miércoles, 15 de mayo de 2013

¿Sí o no?

Esta entrada no es apta para desconocedores del final de temporada de ‘Cómo conocí a vuestra madre’.

Estos días el mundo televisivo se divide en dos frentes: por un lado hay quienes defienden que jamás debíamos conocer a la progenitora de ‘Cómo conocí a vuestra madre’, y aquellos que querían conocerla y verla con Ted y compañía. Porque, sí, Carter Bays y Craig Thomas nos dedicaron un último plano de la mujer en cuestión. La del paraguas amarillo y que tocará en la boda de Barney y Robin. Eso que llegamos a creer que jamás sucedería.

En cierto modo me recuerda a la discusión interminable de hace tres años entre aquellos que definían ‘Perdidos’ como una serie de personajes (y que por lo tanto el final era completamente satisfactorio) y aquellos que argumentaban que era de trama (y que el desenlace esencialmente era un despropósito, por mucho que estimulara los lagrimales).

Entonces, ¿macguffin sí o no? En mi opinión, si bien entiendo que era una excusa para divertirnos con un grupo de amigos, creo que había que aprovechar a la madre. Quería que me la presentasen. No tanto por una cuestión de “no podría sobrevivir sin saber quién es”, sino porque será una variable más con la que jugar en los últimos episodios. Y ‘How I Met Your Mother’ ha disfrutado demasiado jugando con ciertos recursos dramáticos para alargar todavía más el chicle.

Si la soltería de Ted Mosby fuese tan cómica como la de Moe, el suicida camarero de ‘Los Simpson’, entendería que siguiesen el plan inicial de dejarnos con una simple escena de presentación (o ni eso). Pero los creadores de la serie han escrito demasiadas escenas del protagonista haciendo pucheros y gravitando alrededor de Robin mientras ella, Barney, Robin y Lily avanzaban en sus vidas. De aquí que no soportara la idea de verle ni un minuto más pensando en cómo sería su vida si acabase con la periodista. No, no. De hecho, ni entiendo como se les ocurrió volver a este tema en esta octava temporada.

Puede que ahora, con los personajes en posición (Marshall de juez, Barney y Robin casados, Ted algo más feliz), podamos tener una temporada más entretenida. Porque esta última ha tenido momentos de inspiración (casi todo lo que tenga que ver con Robin Scherbatsky) pero todavía más episodios fallidos, en gran parte porque estaban demasiado pendientes de las evoluciones emocionales de todos ellos. Recordemos los novios sin importancia (y con escenas dramáticas malogradas) de los solteros y la tontería de la mudanza a Roma (que sabíamos que no sucedería, por lo menos como estancia de un año). Quizá gracias a que tenemos una madre, podrán centrarse en ser únicamente divertidos.

Ah, y Cristin Milioti me da buena espina. Thomas y Bays han declarado que la eligieron por su química con Ted y, teniendo en cuenta que no la conoce ni su madre, no hay otra razón para elegirla. Ya veremos. De momento, ya han avisado que no la integrarán como un personaje regular, así que tengo curiosidad por ver cómo la integrarán en la serie y cómo cambiará la narración en off del protagonista.

2 comentarios:

Enganchadas en serie dijo...

Nuevo blog donde podrás opinar sobre tus series favoritas http://enganchadasenserie.blogspot.com.es/ os esperamos!

Ester Vi dijo...

Los creadores han confirmado que la ultima temporada va a tener lugar durante el fin de semana de la boda. Arriesgada decision no?