miércoles, 18 de junio de 2008

¡Qué difícil es ver The Office!

Vergüenza ajena. Esto es lo que da Steve Carell cada vez que abre la boca en The Office. Es para cruzar los dedos. Cuesta verlo. Cuesta escucharlo. Es tan rematadamente estúpido que entran ganas de cambiar de canal, pero no porque la serie no lo valga, sino porque es un personaje que se merece una buena torta. En cambio, The Office, es una serie excelente. Es buena, ni que sea por las ansias que coge uno de pegar al jefe. Esas ganas, esa indignación ante sus comentarios desafortunados, hacen valedora a esta serie de cierta credibilidad.

La premisa es básica: los quehaceres de los trabajadores de una oficina. El problema está en que Michael, el jefe, se cree un tipo muy simpático, bromista y empático. La triste realidad es que es un hombre pesado, forzado y egoista. Y aquí entra en juego un dilema al que a menudo se encuentra el espectador: ¿vale la pena mirar algo con lo que te lo pasas mal?

En The Office las meteduras de pata son de tan grandes dimensiones que uno ni puede reir y los empleados tienen unas vidas tan tristes (y conformistas) que uno no puede mofarse de ellos. La reacción que se acaba adoptando es la de observarlos, indignarse y pensar “qué gracioso” sin llegar a reírse. Por lo menos en mi caso, porque este remake de una comedia de Ricky Gervais (Extras) no es una sitcom al uso. En esta serie reírse sería una falta de respeto y delicadeza. Asimismo, al final de cada episodio la conclusión siempre es desangeladora. O quizás es problema mío, que tengo demasiado a flor de piel eso que se llama vergüenza ajena.

Sin embargo, no me parece justo que se le pongan laureles a Steve Carell por su desagradable papel. Tendría mérito si no hubiera visto nada más de él. Por mala suerte, sí que lo he hecho. Desde luego, después de verlo en la película Como la vida misma compartiendo cartel y romance con Juliette Binoche está claro que no necesita de un guión que lo mortifique para que él se convierta en lo más pesado de la función. En Pequeña Miss Sunshine quizás se salvó porque le tocaba un papel moderado y de deprimido, pero a la mínima que se le da rienda suelta a este actor se convierte en algo peor que un payaso. Afortunadamente, con The Office le ha tocado la gorda.

26 comentarios:

Sunne dijo...

Te apoyo Critico en serie, a mi la serie me cansa más que nada por él y que la vi en castellano y el doblaje es nefasto, de todos modos quiero ver todos los capítulos, ya en v.o., y también me he bajado la versión inglesa para ver si hay cambios muy notables.

Saludos

quintamaravilla dijo...

Es cierto que a veces se hace un poco pesada, pero aun así me parece una de las mejores comedias del momento. Y he conseguido añadir el "THAT'S WHAT SHE SAID!!!" a mi repertorio humorístico... XD

MacGuffin dijo...

Creo que ahí está la "gracia" del personaje de Steve Carell, ¿no?, en que nos dé vergüenza ajena. Creo que la versión inglesa también iba por ahí, y en "Extras", la otra serie de Ricky Gervais, muchos de los gags se basaban en eso... Luego ya depende de si nos convence o no.

Ánade dijo...

Pues a mí me encanta Michael Scott. Es tan rematadamente estúpido y patético que es imposible no amarle. Debo ser de los pocos a los que le gusta el personaje. :P

Crítico en Serie dijo...

Ei chicos, que yo dejo claro que es una buena serie. Sé que se trata de la estupidez de Carell. Pero es como ver una peli de miedo: te lo pasas mal viéndola. ;)

mcguffin, por cierto, que creía que estabas de vacaciones!

Sunne, he oído por ahí que la inglesa aún tiene un prota más insoportable... A ver si es cierto. Ya nos contarás ;)

ALX dijo...

A mi me pasa lo mismo, que lo de la vergüenza ajena lo llevo MUY mal y ha habido capítulos que he dejado a medias (y retomado otro día) de lo mal que lo estaba pasando. Pero también me parto a carcajadas con algunos puntos. Y me parece que Steve Carrell está glorioso en ese papel ¿acaso no hemos conocido a alguien como él, en mayor o menor medida?

