viernes, 21 de marzo de 2008

El sexo es lo de menos

Ellas sentadas en una mesa de cualquiera bar mínimamente in. Hablaban sin pelos en la lengua de sus relaciones, sentimentales y sexuales. Charlas que ya son antológicas. Carrie, Miranda, Charlotte y Samantha forman parte del imaginario cultural de cada persona que viera alguna vez Sexo en Nueva York (Sex and the city). Quién no tiene una amiga un poco como Samantha u otra como Charlotte. Teóricamente fue un paso adelante en la televisión por la osadía de las conversaciones, por las explíticas palabras que utilizaban. No se les escapó nada que tuviera que ver con el sexo: el vocabulario soez de entre las sábanas, vibradores, fetiches, posturas y las mil y una situaciones con que se encontraban en el Manhattan más cool jamás visto. Pero era más que eso.

Sexo en Nueva York no solamente eran esos guiones redondos, que utilizaban una metáfora para cada episodio y que lograban juntar las cuatro historias de las chicas. Ya fuera una expresión, las mariposas, una puerta o un post-it, cualquier excusa servía para crear diálogos frescos y punzantes, frases sentenciosas y reflexiones para la memoria. Tampoco eran esos microrelatos episódicos, que por más exagerados que fueran, siempre contenían una parte de verdad que recordaba al espectador alguna vivencia personal. Ni por esa balanza que medía a las cuatro actrices, siempre con Sarah Jessica Parker como centro, más normal, y esas otras tres caricaturescas pero igualmente humanas. Ni tan siquiera ese retrato de Nueva York, inolvidable. Donde los taxis son el transporte público, los bares de lo más variopintos, donde cada noche hay una inauguración donde no se puede faltar, donde se toman cosmopolitans y hay un soltero interesante --y posiblemente rico-- detrás de cada esquina. Lo mejor de la serie fue la capacidad de no cansar y saber evolucionar sin que nunca dejara de ser ella misma, Sexo en Nueva York.

Al principio, todo se sustentaba en las pequeñas anécdotas de las cuatro solteronas en busca del hombre perfecto (ya fuera por sólo una noche, en el caso de Kim Cattrall, o para toda la vida, en el caso de Kristin Davis). Prácticamente todos los episodios se podían coger por si solos, menos en el caso de Carrie, con ese Big revoloteando siempre por su cabeza y su corazón. Y la cosa funcionaba a la perfección, con escenas de pura carcajada con cada primer inicio de relación que no les duraba ni un par de semanas (en tiempo ficticio). Sin embargo, con el tiempo se intensificaron los carácteres y la voluntad de cada una, y les buscaron hombres que aguantaran más de un par de episodios. Entonces fue cuando Sexo en Nueva York demostró que era mucho más que las pequeñas anécdotas porque supieron hacer un fresco que era como la vida misma.

El caso de Mr. Big es el más claro ejemplo. Al observar a Carrie Bradshaw hablando con él, uno puede perderse. Puede no entender parte de las cosas que se cuentan. El silencio de ella, con una de esas miradas. La subida de cejas de Chris Noth. El coqueteo de ella, con frases picantonas pero los sentimientos en juego. Él cantando o haciendo el payaso. Estas acciones son pequeñeces que están muy lejos del espectador, que quizás él no haría. Incluso Carrie explica que el hombre es tan "divertido" y quien lo ve piensa que no tiene ni pizca de gracia, que es forzado. Y aquí reside parte de la grandeza de la serie: que sabe explicar la verdadera atracción de las personas. Porque una relación es de dos y tiene un universo muy particular, y la serie pionera de la cadena HBO sabe mostrarlo. Porque el movimiento de cejas, la miradita coqueta y las payasadas, tienen un sentido en la mente de ellos dos. Y esta serie sabe saltarse las explicaciones inútiles y lo que es obvio. Expone las cosas como se viven en realidad. A la protagonista se la puede entender o se puede pensar que es estúpida por estar enamorada de tal cabronazo, pero así es como funciona. No siempre gustan las parejas de las amigas, pero uno siempre debe tragarse las palabras y contemplar como evoluciona la cosa. Porque de eso se trata la amistad adulta y Samantha, Miranda y Charlotte saben mucho sobre ello.

