sábado, 26 de abril de 2008

Daños y perjuicios: Byrne, a la altura

Le pasó a Anne Hathaway. Protagonizó El diablo viste de Prada y no es que se llevara todos los laureles su compañera Meryl Streep, sino que la productora prefirió promocionarla como protagonista. Y Streep se llevó una nominación al Oscar por su interpretación de la desagradable editora de una revista femenina. ¿Y la vis cómica de Hathaway en esa comedieta? Pero es que en realidad, no era una cuestión de talento: los minutos en pantalla hablaban por si solos. No dejaban lugar a dudas.

Lo mismo le ha pasado a Rose Byrne. Ha protagonizado Daños y perjuicios (Damages) y todos los laureles han ido a parar a Glenn Close. No sólo esto: además la nominaron como actriz secundaria por esta serie, mientras que Close ganó el globo de oro a la mejor actriz principal. El nombre o, mejor dicho, el renombre, es lo que manda. Además, curiosamente el caso es muy parecido al de El diablo viste de Prada: en ambas producciones se ha dado los papeles más jugosos y ambiguos a dos vacas sagradas. Streep y Close son pesos pesados de la industria, cierto, pero también se les dieron unos personajes en bandeja. Cualquiera que haya visto alguna vez a Close actuando, sabrá que encarnar a Patti Hewes era para ella un caballo ganador. Se le da bien (como casi todo). Y no es que le reste méritos, sino que a mí la sorpresa me la ha dado Byrne. Diría que es una revelación, sino fuera porque la chica ya está muy rodada.
A una ganadora de la Copa Volpi de Venecia (a los 21 años) no se la puede llamar revelación. Ni que fuera novel. Que su carrera haya avanzado de forma irregular (de Troya a Sunshine), es otra cosa, pero Rose Byrne ya tiene un pasado fílmico a sus 28 años. No soy experto en ella: ni tan siquiera he visto su laureado The Goddess of 1969. Sin embargo, ya me llamó la atención en 28 semanas después. Como en Daños y perjuicios, interpretaba a una chica inmersa en un órgano éticamente reprobable pero que intentaba seguir la vía correcta. Pero lo que más me atrae de ella es su inocencia. La mostró en la muy recomendable película de terror y también se recrea en ella con la Ellen Parsons de la serie de FX. Qué decir de ella, pues realmente parece un ángel caído del cielo que se va corrompiendo poco a poco, y tal fragilidad consigue preocupar al espectador.

Solamente me indigna un poco que se venda a Daños y perjuicios como si se tratara de un recital interpretativo de Close. Anunciar esto es decir una verdad a medias. Byrne también está para darle la réplica en otro terreno: no el de la maldad, sino de la bondad, muy a menudo más difícil. Y no pondría la mano en el fuego a la hora de apostar por Close: esta joven actriz de origen australiano también pega muy fuerte.

9 comentarios:

MacGuffin dijo...

A Rose Byrne hay que seguirla muy de cerca, cierto. Y el otro olvidado en "Daños y perjuicios" es Ted Danson, que está impresionante. ¿Quién iba a decir que podría lograr que comprendiéramos a Arthur Frobisher?

Ánade dijo...

Yo aún no he visto Damages (y no por falta de ganas!), pero siempre me ha sorprendido un poco que se alabe tanto a Glenn Close por encima de sus compañeros. Es para tanto?

En Dirt igual, por ejemplo. Courtney Cox está estupenda como Lucy Spiller, sí, pero nadie menciona el gran papel de Ian Hart.

LUIH dijo...

Critico, estoy de acuerdo contigo al 50% por ciento. Rose Byrne es una actriz estupenda (ahí está Troya) y en Damages lo hace colosal dándole la réplica a Glenn Close, pero estarás de acuerdo conmigo en que la piedra angular de la serie, la que la hace especial, es la despiadada y terrorífica personalidad de Patty Hewes.