Por cierto, si lo pasas mal con The Office, échale un ojo a EXTRAS, eso ya no tiene nombre.

LUIH dijo...

Por supuesto que da vergüenza ajena!! A mi me ha costado dos temporadas valorar el trabajo de Carrell, pero una vez que lo he hecho... me descojono vivo con él.

Pixelwoman dijo...

Pues no coincido para nada. Me parece una serie genial y precisamente la gracia es esa, la vergüenza ajena que da michael (el jefe), y Dwight (el freak).

Me parece que llevas poco tiempo viendo la serie ¿no? Lo digo porque confundes el nombre de Michael (le llamas Jack). Quizá lo que ocurre es que solo has visto los dos o tres primeros episodios. Te animo a seguir. Cuando lleves diez o doce acabarás amando a Michael, a Dwight con sus meteduras de pata y sus incorrecciones.

Es lo bueno de la serie, hasta los personajes más bochornosos llegan a hacerse querer.

Moltisanti dijo...

Lo siento pero no puedo estar más en desacuerdo contigo sobre Steve Carell, borda su papel porque consigue transmitir lo que es el personaje, un jefe que intenta ser el mejor jefe del mundo y por ello termina dandonos verguenza ajena, una verguenza que una vez la empiezas a similiar terminan maravillandote. A mí Michael Scott me encanta tal y como es, y creo que eso es gracias sobre todo a la actuación de Steve Carell.

Sé que es lo que se siente cuando uno no traga a un actor, todos podríamos citar miles de ejemplos. Aún así, creo que puedes seguir con la serie y espero que algún día consigas cambiar de opinión sobre Michael, no Jack por cierto :)

Y claro que te puedes reir con la serie Critico, yo lo hago cada vez que le doy al play.

Un saludo!!!!!!!!!!!!!

Albert dijo...

M'ha encantat la teva reflexió de si val la pena veure algo que et fa patir. Jo l'altre dia estava veient un capítol de la 4ª temporada d'Alias i era com una mena de capítol especial, on la prota havia de lluitar contra una espècie de vampir. Sí, sí, Jen Garner lluitant contra vampirs com si fos la Michelle Gellar... la qüestió que vaig pensar que cutre, per una banda, i per l'altra, no m'agraden les pelis de vampirs -a excepció de Dracula de Bram Stocker, of course. Així que vaig decidir no patir per partida doble i passar al següent capítol.

Quant al teu comentari de Shyamalan, a mí si em va agradar els diàlegs. Pensa que Shyamalan aquest cop ha agafat com a model els clàssics de pelis de catàstrofes de sèrie B, que no lluien precisament pels seus diàlegs. A més, té frases antològiques com "si vas a cogerle la mano, que sea de verdad". O bé, "nos decimos unas cuantas cifras y porcentajes para tranquilizarnos" que venien a pèl amb el tarannà dels personajes i la fe cega del home modern en la ciència. ¿I què dius de "a mí tampoco me gusta demostrar públicamente mis emociones" que parla de la deshumanització del mateix ésser humà o la història del anell de colors?

Trobo palesa la influència del Hitchcok en aquesta pel·lícula, en moments com el del tren, l'alteració de la natura o l'escena final a la casa de la boja, a qui tampoc li salvarà les seves obsessives creences ni el seu aïllament. No et recordaven a Los pájaros, Psicosis, Extraños en un tren o d'altres que ara no em venen al cap...

Trobo que estem davant d'un Hitchcok, poc premiat en el seu moment, però que ha fet història. The happening serà posada en el seu lloc pels temps... si l'home no acaba amb el planeta Terra abans... ;)

En qualsevol cas, m'encanta que "t'encantin" The lady in the water i The village.

Crítico en Serie dijo...

Perdonad todos por los errores. Si antes ya vi que había de ortográficos me gusta que me digais que me había equivocado con el nombre. Es que el internet no me va bien y tuve que colgarla muy rápido (por colmo, tampoco me iba el de la universidad).

