miércoles, 26 de marzo de 2008

De vicio

El tabaco ya no es lo que era. Antes, los cigarrillos, caladas y aros de humo estaban en todas partes y ni nos dábamos cuenta de su presencia. Ahora, con la extensa campaña en su contra, cada vez que aparece en pantalla,llama la atención como si se tratara de algo transgresor. Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York ya fue el claro reflejo de este cambio: se vio obligada a dejar de fumar ante la presión de su novio y, al final de la serie, tiró la casa por la ventana en París y se dio otra vez a la nicotina, a sus preciados Marlboro Light. Y sobrevivió puesto que, pese a ser el más mortal de los vicios, no deja de ser el menos traumático y arriesgado en televisión. Sino que se lo digan a Warrick de CSI: Las Vegas, que cometió delitos, sufrió chantajes y casi perdió su empleo por su condición de ludópata. Aun así, este vicio, es un mal menor de la pequeña pantalla: pocos casos aparecen. De hecho, sólo me viene a la cabeza el afroamericano policía a las órdenes de Grissom que, miraculosamente, consiguió superar el perjudicial hábito en la mismísima capital del juego.


Sexo, drogas y...
Otro vicio que ha aparecido con cuenta gotas en televisión, que es igual de perjudicial pero terriblemente más placentero, es la adicción al sexo. Y el rey de tan oscuro hábito es, sin lugar a dudas, el Doctor Troy de Nip / Tuck. Jóvenes, mayores, ricas, transexuales, en grupo, gemelas, madres con hijas... nadie escapa a sus atractivas garras. Sin embargo, también es de los más minoritarios hábitos, puesto que aparte de él y de otros individuos que aparecen en el frío culebrón, pocos personajes memorables han pasado por la misma situación, como Samantha de Sexo en Nueva York (que aunque no reconocida, creo que muchos la consideran un poco ninfómana) o la detective Reese de Life. Otro cantar ya son las drogas, obviamente. Ya sean duras o blandas, tienen su lugar en cualquier producción que se precie.

Los escarceos con ellas siempre conllevan catastróficas consecuencias, o sea, que son como miel para los labios de los guionistas. Entre ellas hay muchos ejemplos. Uno de los Cinco Hermanos, Justin, casi logró acabar con la inquebrantable cohesión del clan Walker con sus caídas y recaídas en el mundo de las drogas duras. De Charlie de Perdidos, lo primero que supimos de él fue que estaba esnifando en el lavabo en el momento que empezó a haber turbulencias en el Oceanic 815. El personaje encarnado por Clara Segura en Porca Misèria, casi mata a los catalanes entre raya y raya mientras intenta cumplir su papel de madre soltera y trabajadora. Emily VanCamp también tanteó el terreno en Everwood y en Cinco Hermanos. Por otra parte, los porros, calificados como una droga más blanda, sí que han dado mucho juego. Seth de O.C., en un descuido causado por el colocón de un porro, provocó un incendio en el despacho de su padre. Sally Field, la matriarca Walker, incluso fue detenida por fumar marihuana con Margot Kidder dentro de un coche. Pero el caso más sonado es el de Mary-Louise Parker, la Nancy Botwin de Weeds y la camello más querida de la televisión. Así, en lugar de juzgarse las drogas sólo desde el punto de vista del que las consume y se consume, enseña la parte "divertida" del asunto y los esfuerzos de una madre para sacar adelante a sus hijos. No obstante, pese al eco y peso que adquieren las drogas en televisión, el único vicio que realmente nunca pasa de moda es el alcohol.
Alcohólicos anónimos
A veces no nos enteramos de su presencia, pero siempre está allí.Y cuando hablo de alcohol no quiero decir el mal trago de George O'Malley que empezó su calvario con Izzie después de una noche cerca del coma etílico en Anatomía de Grey, una serie muy inofensiva en este aspecto, donde lo más de lo más es la cerveza de después de trabajar. Cuando hablo del alcohol me refiero a la sutileza con que aparece en pantalla. Que esté presente en cenas o en copas por la noche es normal (o por lo menos, socialmente aceptado). Pero: ¿qué pasa con todas esas copas en horas poco habituales? Porque una cosa es pedirse vino para cenar y la otra es ver a Carrie Bradshaw pidiendo un "martini de vodka" para comer en una cita (sin hablar de los Manhattans y Cosmopolitans que se pide luego con Miranda, Charlotte y Samantha). O Victoria Ford en Lipstick Jungle, que le comunican una desgracia y se toma un whisky (al igual que sus compañeras, siempre con un vaso en la mano a la mínima). Y por catastróficas consecuencias, las de Calamity Jane en Deadwood, ese pueblo lleno de alcohólicos, donde la mujer se paseaba con tal cogorza que era capaz de dormirse de pie. O Bree Van De Kamp en Mujeres Desesperadas. Una copa al día, y la mujer acabó en alcohólicos anónimos, al más puro estilo Kirsten Coen, la madre coraje de O.C. que se abandonó a la bebida para aguantar a su padre. Y es que parece que en toda serie debe haber un exalcohólico, porque, aparte de estas dos también está Fritz de The Closer, el novio de Samantha en Sexo en Nueva York, el padre de Jack en Perdidos, el personaje de Campbell Scott en Seis Grados o la Christina Applegate de Samantha ¿Qué? (aunque este caso es un poco menos claro).
Adolescentes y drama queens
Asimismo, los adolescentes, siempre tan extremistas ellos, han hecho preocupar bastante con su adicción al alcohol. Uno de los consternados per el asunto ha sido el entrenador Taylor de Friday Night Lights, que debe lidiar con las monumentales resacas de Tim Riggins (Taylor Kitsch). ¿Qué joven de dieciseis años se pasa el día entero tomando cervezas solo en casa como un cosaco? Por no decir que encima es un as en el campo de fútbol cada viernes por la noche... Aunque para situaciones inverosímiles están los pijos de Gossip Girl. Van a las fiestas en limusinas y abren botellas de champán en los vehículos, sin importar la moqueta y brindando como si fuera el pan de cada día entre ellos. Luego llegan a la fiesta y los cubatas y cócteles más exclusivos están a disposición de todos los menores de edad... y no pasa nada. Y lo mismo con Serena (Blake Lively), que si está triste se sienta en la barra de un bar y se pide martinis secos. Por lo que parece, las leyes no van con los del upper-east side. Aunque, pese a estos casos más juveniles, la auténtica drama queen del alcohol siempre será Marissa Cooper. El personaje de O.C. interpretado por Mischa Barton dejaba en evidencia a sus padres en cada fiesta, con sus penosos numeritos, con problemas para vocalizar y aún más para andar en línea recta. La chica era capaz de tirarse la etílica bebida nórdica en el café con leche: era su modo de despertarse por las mañanas. También se tumbaba al lado de la piscina al mediodía o por la tarde, con el sol dándole en la cabeza, tomando su combinado rico en alcohol, como si hubiera nacido con una botella de vodka bajo el brazo. Algunos podrían pensar que era débil por ser tan viciosa, por huir de la realidad que tanto le disgustaba a base de rellenar la plateada petaca. Otros, en cambio, la veían, por encima de todo, humana. ¿Y acaso es que nadie sueña alguna vez en vidas ajenas? del alcohol siempre será Marissa Cooper.

