culpa suya. Él coge chicas interesantes, las intenta domar y, cuando se aburre, juega psicológicamente con ellas (y puede que haya algunos espoilers). Es especialmente reprobable, por ejemplo, que le eche en cara a Megan el beso que da un actor por cuestión de trabajo, y que él finja ser un ser superior cuando se la pega (por capricho) con la vecina. Una vecina que, por cierto, el único interés que tiene es que es amante y que parece quererse poco a sí misma. Puede que Matthew Weiner se crea (y verdaderamente sea) un intelectual, pero la escena en el hotel está claramente inspirada en el best-seller ’50 sombras de Grey’. Los juegos eróticos siempre han existido pero esa escena de dominación es muy propia de Christian Grey (aunque sin cachetes ni cuarto rojo del dolor).

Por esto, cuando Joan le pega la bronca por no poder aguantar con el directivo de Jaguar (el momento más 'you go, girl!' de la serie, más de uno debió aplaudir en el sofá de su casa. Ha llegado la hora de poner al publicitario en su sitio y sus propios socios de la agencia entienden que no puede ir por libre como si nadie estuviera por encima de él. Él pudo ser el mayor activo para sacar a flote la nueva agencia pero también puede ser quien la lleve a la bancarrota, como siga creyéndose el intocable en un sector que empieza a escapársele de las manos. Cada vez está más claro que Peggy es el futuro y él cada vez tiene menos tacto a la hora de vender sus ideas a las empresas.

Y aquí también quería ir a parar. La súbita fusión de Sterling Cooper Draper and Pryce con la agencia rival me tiene algo desconcertado. ¿No hubiera sido más interesante ver a Peggy durante algo más de tiempo fuera del dominio de Don? Igualmente, da la impresión que los tiros irán justamente por aquí y que Peggy ya no se siente en deuda con nadie. Y ella, Joan y Pete Campbell están haciendo que la sexta temporada sea más entretenida de lo habitual, ni que sea porque Campbell es un gafe. Él es exactamente como Don Draper pero, como no es guapo, tiene tendencia a que le salgan los tiros por la culata. Pobre Vincent Kartheiser: entre su incipiente calvicie y la caída por las escaleras, está siendo el hazmereir de las redes sociales.

4 comentarios:

Castevete dijo...

pues cómo bien dices, juegos de dominación sexual han existido siempre, hasta en Mad Men han aparecido referencias antes, en concreto durante la relación de Don con Bobbie Berett, así al que suponer que Weiner se inspira en la dichosa novelita, que no he tenido la ocurrencia de leer (a lo mejor yo también pretendo ser intelectual) es como si hablan de Leonardo da Vinci, y tú dices que se inspiran en Dan Brown

Abril22 dijo...

Esta temporada me está pareciendo un poco más lenta de lo normal. O eso o soy yo que ya no puedo con Don y me cansa. Genialísima Joan en la broncaza a Don! Y Peggy aún no ha estallado. Momentazo cuando el jefe la llama y al ampliarse el Plano aparece Don le cuenta la Fusión. Esa cara de Peggy toda contenida fue lo más. Peggy le ha dado un toque de atención sobre su otro jefe cuando le dice que él no puede beber como lo hace él que en realidad nadie puede pero aún no ha estalldo y muero de ganas porque lo haga.
Espero que Megan se entere de los cuernazos y lo mande a paseo Pero YA!!

Nikita dijo...

Vincent se rapa por donde la frente:



Did you gain weight to play Pete or did you lose it for a different role?
At the beginning of the season, Matt said I was gonna have my hair shaved back and he said, you know, "Would you mind putting on some weight?" And I said, "Absolutely not." And I just started eating like a pig.

He asked you to change your hair?
Yeah, I shaved my hairline back this season.

http://www.vulture.com/2012/06/mad-mens-vincent-kartheiser-on-petes-hairline.html

Dreams dijo...

Pues a mí esta temporada me está encantando. ¿nadie va a comentar la mezcla de sucesos histórico con la psicología de los personajes? Brillante el momento en que muere Robert Kennedy y Megan está llorando frente al televisor mientras que Don no siente nada de empatía. Fantástica la manera como Betty ha crecido emocionalmente, y ese aura psicodélica que engloba todo el capítulo 8... alucinante, te sientes como en un sueño. Los puntos fuertes, los ejecutivos jóvenes junto a Peggy, la caída de Don (sí, a mí me fascina como sale a la luz su complejo de Edipo),la relación en decadencia de Peggy y Abe. Los puntos débiles... Joan no acaba de convencerme esta temporada, parece que jueguen con su rol y no la lleven hacia ningún lado; y el rollito entre Peggy y Ted no acabo de verlo cuajar. Por otro lado intuyo que Roger Sterling nos va a dar unas cuantas sorpresas esta temporada...