Yo ya lo dije cuando hablé de ella en mi blog un par de veces, que realmente sentía miedo cada vez que Patty escudriñaba a su oponente, intentando parecer cercana, pero desnudando con la mirada a todo aquel que se le ponía por delante.

Damages es una serie genial, pero sin Glenn Close simplemente sería una buena serie. No es que Byrne se prescindible, pero...

Crítico en Serie dijo...

jajajj

Estoy de acuerdo contigo, luih, pero es que Damages está concebida para que la piedra angular sea close, no es que ella se lo gane todo por sola. Además, sé que para Patti Hewes, se necesita a una actriz como las hay pocas. Pero si Byrne no se lleva ella sola la función es porque no le toca: hicieron el pastel para close.

Tampoco creo que Close se hubiera embarcado en TV sin saber que iba a ser la estrella absoluta...

Sólo creo que Byrne es una gran opositora. Menos vistosa, pero que está allí. Y, cuando veo la serie, no solamente veo a Close, que esto ya es un gran qué. A mí me intriga más saber qué caminos cogerá Byrne, la verdad. Es quien me tiene más enganchado. Claro que también es cosa del personaje. Aunque dale este papel a otra, que entonces la serie quizás si que quedaría demasiado desigualada y entonces nada te creerías. Mi opinión. ;)

lestat dijo...

Otra serie que no conozco, me poner a tener que poner las pilas pero bien...
En cuánto al tema que has propuesto, creo que es normal que pongan a Glenn Close cómo la bandera de la serie, porque tiene la capacidad de hacer que alguien la vea sólo por ella, es un lujo que una serie haya conseguido ficharla y sus compañeros, que seguro son muy buenos, no pasaran desapercibidos, pero quizá en éste momento deban dejar que se luzca la veterana.

Moltisanti dijo...

Esta serie la tengo en mi lista d einminentes, no he oido nada malo sobre ella. Quizas solo este debate entre protagonistas asique...

Por cierto alguien ha la ha visto en canal +, por si el doblaje no se carga la serie mas que nada?. Me apetece ver algo sin tener que estar mas pendiente d elos subtitulos que d ela imagen, jeje.

Me encanta ver como grandes actores pasan del cine a la television, estos si que saben donde se mueve la "movida" actual.

Crítico en Serie dijo...

Pues, entrando esta vez en la polémica que incita moltisanti, diré que yo creo que la movida no está en TV. Se tiene que aceptar que las series han llegado a ser de lo mejor... pero ¿alguien está viendo las audiencias? cada día tODAS lo tienen más crudo. La calidad sigue ahí, pero la gente parece no verlo. Life o Pushing Daisies, dos grandes nuevas series a quienes la audiencia han dejado un poco de lado. ¿Y cinco hermanos, 30 rock, anatomía de grey, mnujeres desesperadas, perdidos...? Todas han perdido audiencia. Y esta serie, Daños y perjuicidos, tendrá segunda temporada gracias a las críticas y los premios, puesto que la audiencia no la siguió como se esperaba. Por esto, SÍ, en TV hay cosas de mucha calidad. Como en el cine. Pero de igual manera, a veces lo mejor no funciona como debería. No estamos en el mismo panorama que hace unos años, cuando todas las buenas series tenían audiencias archimillonarias. Ahora se ha reconocido la labor de la pequeña pantalla, pero la gente de la calle parece que deba enterarse.

LUIH dijo...

molitisante, yo no la he visto doblada al español, pero desde luego la voz tanto de Glenn Close como de Ted Danson (que aquí está inmenso también) son dignas de escuchar en V.O.

Sunne dijo...

Mis padres se han enganchado desde canal +!!! increible!!! me dijeron que tenía que verla y yo, medio avergonzado ya les dije, ya la he visto en ingles. (su rostro me confirmó lo friki que esta afición nuestra).

Pero de todos modos les anime a que siguieran sin perderse un solo capitulo, que si no esta serie lo pierde todo.