miércoles, 30 de abril de 2008

CSI: Renovar o morir

Año tras año, Grissom sigue en la cresta de la ola. Da igual que hayan pasado ocho temporadas. ¿El secreto? Por lo que parece, las personas no dejamos de fascinarnos por los crímenes y, la pequeña enigma de saber quien es el asesino, siempre seduce. Será por esto que CSI sobrevive al paso del tiempo y lo hace de forma digna. Además, que intenta introducir pequeños elementos que la hagan un poco amena, por más que siempre siga siendo la misma en esencia. Al final de la 5ª, Quentin Tarantino dirigió uno de los mejores episodios a su manera (del que ya corrieron suficientes ríos de tinta). La serie sobrevivió a la marcha de William Petersen por unas cuantas semanas, con la correspondiente aparición de Liev Schreiber. Con el final de la 6ª nos abofetearon con una relación encubierta de dos de los protagonistas (una revelación bastante efectista, por qué no decirlo). Y, a menudo, nos han introducido hilitos para engancharnos un poco: que si la ludopatía de Warrick, los eternos problemas de Catherine Willow con su padre, el cortejo entre Grissom y Lady Heather (un romance platónico muy pero que muy dilatado y que requiere de un análisis aparte), y ahora estamos con el asesino de las miniaturas. Pero, aunque resulte quizás muy pasado, quiero comentar lo que para mí es el más claro ejemplo de las ansias de renovar y que funcionó (y de qué manera). Con estilo, sutileza, sentido del humor, cinefilia, 'Rashomama' (6x21) es uno de los mejores episodios (sino el que más) de esta negra serie.

Quizás alguien se acuerde del argumento: Nick, Grissom, Sara y Greg acuden a una boda donde se ha matado a la madre del novio y se la ha atado al coche de los recién casados. Sin embargo, ante tan normal caso (dentro de lo que cabe), surge un contratiempo: al pararse a comer algo en un bar, roban el coche con todas las pruebas dentro. A partir de ese momento, los implicados se ven obligados a resolver el caso sin las pruebas para que no les caiga el pelo. Y a través de sus recuerdos, conseguiremos saber como descifró cada uno de ellos el lugar del crimen.

La escéptica: Sara (Jorja Fox). "Y allí estábamos, en un 'neverland' nupcial donde el factor hotera era peligrosamente elevado y las flores evidentemente falsas. ¿Puede el amor ser verdadero cuando las flores no lo son?". De tantos años esperar a Grissom, Sara es una incrédula de lo que tenga que ver con las bodas y, su visión, desentraña su faceta más cínica. Sólo ve invitados borrachos y falsedad entre amigas con el tema principal de 'American Beauty' de fondo.

El ingenuo: Nick (George Eads). "El perfume de las bellezas americanas (american beauties) lo llenaba todo, pero el aroma de una rosa con cualquier otro nombre habría sido igual de dulce habiendo tanto amor en el aire". Él llega enamorado de la vida, de la escena e incluso le parece vislumbrar que la gente se distribuye en armonía. El perfecto reflejo de como es este chico: sencillo, sin complicaciones y, a menudo, ingenuo. Recordemos que si Grissom, hace ya muchísimos años, no lo ascendió fue porque no pasó la prueba de la leche ("Eche, eche, eche. ¿Qué bebe la vaca?").

El peliculero: Greg (Eric Szmanda). "Una tipa había muerto. pero no hablemos más de ella. El aire era caliente y cargado de mal y eso me daba sed. Sed de un buen vaso de agua. Fue entonces cuando la vi, una flor, pero no de las que se prenden en la solapa, tenía el tallo largo". Ve la vida en blanco y negro, con el estilo de los viejos clásicos del cine negro. La escena del crimen es vaporosa y por su camino no hacen más que cruzarse femme fatales que se le insinúan con labios extremadamente rojizos. Este chico vive de sueños, siempre con la cabeza en otra parte, algo que Grissom nunca ha acabado de aceptar porque él es...