Pero me hace gracia como habeis malinterpretado algunos mi crítica. No es que no me guste The Office. No es que no crea que el personaje de Michael sea genial (querer abofetearlo no es nada malo: debe haber buenos, malos y pesados). La cuestión es que no quiero achacar la suerte de Carell a sus dotes interpretativos. Él siempre me parece así de insoportable haga lo que haga. Es como si pusieras a Paris Hilton en una película haciendo de rica tonta. Luego no dirías que lo hace fenomentalmente, verdad?

Pues en esencia es esto. Y sí, hace poco que la veo. En realidad, esto es la crítica de la primera temporada aunque no lo ponga por ninguna parte.

Otra cosa que no he puesto (y tampoco es porque me haya olvidado sino que creo que no venía a cuento) es que quedé "Encantado" de ver a Amy Adams en el último episodio.

Anónimo dijo...

No comparto tus criticas, "Michael Scott" si es patetico, pero todo lo patetico y dificil que es su personaje muestra lo genial que es como actor.

El mensaje no es pesimista, al contrario, te muestra como hacer de la rutina una fiesta.

Saludos!

Anónimo dijo...

no entiendo que quiere decir eso de la vergüenza ajena. me parece que la serie es increible porque muestra a unas personas mediocres en su trabajo totalmente mediocre y mas encima soportando a un jefe que se la pasa creyendo que es lo mejor que se ha visto en jefes cuando no es mas que el pobre tipo del cual todos se rien a sus espaldas.
no es gracioso eso??
yo pienso que es gracioso reirse viendo una serie que trata sobre el sufrimiento ajeno, especialmente cuando los personajes son tan especiales como este grupo de idiotas sin futuro.

Anónimo dijo...

Sinceramente pienso que lo desafortunado es la crítica que haces... y sin embargo llevas algo de razón.

Respecto a Steve Carrell es tan buen actor que tú mismo te crees su papel, ahí está la genialidad de Carell.

Yo me rio de sus comentarios desafortunados y la verdad la serie es bastante real, TODOS conocemos a un Michael Scott...

Anónimo dijo...

Yo si que oy capaz de descojonarme con esta serie sin duda la mejor que he visto. Y he visto y veo muchas, me jode hasta que compare 30 Rock a The Office, para mi 30 Rock no llega a ser la mitad de buena de lo que es The Office.

Respecto a Micheal, su personaje es patético, pero la genialidad de la serie es que a alguien que al principio te dan ganas de matarlo, sin modificar su comportamiento, acabas queriéndole y sintiéndote mal por sus meteduras de pata. Y tod ello con un humor que no he visto en otras series.

P.D. Aunque para mí, sin duda, lo mejor de la serie es la relación que hay entre Pam, Jim y Gwight.

DarKo dijo...

Tío me empiezas a caer bien. Esa es la realidad. Tu blog es en realidad mejor de lo que me ví en la primera visita. Me sirves de contrapunto a mis opiniones (en el caso de The Office, aunque no comparta las tuyas, las has hecho valer mejor que lo hiciste con tus críticas a "Dexter").

Aunque Steve Carrell no es que me haga excesiva gracia como actor (lo ví solo en la segunda parte de "Como Dios" y no me reí ni una p*** vez), creo que la trama está exprimida muy bien ya que realmente no pensaba que se pudiera sacar tanto jugo de una premisa tan sencilla como una oficina y sus empleados y los silencios incómodos que se producen entre chorrada y chorrada del Carrell son impagables. B.J Novak está que lo clava, y el romance entre Jim y Pam le dan un toque en cierto modo trascendental. Y de Dwight, ¿que decir?. Pues que está sobreactuado de cojones pero es creíble por el mero hecho de que he dado en la realidad con gente incluso más estúpida. Eso sí, me molaría currar en un sitio como el de la serie: no pegan palo al agua...

Crítico en Serie dijo...

Darko, pues gracias. Aunque con Dexter yo creo que al principio ya dejé claro porqué no me gustaba, pero lo que no puedo estar haciendo es mencionarlo todo cada vez que hago referencia a ella. Además, que los fans de Dexter sois peor que los de Lost o Heroes. Gente, que no me meto con la madre de nadie.

