sábado, 19 de abril de 2008

Battlestar Galactica: Un nuevo mundo (¿con o sin cylons?)

Battlestar Galactica. Esa eterna desconocida del mundo de la ciencia ficción a la que no paré atención hasta que el mundo empezó a girar alrededor de ella. Es un fenómeno. Qué tenía, no tenía ni idea. Ni tan siquiera supe del argumento hasta el día que cogí la carátula y me la llevé a casa. Los humanos deben huir por el espacio cuando les declaran la guerra las máquinas que ellos crearon, los cylon (concepto imprescindible en la guía del buen seriéfilo). ¿Revelación? No diría tanto.

Revelación es cuando algo te sorprende. Ya sea por su calidad, por su emotividad, da igual el qué se le encuentre. Con Battlestar Galactica esto no ha sido así. El listón estaba alto, ya de primeras. Y la verdad es que satisface las expectativas.

¿Qué tiene la primera temporada de la serie que obliga a alabarla? Difícil decirlo. Los efectos especiales... mejor pasarlos por alto. El ritmo... no es trepidante, a ratos incluso lento. Y aunque soy de los partidarios de que la lentitud puede ser un punto a favor (sólo los palomiteros dirían lo contrario), en este producto roza la vulgaridad. Y defectos... los que quieras ¿Así en que quedamos? ¿Cómo puede valer la pena? Pues básicamente por dos razones: el mundo y su gente.

El mundo. La nave Galactica. O sea, lo mismo. Qué microsistema. Donde nada chirría. Los efectos especiales pueden ser a veces casi ridículos (para ojos tan acostumbrados a películas made in Hollywood donde todo parece incluso demasiado real) pero la ambientación de la nave encaja a la perfección, y su vestuario. Y no sólo esto. Es el misticismo que envuelve la serie, la religión siempre latente (que incluso me da miedo leer un día de estos en el periódico que es el programa favorito de George W. Bush o algo por el estilo). Las tramas políticas, de lo más estimulante que he visto. Esa situación in extremis permite plantear unas preguntas al espectador de muy complicada respuesta, en la que muchas veces no hay una que sea buena. Esto me tiene hipnotizado. Además de las relaciones entre las personas, está claro. Si no hubiera un poco de tomate, ¡qué aburrimiento! De religión y política no vive la gente (o no debería).

Entre ellos solamente diré un gran PERO.

Gaius Baltar: el doctor es bastante insufrible. Por mala suerte aparece demasiado a menudo, y paraliza el metraje con sus escenas repetitivas. Sus momentos más esquizo está claro que serán lo que llevará ese mundo al más allá (para convertir la serie en algo más, espero), pero de mientras, aburre bastante. El actor tampoco ayuda. James Callis es un histriónico. Le va al personaje, sí. Aunque con moderación. En Bridget Jones ya hacía lo mismo. En lugar de científico excéntrico, era un gay excéntrico. No.

Sin embargo, algunos han sido joyas. Starbuck (Katee Sackhoff) captiva con su humanidad detrás de ese caparazón, tan duro en apariencia y blando en realidad. Apollo (Jamie Bamber, a la derecha) es el hijo perfecto (¿y? que también existen). Y Adama (Edward James Olmos) es de campeonato. Seguirle es un manual para entender al ejército en tan militar serie. Mirarlo, juzgarlo cuando se equivoca, cuando se enfrenta a decisiones de vida o muerte. Pero tiene una gran rival para moderarlo.

La Presidenta Laura Roslin: ver su transformación de ministra maestra a presidenta a la fuerza, no tiene precio. Carácter, valentía, esta mujer lo tiene todo, y escena donde sale, escena donde muestra su poder con esa expresión. Esa que tiene. Quien haya visto la serie, lo entenderá. Quien no la haya visto, que se tome la molestia. Quien le iba a decir a Mary McDonnell que la auténtica joya de su carrera vendría acompañada de naves especiales y robots.

Y no hablaré de Boomer (Grace Park). No lo haré porque no tiene palabras el caso de este personaje. Vale su peso en oro. Y una explicación significaría aportar spoilers y no.

