lunes, 24 de noviembre de 2014

Ignorar a la virgen

Siempre digo que triunfar en la televisión americana es cuestión de suerte. Una serie puede caer en gracia y que Estados Unidos decida darle una oportunidad y otras, pese a tener todos los números, quedan relegadas en el olvido. Que se lo digan a ‘Scandal’, que hasta Shonda le dio un lavado de cara al terminar la primera temporada, pero que igualmente tuvo una parroquia entregada que empezó la segunda y la recomendó hasta que fue un éxito. Podía ser ‘Off the map’, esa serie que ABC estrenó de la factoría ShondaLand, y fue su nueva ‘Anatomía de Grey’.

Me pregunto, por ejemplo, qué habría ocurrido si ‘Jane the virgin’ hubiese tenido la suerte de estrenarse en ese mismo canal en lugar de la CW, que últimamente tiene muy buena voluntad con sus ficciones propias pero que probablemente ya no tiene la audiencia que necesita esta ficción. Antes querían obsesionar a las mujeres jóvenes con ‘Gossip girl’ y compañía y ahora han descubierto que se les da mejor la ciencia ficción y las adaptaciones de cómics con unos resultados fantásticos para ‘The Flash’, ‘Arrow’ les funciona de maravilla, ‘Supernatural’ es incombustible y hasta ‘The Vampire Diaries’ y ‘The Originals’ tienen las suficientes dosis fantásticas para no ser meros culebrones adolescentes.

‘Jane the virgin’, en cambio, es un homenaje y una parodia de las telenovelas sudamericanas, es una telenovela en si misma y tiene muchos elementos meta-telenovelescos. Es la nueva ‘Ugly Betty’ con una diferencia fundamental: es mejor y no da dolor de cabeza con la saturación narrativa, ni tiene unos personajes tan insoportablemente sobreactuados. Y, por más que no lo parezca por sus audiencias, es una serie que anima a verla semanalmente.

Si el episodio piloto sedujo a la crítica americana con su frescura, un ritmo despiadado y una protagonista muy sólida con el rostro de Gina Rodriguez, los cinco episodios emitidos a continuación han seguido la misma inercia. ¿Su mayor virtud? Que propone suficientes escenas impactantes por episodio, ya sea por originales, dramáticas o divertidas, para que la serie genere ruido mediático. La escena de la pobre Jane en la iglesia, donde su subconsciente la advierte que no debería mentir a su abuela a través del coro, era perfecta para comentarla durante 24 horas sin cesar; el cadáver cayendo sobre una estatua de hielo, también; y ese instante con pétalos de rosa del último episodio debería tener al público completamente obsesionado.

Por mala suerte, ‘Jane the virgin’ está pasando desapercibida dentro de su propio canal. La CW tuvo suficiente buena voluntad como para encargar una temporada completa, supongo que para ver si los Globos de Oro quieren dar la nota nominando a Rodriguez (que sería una candidata muy merecida en la categoría de comedia), pero nació en el canal equivocado.

Supongo que los directivos contaban con el apoyo de la comunidad latina, que muchas noches hace que el canal Univision tenga más audiencia que FOX o NBC y en verano ganaba prácticamente a todas las networks, pero parece que ellos están demasiado ocupados viendo telenovelas con denominación de origen al sur de la frontera con México. Y es una lástima porque esta idea tan y tan absurda, la de una chica virgen que es inseminada por error, está siendo la novedad más destacada, divertida y auto-consciente de este otoño.

(Por cierto, ya sabéis que no soy mucho de recomendar canciones por aquí pero ‘Sea of lovers’ de Christina Perri hay que escucharla en bucle después de terminar el sexto episodio de ‘Jane the virgin’. ¿Por qué la CW no deja colgar vídeos de esta serie para dar cierta sensación de comunidad y permitir que la gente le eche un vistazo?)

1 comentario:

Series Anatomy dijo...

Una serie muy especial desde el piloto. Aquí os dejo mi opinión por si tenéis curiosidad ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2015/06/jane-gloriana-villanueva.html

Un saludo!