martes, 12 de noviembre de 2013

Los reyes del tabú

‘Masters of Sex’ es de Showtime, sí, pero no lo parece. En su premisa ya promete tratar un tema que en un canal en abierto sería imposible, lo cual es muy propio del canal, pero no está desesperada por escandalizar al público, ni tiene unos protagonistas límite. Es una serie reflexiva, inteligente, de retratos progresivos y delicados. De aquí que no parezca de Showtime como tampoco lo parecía ‘Homeland’ cuando llegó a la programación y sí lo parecía ‘Ray Donovan’. Esto, señores, es lo mejor que se puede decir de ella por más que los haya que esta etiqueta les haga temblar las piernas.

También puede decirse que es una serie que no existiría de no ser por ‘Mad Men’, sí, pero es otra historia que no tiene nada que ver pero que podría complementar ese universo porque los años cincuenta son capaces de englobar muchas historias. En este caso, cuenta la obstinación de un ginecólogo llamado William Masters por saber más del sexo y de como una simple secretaria, Virginia Johnson, se convertiría en coautora de sus estudios sobre el orgasmo y otros tabúes de la época. Desde entrevistas con prostitutas a observación directa de individuos practicando el sexo.

‘Masters of Sex’ está basada en hechos reales pero aquí no encontraréis datos de la vida personal de los sujetos porque podría considerarse spoiler, aunque también diría que es una serie altamente disfrutable incluso sabiendo qué ocurre. En cierto modo, es como espiar por la cerradura en un pedacito de la historia sexual de Estados Unidos y es interesante ver la exposición de los personajes. Virginia, una mujer adelantada a su tiempo con tres matrimonios a sus espaldas y dos hijos de los que cuidar, y Will, un médico de mente prodigiosa pero con una capacidad nula por entender a los demás.

La revelación, sin embargo, están siendo los personajes secundarios. El doctor Haas, la mano derecha de Masters y amante instantáneo de Virginia, podría ser juzgado de forma muy severa. En el piloto de la serie pega una bofetada a la secretaria porque no quiere tener una relación con él. Pero su continua búsqueda del sexo satisfactorio y una frustración canalizada en conocimiento y no en violencia es un camino que me tiene intrigado. Lo mismo digo de Elisabeth Masters, la esposa del doctor, que podría interpretarse como una versión de Betty Draper: ama de casa con un marido que la descuida. Pero tiene otra fuerza y otros fantasmas, otra personalidad y su desesperación por sacar adelante su matrimonio, como me ocurre con este tipo de mujeres, me fascina.

‘Masters of Sex’, en este aspecto, es una serie con gusto y mucha sensibilidad. Entiende su condición de cable premium para mostrar unos desnudos indispensables por la temática que trata, pero no busca distanciarse del espectador como sí hacen algunas series de HBO (‘Boardwalk Empire’ es tan distante que a veces ni discernía los personajes). El quinto episodio es una buena muestra de ello con las emociones a flor de piel, abordando una situación muy difícil con un tacto notable. Una preciosidad por como está escrita e interpretada y, con seis episodios emitidos, ya no es una serie que prometa. Es una serie que ha demostrado que tiene que verse sí o sí.

P.D.Podcast: En Yo Disparé a J.R., en cambio, estamos de vuelta de todo y ahora que ya hemos hablado de todos los estrenos hemos empezado a hablar del desarrollo de las que más nos interesan. Bueno, y un estreno algo ‘trash’ que nos había quedado pendiente. ¡Aquí la guía del programa!
- 0’: Presentación y el acuerdo de Marvel y Netflix. ¡Una locura!
- 14’: ‘Reign’, unos Tudor para adolescentes.
- 29’: ‘The Blacklist’, las pelucas de Megan Boone y el distanciamiento de Hannibal Lecter.
- 44’: ‘Sleepy Hollow’ y la llegada de John Noble.
- 57’: ‘Homeland’, ¿víctimas de los expectativas? (con spoilers).
- 75’: ‘The Good Wife’ y comentario del 5.07. ¿Es Alicia mala?

1 comentario:

Dexter Morgan dijo...

Lo de la música muy alta pasaba tambien con The Vampire Diaries. Fue una de mis críticas en aquellos tiempos en que todavía la veía para descojonarme de ella, y no porque estuviera enganchado XD