El científico: Grissom (William Petersen). "La primavera no es más que una canción en la que no son malos la risa y el amor. Las flores del deseo se abren y las 'armoniacs iridis' las invaden". Cómo no se iba a sacar a relucir el fetiche del jefe en este episodio, o sea, los insectos. Además, para él los testigos que se encuentra no son exáctamente humanos: son ojos, son labios, son gestos, todo aquello que pueda delatar su culpabilidad y si mienten o no. Grissom no acepta los errores. Él es perfecto. Claro que también parece que, por otra parte, le falta un poco de empatía con su alrededor.

El perro viejo: Brass (Paul Guilfoyle). El policía no empieza su relato como los demás, hablando sobre las flores del jardín de la boda, pero sí que puedes observar gracias a su testimonio que se trata del personaje más de vuelta de todos. Habla con el novio, sí. Pero no ve ni antiromanticismo, ni un enamorado, ni seductoras sospechosas, ni unas interesantes declaraciones. Él ve al chico que se va tragando el champán de fondo, el camarero listillo que quiere cogerse una buena cogorza al ver que no tendrá que acabar a las tantas repartiendo las copas. Puesto que Brass es el más cínico, el más incrédulo y una de las joyas de esta serie. Él viene de vuelta de todo y su visión siempre contribuye a la grandeza de esta serie.
Y digo grandeza pese a que no siempre esté al mismo nivel y pese a que algunos episodios hagan tufillo de dejà vú. Si algo nos han demostrado el CSI de Miami y el de Nueva York es que el de Las Vegas es el auténtico. Con todos sus fallos, no deja de ser (a su manera) el más creíble, el que tiene los personajes más carismáticos (los de Miami solo sirven para abofetearlos) y el más incansable. Y es que no todas las series pueden alardear de ser líderes de audiencia durante ocho años. Por algo será.

11 comentarios:

MacGuffin dijo...

Ese episodio fue estupendo, de esos divertidos, con los que aprovechan para reírse un poco de sí mismos, que hace CSI en todas las temporadas. He de decir que de lo de Grissom y Sarah se dejan unas pistas muy sutiles en varios capítulos antes de la revelación final, pero es difícil darse cuenta si no sabes lo que va a pasar. En este, por ejemplo, creo que fue donde se vieron esas pistas de forma más evidente.

En esta 7ª temporada, la obsesión de Grissom con el asesino de las miniaturas me parece muy interesante.

lestat dijo...

CSI es una serie que veo de vez en cuándo, no sé a que temporada pertenece el episodio que veo, pero me parece un puntazo de serie. El que sí vi fue el que dirigió Tarantino, que es sencillamente genial, lleno de claustrofobia y con ese punto que sólo el director de Pulp Fiction podría darle.

Rebeca Sánchez dijo...

Sinceramente no soy una gran seguidora de CSI, si no tengo nada para ver los lunes lo pongo para que me haga compañía pero no me desgarro las vestiduras si no lo veo. Lo que si comparto es que sin duda alguna, CSI es mucho mejor que sus hermanas pequeñas de Miami y Nueva York. Ya no sólo porque la ciudad de Las Vegas da mucho juego, valga la redundancia, sino porque todos y cada uno de los personajes ha sido creado y tratado con mimo a lo largo de las ocho temporadas de la serie. La evolución de todos ellos ha sido clara, consecuente y natural. Nada de historias forzadas y forzosas (cada vez que pienso en Horatio paseándose por las favelas de Río me dan ganas de matar a alguien). Y sin duda alguna Grissom es un personaje que pasará a la historia de la TV.

Ánade dijo...

Yo tampoco soy seguidor de CSI y lo veo muy de vez en cuando, pero nunca me ha llamado la atención para sentarme y tragarme una temporada completa. Y estoy de acuerdo en que CSI es mucho mejor que sus otras dos compañeras, que me resultan demasiado insípidas (para lo poco que he visto).

emma woodhouse dijo...