14 comentarios:

DianNa_ dijo...

El alcohol es vicio socialmente aceptado y no entiendo el motivo, con la de daños colaterales que causa.
Creo que hay poca educación sobre el tema , o desinformación , quizás por el negocio que genera???

Besos^^

Moltisanti dijo...

Como ya dijo Homer Simpson: " El alcohol causa y a la vez solución de todos los problema del mundo". jajaja que gran frase.

Todavía recuerdo viendo The OC y como Marissa se ponía pedo mientras se vestía para ir a clase, puff!!!

La verdad es que este tema es muy recurrente en la mayoría de series...

Rebeca Sánchez dijo...

Para mi el personaje más adicto al sexo es Brian Keane, de "Queer as folk". La bebedora más entrañable es Karen "Will y Grace" no me la puedo imaginar sin una copa en la mano o una petaca en su generoso escote. Aunque para bebedores los de Cheers ¿cuánto tiempo pasaba esa gente en el bar? ¿cúal era la media de cervezas que bebían?
¿cúanto costaba la cerveza? porque esa gente debía dejarse un dineral en Cheers.

Crítico en Serie dijo...

Dianna_, tienes razón con que causa muchos problemas, pero la yo no puedo ni concebir un mundo sin alcohol. Por mí, por la fiesta y por los maravillosos vinos que tomo cuando como con mis padres.

Moltisanti, quizás es un recurso muy utilizado lo del alcohol adolescente etc etc... pero a mí nunca me ha marcado tanto como Marissa Cooper! Qué le vamos a hacer! Y por lo que parece, por una vez Homer Simpson tuvo razón ;)

Rebeca, tienes razón con lo de Brian! No había caío! De hecho, cuando escribí el post ya lo hice con la expectación de que la gente fuera escribiendo aquí en quien pensaban ellos (porque por ejemplo, yo nunca he visto cheers porque por edad... imposible).

Lucía dijo...

Un gran recopilatorio de viciosos serianos ...

La verdad es que a mí también me ha llamado siempre la atención la cantidad de alcohol que se ve en las series estadounidenses.

triki dijo...

Crítico estoy contigo en el mundo sin alcohol , yo es que me reconozco alcohólico; al menos de espíritu.
Y es que me gusta casi cualquier bebida alcohólica, es mas disfruto muchísimo bebiendo mis copas o mis cervecita.
Quizás el problema de el alcohol radica en cuando lo consumes no porque lo disfrutes sino para ser mas sociable o olvidar X problemas.

De todos modos que sería de nuestras queridas series sin adictos varios.

Citando una vez más a Homer " El alcohol es una forma de vida, mi forma de vida"

Saludos

PD :Nadie cita a la alcohólica española por excelencia : Aida

Adri dijo...

