domingo, 16 de marzo de 2008

Estrenos USA: Lipstick Jungle, amigas y zapatos

Candace Bushnell ya inspiró un universo femenino en televisión que pasó a la historia: Sexo en Nueva York. Ahora, con Lipstick Jungle, se ha tomado menos licencias que con la serie de HBO y ha optado por un producto más convencional. Esta vez son tres las mujeres que circulan por la gran manzana. Y vuelven a tener el poder. Aunque, en lugar de llevar las riendas bajo las sábanas, lo hacen en el mundo laboral.

Brooke Shields (De repente Susan), Kim Raver (24, The nine) y Lindsay Price están en la lista de las más poderosas de la ciudad. Shields es una productora casada y con hijos; Raver una editora que empieza una aventura con un chico más joven que ella; y Price es una diseñadora de moda a quien destrozan su última colección pero que empieza a salir con un hipermultimillonario bastante difícil de corregir. ¿Y qué tienen en común aparte del poder? Obviamente, los zapatos.

Cuando el show comienza, se presentan a las protagonistas por el calzado que llevan. ¿Será este el fetiche de Bushnell? ¿O sencillamente un guiño para que todo el mundo viera en Lipstick Jungle el nuevo Sexo en Nueva York? Porque es mentira. Esto es un serial de más larga duración y donde el sexo importa, pero donde no es la temática principal. Y no me parece acertada la referencia a los Manolos de Carrie Bradshaw, porque engaña hacia donde irán los tiros. LJ no romperá moldes pero sí que tiene una entidad más allá del viejo clásico de Sarah Jessica Parker.


Pocas semanas antes, llegó a la pequeña pantalla Cashmere Mafia, también relacionada estrechamente con Sexo en Nueva York (por el productor, Darren Star) y sobre mujeres influyentes en Manhattan. Pero mientras que la apuesta de Star era una comedieta entretenida que pasaba por encima de los problemas de las protagonistas, la propuesta de Candace Bushnell prefiere adentrarse un poco más en el punto emocional de los personajes. Y es que, en Sexo en Nueva York, por encima del sexo siempre estuvieron Carrie, Miranda, Samantha y Charlotte. Y después de un primer episodio poco natural, donde solamente se mostró la parte más superficial y que fue realizado con el piloto automático, el producto arranca. Asimismo, a Cashmere Mafia también le gana la partida en el concepto de amistad, pues Lipstick Jungle sabe retratar mejor la amistad adulta y ha optado por hacer un íntimo grupo de tres amigas, más unidas, menos forzadas y con más minutos en pantalla. Para que ninguna se pierda y Kim Raver pueda lucirse con sus miradas, que lo dicen todo y hacen creer lo que quiera.

5 comentarios:

Sunne dijo...

No soy muy fan de este tipo de series, pero me gusta esa actriz Kim Raver. Ya noctarás que tal va la serie y si me subo al carro.

Adri dijo...

yo vi el primer episodio y me aburrió muchísimo :P

Acaba esta semana por cierto.. no se sabe si para siempre o no, pero me da a mi que no la van a renovar..


PD: quiero mandarte un mail, a que dire puedo hacerlo? Saludos!

Crítico en Serie dijo...

Adri, debes saber que el piloto que viste debió ser el PREAIR. Por suerte, cambiaron unas cuantas cosas e hicieron la serie un poco más seductora (porque a mi la brooke shields del preAIR q era la versión neoyorquina de Lynette de mujeres desesperadas... no gracias). Y su marido que no colaba como marido. Y viva el amante de Kim Raver, que lo cambiaron por uno mucho más atractivo.

triki dijo...

La voy a ver por Brokee que para mi tiene un encanto especial y ya te contaré.
Saludos y pasa un buen puente.

PD: me reafirmo en lo de misha , las estrellas hay que tocarlas para saber que son reales; costumbre muy española la de tocar todo ( ya sean estrellas, ropa, frutas del super...)

Moltisanti dijo...

Este tipo de series me da a mí que tuvieron su época gloriosa pero que ya no le interesan a los americanos como antes. A mí directamente no me ha llamado mucho la atención y nose porque pero sabía que iba a tener poca vida...

Eso sí, tengo que decir que Kim Raver me gusta muchísimo, será porque no paró de imaginarmela en 24, sí será eso.