Así que diría que queda claro que recomiendo Battlestar Galactica. No os dejeis asustar porque sea de ciencia ficción. Tampoco porque su argumento, que empieza con la cosa muy revuelta. Tampoco juzgueis premeditadamente la miniserie, que hace de piloto y que no es de lo mejor ni de lejos. Está a unos cuantos saltos de la season finale. Quien vea la serie me habrá entendido.

29 comentarios:

Luis Ramos dijo...

Muy de acuerdo en que apuntes a las intrigas políticas como uno de los puntos fuertes de la serie. Me parecen sencillamente apasionantes.

Tiene la serie mucha crítica al gobierno Bush actual, y es en definitiva un reflejo de toda nuestra sociedad actual (como toda buena obra de ciencia ficción ha sido/es y será siempre).

Mi capítulo favorito, y eso que voy "al día" con la serie siempre va a ser "33", el primer capítulo de la primera temporada (no la miniserie). Nunca han llegado tan alto, para mi gusto.

Aunque el season finale de la 2ª temporada fue memorable también, y en mi retina tengo grabada la rebelión de New Caprica en la 3ªtemporada con la Galactica entrando en la atmósfera a toda mierda y pasando a hiperespacio a pocos metros de ostiarse con el suelo...

Puro cine, oiga... ;)

MacGuffin dijo...

Jo, Luis, ese movimiento del Loco Iván de la Galáctica... Sin palabras :-)

Qué voy a decir, que tengo una chapa (que me regalaron) que dice "I'm not a frakkin' cylon". :-)
Nada, paciencia, y a seguir disfrutando de Apolo y Starbuck.

Crítico en Serie dijo...

Luis, pues a mí también me encantó el 33. En realidad, lo que me pasó es que me compré la primera temporada pensando que "la miniserie debe ser algún preámbulo inútil"... así que cuando vi el 1x01 me pasé el rato pensando: "estás delante de algo muy interesante... lástima que te faltan demasiadas piezas". Y sí, la miniserie es necesaria. Más que por el argumento (y enterarte de qué va boomer) para perfilar a sus personajes. Para entender Starbuck - Apollo. Para entender Adama - Apollo. Ai, el lunes empiezo con la segunda temporada. Qué ganas.

Ánade dijo...

Yo ya tengo la miniserie casi descargada. :D A ver si la puedo ver mañana por la tarde/noche, que ya tengo ganas. ;)

Albert dijo...

M'encanta aquesta sèrie. Jo ja porto ritme USA (m'ha costat treute temps per posar-me al dia, però ha valgut la pena).


La primera entrada al blog que li vaig dedicar a BG, també comentava al poca simpatia que em despertava Gaius Baltar. Les seves visions són massa reiteratives. Abusen d'aquest recurs, que mesurat pot funcionar bé. Això sí, tindrà moments bons a la sèrie sobretot al costan dels cylons (no dic més).

El comandant Adama és genial. M'encanta aquest actor (l'altre dia, per cert, crec que 8Tv van posar una peli seva amb la Jen-Lo). La relació que té amb el seu fill dona situacions molt molt interesants i es que tenen caràcters massa forts i iguals. També m'agrada la relació paternal que adopta amb Starbuck, la veritable estrella del chou, axí com la relació de camaderia que estableix amb la presi. Aquesta actriu fa de mare en una de les pelis dels últims anys que més m'han agradat: Donny D'arko

Boomer y Dualla son guapíssimes, tot i que la segona mai tindrà la relevància de la pilot. La Sharon també és un dels plats forts del programa.

Y, bueno, després tenim al Apollo Adama. Tot i que m'agrada molt el personatge i l'actor fa un paperàs, de vegades em treu una mica de polleguera. És una mica cabrón en segons quins moments, ja ho veuràs! Que la gent no es deixi enganyar amb tan músculs, petites tovalloles i cara de bon nano que quan vol es una mala pècora (a la tercera temporada es guanya el premi). Tot i això, m'encanta tb. Per cert, aquesta nit fem un sopar temàtic els meus amics i jo sobre Grècia i jo m'he agafat el nom grec Apollo en honor del personatge de BG.