Pues yo aporto mi experiencia actual en usa... vemos muchas series y pelis de universidades americanas en las que estan todo el dia bebiendo (además de que aquí la edad legal para beber son los 21) y no estudian ni nada...

Aunque otros tópicos reflejados en series y pelis son ciertos (de hecho los americanos son un tópico andante :P) esto es completamente falso..

A lo mejor es otro rollo en una universidad estatal, que son las malillas y a las que no va nadie..

pero en la que estoy ahora, que es una de las más grandes y relevantes del pais (en algunas materias más que en otras) y hay muuucha gente..

Pues aquí paseas por la enorme uni y esta todo el mundo estudiando.. en el cesped, mientras que comen, en los bancos, entre clase y clase.. la gente esta comn el portatil, con los libros, con los apuntes... Y por las noches los findes la universidad tiene toneladas de cosas para hacer (para dar opciones a los jovenes y no se pongan a beber) y la gente va a vr muchas eplis, a jugar a los bolos, al billar, a eventos especiales como conciertos o bailes... también se va de fiesta pero son pocos los que se emborrachan hasta perder el control...

En españa, en mi uni, paseas por el campus y la gente esta fumando porros y bebiendo calimocho... Aquí la biblio se llena desde el maldito primer día.. en españa a principios de febrero y da gracias :P

No se porque los americanos se empeñan en reflejar eso de sus universitarios.. supongo que da más juego...

ah, no tiene nada que ver, y por si no lo lees en mi blog, estoy muy deacuerdo con lo de Chicas malas... yo siempre digo que es una de las mejores del género..... lo que pasa es que la gente no sabe establecer parámetros y es evidente que no vas a comparar Chicas Malas con La lista de Shindler... pero dentro de su ámbito es una de las mejores..

Es original, tiene mucha ironía y admito que la he visto tres veces.. ea.. xD doblada y dos en inglés :P

Lo que no sabía es que tina fey era la guionista! Tampoco lo miré, la verdad...

Crítico en Serie dijo...

Gracias Adri por contar tu experiencia por USA aquí. Supongo que allí quizás son tan trabajadores porque ir a la universidad no es que sea lo más barato y asequible del mundo (cosa que aquí es distinto aunque tampoco todo el mundo se lo puede permitir).

Claro que nunca he estado en USA y, como dejé claro en las contestaciones a sexo en nueva york, ¡me muero de ganas!

Tanto ver series de ese país, me estoy convirtiendo en un ser muy americanoide. Y no descarto en un futuro irme a trabajar allí.

En cuanto a chicas malas, es lo mejor que hay en su género. Siempre lo he pensado y siempre lo defenderé. Y mejor no te digo cuantas veces la he visto... (solo te digo que es de los DVD más amortizados que tengo).


(Y Triki, ¿Aida? Uf, ni mencionar esa serie en este blog! :P es broma. Por cierto, que me sorprende vuestra capacidad para citar a los simpson. Homer es todo un gurú espiritual, por lo que parece. )

Sunne dijo...

La chica que sale en spiderman (no recuerdo nombre) ha dicho publicamente q consume marihuana y que si todo el mundo lo hiciera el mundo sería mejor. Por eso siempre va con esos ojos entre cerrados. haha

Crítico en Serie dijo...

¿Kirsten Dunst?

Quizás tiene razón. Tendremos que llamar a Nancy (si es que alguno de nosotros ¥a no es de por si un cliente habitual).

DianNa_ dijo...

Upsss, lo confieso volví para ver la foto del güenorro del wodka... que noooo!!
Que vine a dejarte un saludito :P

Besosssss^^

Rebeca Sánchez dijo...

A mi personalmente me encanta el alcohol, y no concibo salir sin beberme mi crema de orujo, licor café, cerveza o un ruso blanco (gracias Gran Lewobsky. Actualmente una de las series que más me gustan, Como conocí a vuestra madre, muestra de forma constante como los protagonistas beben. Mientras en Friends no pasaban del café descafeinado, y sólo se emborrachaban de vez en cuando, con catastróficas consecuencias, en Como conocí... no paran de beber, que si cerveza, que si chupitos. Y eso me gusta. La gente de esa edad es lo que hace, queda con los amigos y bebe. Y bastante. No digo que todos nos volvamos alcohólicos simplemente que hay fases de la vida en las que bebes muchas más que otras.

En cuanto a los Estados Unidos, a mi al principio cuando estaba allí me sorprendía mucho que no te dejasen beber en la calle sin embargo en cuanto entrabas en una fiesta en la casa de alguien ... era impresionante la cantidad de alcohol que corría por allí. También me parecía alucinante que el fin último de los adolescentes era pillarse la madre de todas la cogorzas cada vez que salían de casa.

Anónimo dijo...

en anatomia de grey ella empieza acostandose con Derek despues de un pedo en un bar,y agarra la botella de tequila a palo seco cada dos por tres,luego ya a partir de la primera temporada si se relajaron mas con el tema

Crítico en Serie dijo...

jajaj

anónimo, tienes razón, parece que en Anatomía de Grey los romances sólo empiecen después de una buena cogorza.