Ellas no tienen el mismo modo de ver la vida, ni el mismo gusto en hombres, ni los mismos objetivos, pero se apoyan las unas a las otras. Cada una tiene su piso, su pareja y sus preocupaciones, y no se dedican a infravalorar los de las demás. Cuando a una de ellas le pasa algo, se reúnen urgentemente. Pero de mientras, todas van haciendo, cada una inmiscuida en sus asuntos e intentan no juzgar a las otras. Se advierten, sí, pero dan el último voto a quien le atañe y luego lo respetan. Un ejemplo de como funciona (o debería funcionar) la amistad. Y pese a que la televisión está repleta de series con amigos del alma y sucedáneos, no hay casi ningún ejemplo de lo que se ve en Sexo en Nueva York.

En las otras ficciones las amistades se rompen, discuten, se meten en casa de los otros, se lían todos con todos, compiten entre ellos... en cambio, en el manual sexual de Manhattan esto no sucede, porque se supo entender desde un buen comienzo que llega una edad en la que la amistad se debe reformular. Ellas no hacen complicadas mezclas entre amistad y trabajo, ni buscan hacer un grupo común entre ellas y los hombres de sus vidas, ni esperan que las otras quieran exáctamente lo mismo que ellas. Saben apreciar que cada una tiene su camino y a la vez saben que se tienen la una a la otra. Y es de admirar tan magnífico tratamiento de la amistad. Que, aunque algunos se piensen que esto es una serie de sexo, va mucho más allá. De hecho, al acabar de verla, uno se da cuenta de que el sexo era lo de menos.

20 comentarios:

ALX dijo...

Genial el post. Esta es una serie que me gusta, pero que he visto sin ningún orden, gracias al magnífico horario que le dio Antena 3 (sobre las dos de la madrugada).

Adri dijo...

Estoy con Alex... magnífico post :) me ha hecho recordar todos esos motivos por los que disfruté tanto de esta serie que cada temporada mejaba y mejoraba...

no voy a negar que espero con impaciencia la película, aunque estoy segura de que no va a ser lo mismo..

Crítico en Serie dijo...

gracias!

Yo adri estoy igual... ¡Esperando la peli! Y te digo una cosa: si de una serie se puede hacer una película, es de esta.

Yo es que me empecé a comprar los packs de dvds... y me acabé volviendo addicto a la serie.

Ánade dijo...

Otro que estuvo enganchadísimo a Sexo en Nueva York durante bastante tiempo. :)

Me ha encantado el post, me ha hecho rememorar algunos momentazos de la serie y el porqué me gusta tanto. En serio, genial.

Yo también espero la película, pero aunque sé que no va a ser lo mismo, seguro que está a la altura.

Anónimo dijo...

Soy la Raquel, de la uni (amiga de David!)
Me ha encantado el post. Ayer mismo me tragué la quinta temporada del tirón, y es que puse un capítulo pero luego no pude parar de ver uno tras otro!

A ver si la peli está a la altura... Por cierto, ¿sabes para cuándo estará?

Crítico en Serie dijo...

Raquel, gracies per passar per aquí!

Pues en Estados Unidos la película se estrena el 30 de mayo. Pero no he encontrado cuando se estrena aquí. Cuenta que poco después...

Anónimo dijo...

Pues creo que la veré prontito porque cuando acabe este año... me voy a NY! No es por dar envidia ni nada, jeje, es que estoy tan contenta que no puedo parar de decirlo! :)

Raquel

los mundos de yupy dijo...

Buenisimo Post compañero.
Genial serie, de las mejores que se han emitido y la pelicula será un buen taquillazo.
Quien no ha visto Sex and the City no sabe que es NY.
Es verdad que todos y todas tenemos un amigo Mr.Big, una Sam, Charlotte, Miranda y Carrie a nuestro alrededor.

Saludos
P-Goto

DianNa_ dijo...