Plas, plas, plas...

Qué bien lo has explicado crítico!!!

Pero una cosa... este ya se ha visto en T5? Es donde yo la veo cada lunes, pero no me suena... o quizás fue este lunes.....:( estaba estudiando y por eso no lo vi....

Moltisanti dijo...

A mí CSI me fascinó al principio pero luego la fui dejando de ver aunque si un lune sme da por encender la tele (pocos dias lo hago) sin dua me pongo a verlo aunque me siento un poco perdido a veces. Y eso que la serie es de las que no tiene una trama central (al estilo Pushing jejejeje).

Me ha llamado la atención el capítulo del que has hablado, y es una muestra más de que los guionistas d e esta serie, se dan unas buenas comeduras de coco. LLevar 8 años en esta serie ya debe llegar a un punto que te debes d euqedar sin ideas...

A pesar de que no la sigo como sigo a otras series tengo que reconocer que Grissom es mucho Grissom, me encanta!!.

Critico que pases Buen Puente!!!!!

Crítico en Serie dijo...

Gracias, moltisanti.

Emma, pues no sé si lo pasaron por Telecinco o no. Pero he hablado de él porque es de los más notables que he visto y siempre he pensado "algún día tienes que escribir sobre él". Su realización, la fotografía y sobretodo las reflexiones ya analizadas me dejaron un muy grato sabor de boca.

Emma, siempre te lo puedes bajar. Yo te lo recomiendo. Como bien apunta MacGuffin, se ríen bastante de si mismos.

triki dijo...

El que más sigo es el CSI de Las Vegas por los motivos que tu bien describes , en segundo lugar me gusta Nueva York por ser el más lúgubre con una atmósfera mas opresiva y tener los crímenes más excéntricos ; Miami no me gusta nada de nada Horatio es inaguantable y la rubia con su máscara imperturbable... no hay por donde coger a los actores ( siempre en mi opinión).
El capítulo que dices de las vegas a mi también me encanto, un ejemplo claro de como a veces la realidad es muy diferente según quien la miré, unos vemos la vida con ojos de comedia y otros de drama, otros de peli de cine negro;¿a quién le sorprende que sea tan difícil entendernos?
Un saludo y perdona por el rollazo.

Javier G. dijo...

Hay un capitulo de esta temporada que me hizo especial gracia, de esos capitulos llenos de humor negro, me parece que ya son de los últimos de la temporada donde ... SPOILER


la causa de la muerte es el conjunto de los diversos intentos de asesinato que sufre la vixtima

FIN DE SPOILER

Ahora es el CSI que mas sigo, antes era el de Miami pero con el final de temporada e inicio de la siguiente (sobre todo este) cuando se van a Brasil lo deje.

Anónimo dijo...

Hola Pere, ahora deberia estar trabajando...pero como tengo internet y de momento no me estan vigilando (soc la Flors!). Se q normalmente nos hablamos en catalan, xo para seguir la t'onica de tu blog, escribo en castellano :). Me he estado leyendo tus criticas, y la q mas comparto es la d CSI!Es una d las pocas series q sigo d momento. El capitulo dl q hablas es muy bueno, lo vi por telecinco ya...Realmente, CSI las Vegas es el unico q vale la pena, xq el d Horatio es bastante aburrido y soporifero, solo con ver la cara d "H" me duermo!Bueno, sigue asi, xq los comentarios son muy acertados y me rio muxo!(ja comentarem!)

Crítico en Serie dijo...

Flowers, què és això de parlar-me en castellà? No, no. Qui vulgui que deixi els comentaris en català. Llegint aquestes paraules em costa posar la tea cara. Demà anem a sopar!!! :D Bé, això és una altra cosa: què fem exàctament demà? Ens truquem.