Ahm, ja m'explicaràs que fas per la meva uni vàries vegades al dia.

Crec que m'he passat amb l'extensió del comentari, SORRY!

Albert dijo...

T'acabo de linkejar al blog ara que he tingut una estona. Ens veiem!

Moltisanti dijo...

Yo solo te voy a decir, si te ha gustado lo que has visto hasta ahora, agarrate los nachos!!.

A mi la miniserie no me disgustó, la primera temporada tiene momentos increíbles pero tampoco es para ponerla en el olimpo. La cosa ya se pone seria a partir de la segunda temporada y ya lo de la tercera es de manual de todo un buen seriéfilo.

Me alegra que hayas empezado a verla porque así puedo leer comentarios como este.

Saludos!!

ALX dijo...

Con Gaius Baltar me pasó lo mismo, al principio no lo soportaba y todas sus paranoias con Número 6 me ponían muy nervioso. Y ahora mismo le tengo en un altar, es uno de los mejores personajes, aunque sea una rata rastrera.

33 es de los mejores episodios de la serie, pero otros como el principio de la segunda temporada, los de Pegasus, el final de la segunda, el arco argumental de New Caprica, el final de la tercera y el Unfinished Bussines están a la altura. Por lo que tranquilo que aún te quedan muchas cosas buenas por ver.

Por cierto, parece que soy el único al que la miniserie si le gustó.

Moltisanti dijo...

A mi la miniserie me gustó mucho sino no hubiera seguido la serie Alx pero comparándola con los momentos mas míticos de la serie pues se queda por debajo.
También es verdad es que la miniserie sirvió mucho como presentación de la historia dejando a un lado un poco la parte espectacular de la serie pero es que en 3horas tampoco podían hacer maravillas de ahí que tuvieran que hacer la serie posteriormente.

A mí me gusta Galáctica de principio a fin, incluyendo miniseries y hasta capítulos de relleno...

Ánade dijo...

De lo poco que he visto de la miniserie (la primera parte) puedo decir que me ha gustado, aunque a veces se me ha hecho un poco pesada. Mañana me pondré la segunda parte, y ya comentaré.

Por cierto, me declaro fan de Número Seis. Y Baltar me parece lo peor. Qué mala combinación.

Crítico en Serie dijo...

ánade, sí que se puede hacer un poco pesada. Más que nada que le falta un poco de clímax, además.

Yo creo que lo de la Número 6 es de campeonato. Quiero decir, que sólo se dedica a calentar los ánimos. Su personaje no sé si tendrá mucho más aparte de reclamo para los instintos más básicos del espectador.

Albert dijo...

Mala o quizás demasiado buena combinación, Ánade, porque llegas a pensar en cómo narices una cylon tan atractiva y con unas ideas tan claras puede quedar conectada (una vez que ya consigue lo que quiere en Caprica) al "corazoncito" y a la mente del doctor. La tensión sexual entre ellos, las visiones de uno, los deseos de la otra, la múltiples versiones de ella, Galtar y su m... à t.... de la tercera temporada, van a hacer que te concilies con Baltar como nos ha pasado a Alx y a mí. ¿Galtar lo más ruín y miserable? Pues sí, pero sin él BG sería un mundo mucho más aburrido.

ALX dijo...

Número 6 es algo más que un cuerpo impresionante y Tricia Helfer va construyendo un(os) personaje(s) para nada simple(s), que demuestran que es una buena actriz. Aunque esto quizás no se llega a ver hasta los capítulos de Pegasus.

Crítico en Serie dijo...

Me estais dando miedo con vuestros mini-spoilers. Recordad que este blog empezará a ver la segunda temporada. ¡A vigilar! ;)

Albert dijo...

Uops,

perdona es uno se emociona... hehe

MacGuffin dijo...

Seis es una crack. Punto. Y no la enfadéis, que no os gustaría verla enfadada :-)

Warren Keffer dijo...

Discrepo bastante del artículo:
Lo mejor de BSG son sin dudas sus EFX (increíbles, dignos de una superproducción de cine), la realización, magnífica, y el ritmo impresionante. Lo peor, sus personajes, patéticos todos, y lo evidente que es que los guionistas van inventando las cosas sobre la marcha. De todas forma, la atmósfera de holocausto y crisis está muy bien conseguida.