Genial post, maravillosamente contado, me ha encantado leerlo, un beso^^

triki dijo...

La vi en el canal cosmopolitan en donde la repitieron hasta la saciedad.
Yo tengo la teoría de que las cuatro protagonistas son las diferentes caras de una misma persona, la parte de nosotros que busca una relación estable, la parte de nosotros que busca sexo , la parte de nosotros que antepone el trabajo a las relaciones y la parte de nosotros que busca el cuento de hadas.
Sin embargo todas las protagonistas acaban en las antípodas de lo que se suponía buscaban, las que buscaban la perfección del cuento encuentran la belleza y el amor en lo imperfecto, las que escapaban del compromiso se entregan a él, las que anteponían el trabajo se sacrifican por la familia...
La verdad es que era difícil no sentirse identificado con alguna situación, espero la película con cierta reserva y es que las adaptaciones al cine de series casi nunca resultan satisfactorias, aunque solo sea por resumir en poco mas de una hora historias que para los amantes de las series se hacen cortas.
Un saludo

Crítico en Serie dijo...

¿Hay alguien a quien no le guste esta serie? ;)

(Y raquel, qué envidia... aunque espero ir a nueva york en septiembre, pese a que parece imposible... a ver si es verdad que voy y tú me puedes recomendar sitios.

Que después de tanto sexo en nueva york, gossip girl, lipstick jungle, cashmere mafia, y sexy money, me han entrado aún más ganas de ir!)

Sunne dijo...

Yo solo vi un episodio en el que a una le hacian un "cunilingus" y me partía de risa, la verdad es que tengo series antiguas por ver ufff, y encima buenas, yo es que he empezado tarde con esto de las series.

Añado esta y friends como antiguas a ver, y las Gilmore que la vi ayer en la 2 y me gustó mucho.
>( que stress)

Sunne dijo...

Por cierto la protagonista a salido en no se que revista como la sexy menos sexy y los ha denunciado,jaja, creo q lo leí en un cuore, a veces ojeo esa revista en el "roca".

Crítico en Serie dijo...

sunne, ¡no seas tan escatológico! :P

Es que no entiendo como Sarah Jessica Parker puede ser considerada guapa por alguien. Aunque en la serie le iba como anillo al dedo su físico, porque era una mujer medianamente normal, con sus virtudes (ojos y tipazo) y defectos (que cada uno opine por si mismo).

Esta es obligatoria de ver. Además, que engancha que no veas.

Y lo del cunnilingus... cierto. Fue Miranda. ;)

Sunne dijo...

Que sepas que me has hecho buscar escatológico en la red, y lo peor es q tiene varios significados.jajaja, pillo la idea.jeje

Un telespectador más dijo...

Gran resumen de esta imprescindible serie, sin duda una de las grandes. me ha encantado recordar viejos momentos (bueno, no tan viejos, que siempre qeu puedo le echo un vistazo en Cosmopolitan).

La película llega aqui en Junio, si te interesa en mi blog hay un trailer de 2 minutos y pico, y la verdad es que pinta muy bien.

Saludos

bakunina dijo...

oh my god!
una serie fabulosa y un komentario fabuloso tambien ;)
xxx

quintamaravilla dijo...

Gran post y gran blog.

Había un verano que la veía todos los días mientras desayunaba, lo bueno que tiene es que puedes perderte capítulos sin salirte del hilo.

Te has ganado un lector. ;)

quintamaravilla dijo...

De nada hombre, aunque echo de menos algunas de mis series favoritas como 'Californication', ' The IT Crowd' o 'The Office' entre otras.

Yo te hablo de hace dos o tres veranos, que solía pillarla en la Cosmo a esas horas. Pero claro, no recuerdo si desayunaba a las 8 o a las 11...pero era desayunando seguro.

El Sam's Town lo tengo menos trillado

Crítico en Serie dijo...

Si te soy sincero... The IT Crowd vi un trozo y... uf. Californication... No me atrae. Y The Office... no he tenido la oportunidad de verla. El otro día intenté descargala, pero no encontré la primera temporada. De verdad. Y en DVD tampoco la he encontrado...