Y la miniserie es todavía lo mejor que se ha visto, y a estas alturas dudo que superen ese nivel.

lestat dijo...

Otra serie que no conocía. Para ver todas estas novedades voy a tener que dejar de trabajar...jeje

LUIH dijo...

No quiero leer, no quiero leer, no quiero leer....

joder, tengo ganas de terminar todo lo que estoy viendo para poder ponerme con ella por fin.

Crítico en Serie dijo...

luih, ya deberías saber que no escribo con spoilers. Y si lo hago, aviso. Así que, si quieres, puedes leer.

Albert dijo...

(Respuesta sin spoilers)

Warren, no dejas de tener razón. A mí en ocasiones también me ha parecido que las resoluciones de algunas tramas han sido algo imprevistas... quiero decir, que sus guionistas no preveían que fuera a pasar eso en un principio y en un par de capis lo encauzan todo hacia ahí para dar la sensación de coherencia interna. Y aunque es verdad que no soy tan duro como Critico en serie al juzgar los efectos especiales, pues a mí también me parecen "dignos", tampoco estoy del todo de acuerdo con tu apreciación de los personajes. Sus conflictos internos, la cantidad de matices de sus personalidades, sus cambios de humor y de mentalidad les dan una profundidad y una gravedad lejos del patetismo que señalabas. También es cierto que en algún momento cierta actitud o cierta acción te puede parecer patética, pero eso es todo.

Albert dijo...

I Critico serie, en resposta at teu últim comentari al meu blog, em venen al cap bastants raons per les quals hauries de passar per davant de la meva factultat. ¡Tarea ardua acertar tus intenciones paseísticas ya que mi facultad se encuentra en pleno centro de la ciudad!
Això sí, també dependrà de si passàs per davant de la façana principal (gran via) o de la part del darrera (diputació). De ser el teu camí el segon es redueix notablement la casualística, tot i que no em quadra això de que siguin dos cops al dia. Passes més hores que jo per aquella zona, no m'ho explico. haha!

Crítico en Serie dijo...

Lo de los hilos argumentales que están metidos con calzador... No tengo ni idea. Como he dicho en el post, esto es sobre la primera temporada. Y por lo menos en la primera, no lo he notado. ¿Será que es algo que iré viendo durante la serie?

Albert dijo...

Sí, ja ho aniràs veient. hehe

La próxima entrada fes-la sobre "Las chicas de oro", axí no correrem el risc de spoilejar... ¡juas!

Albert dijo...

Ahm, se me olvidaba gran post el de "Divorcio en Hollywood" -como te dije voy haciendo retrospectiva con tu blog un poco cada día-. Debra Messing me encanta. Hace poco fuí al cine con otra bloguera de por aquí a ver una peli de Drew Barrymore y aparecía ella interpretando a su hermana. No le habían dando muchas líneas los guionistas, así que no pudo brillar mucho en los escasos minutos de metraje en los que aparecía.

Crítico en Serie dijo...

Mai he vist las chicas de oro i m'agradaria! Després de tota la fascinació que tenia la Summer de OC cap a elles i el fet que va estar creada per Marc Cherry, el totpoderós de Mujeres Desesperadas, l'hauria de veure... Però ara mateix no em veig veient la sèrie d'aquestes tres iaies. ;)

Albert dijo...

Haha, és cert, millor deixa-te-les per quan tinguis 40 anys més. Aleshores no et semblarà que estàs perdent el temps veient una sèrie de iaies.

Per cert, això d'utilitzar el blogspot a mode de messenger no està malament.

triki dijo...

Yo todavía la voy a empezar este mes, pero viendo la polémica que esta levantado el post creo que voy a acelerar la puesta en marcha.
Excelente post (como siempre).

Un saludo Crítico.

sofia martínez dijo...

Las propuestas de ciencia ficción me gustan pero hay unas que no son tan acertadas y exageran muchísimo, con esta serie me permito decir es de las mejores.