Y con respecto a The Office, creo que mucha gente ha malinterpretado mi crítica. Yo digo que está bien pero que no está hecha para mí porque tengo vergüenza ajena. Es como criticar una peli de terror por dar excesivo miedo, lo comprendo. Pero para algo es un blog personal. Claro que con Carell no tengo piedad: quizá este papel le queda como anillo al dedo, pero es que el tío ya es insoportable de por sí. Es como cuando a Ben Affleck le premiaban por interpretar en Hollywoodland a un mal actor. No creo que se merezca laureles, ¿me entiendes?

Anónimo, si para criticar una serie tienes que verte cinco temporadas, no existiría críticos de televisión, ni tan siquiera aficionados como yo. Porque para tragarte cinco temporadas, tiene que gustarte. Pero bueno, que si no te gusta mi blog no entres y punto. Que una cosa es que alguien no esté de acuerdo conmigo y la otra es que entren en mi casa para darme leccions. Para esto mejor te quedas calladito.

juan carlos dijo...

Sin embargo, con el The Office original lloras sangre de lo que SUFRES. El americano es un juego de niños en comparación. Y de Extras mejor ni hablamos porque eso ya son palabras mayores.

Crítico en Serie dijo...

Juan carlos, pues ni me acerco a ella. Que si con esta me lo paso mal...

Me sabe mal, sin embargo, no haber visto Extras, con las grandes críticas que recibió. Pero cada vez que he intentado ponerme con ella, me he desviado por senderos más yanquis. Soy un americanado total.

Adictísima dijo...

Me da la impresión de que todo tu problema con The Office es Steve Carell. Lo entiendo, porque yo misma, como televidente de series tiendo a ver mucho material pensando en mis propias simpatías o antipatías con determinados personajes. Me costó agarrar 30 Rock porque no soporto a Alec Baldwin, pero cuando vi finalmente la serie, y entendí qué es lo que hace en ella y como encaja en el ensamblaje de una comedia inteligente y satírica, acabó gustándome. Y sigo detestando a Baldwin. No sé si se capta.

Con Carell soy fiel defensora de su trabajo. Lejos de lo que parece, Michael Scott es uno de los personajes más difíciles de la televisión porque es demasiado fácil exagerar sus notas negativas. Era muy fácil montar una versión del aún más desagradable y exagerado David Brent, y esa es parte de la gran diferencia entre The Office UK y The Office USA. El humor de la serie británica, comenzando por el personaje de Ricky Gervais, es brutal. Es muy ácido, puntilloso...es demasiado fuerte. The Office UK puede tocar duro tu sentido de vergüenza.

Carell logró suavizarlo, igual que suavizaron toda la versión de la serie, la adapta a los códigos americanos, y redujeron el ácido a toques sutiles. El juego de miradas y silencios es impagable. Steve Carell aporta un toque de humanidad a Michael Scott que equilibra sus notas de egoísta, pesado y desconsiderado. Michael Scott en cinco temporadas y lo que va de la actual ha mostrado que tiene otro lado que no es fácil de ver. Que si no fuera por esa terrible pretensión a ser centro de todo, sería un gran ser humano. Es compasivo, busca la manera de ayudar aunque no acierte con los métodos, que mira a todos sus colegas de oficina como si fueran familiares....que es un error y su mayor virtud a la vez, que a la hora de las dificultades puede pararse sobre sus pies e incluso negociar como el más rudo de los jefes (Broke, temporada 5) y lo más importante....en ocasiones incluso muestra por qué es el jefe de Scranton Branch. Que es capaz de dar un consejo acertado (Si la quieres tanto, nunca, jamás, renuncies, le dijo a Jim en Booze Cruise cuando éste le confesó "con el peor confesor del planeta" su amor por Pam) Y sí, tiene muchas cosas por las que es jefe. Todo eso contrasta con una persona inmensamente necesitada de afecto y cariño que no sabe como conseguirlo y por eso es brutalmente exagerado. Michael Scott es un juego de sutilezas total. No es completamente odioso, no es completamente repugnante....pero no es totalmente amable. Pero puedes amarlo porque acabas entendiendo por qué es como es. Y el mérito de lograr ese equilibrio es, totalmente, atribuible a Steve Carell. Adicionalmente es alguien capaz de improvisar (como improvisan prácticamente todos los miembros del cast de The Office) y que con un simple juego de palabras te cambia toda una escena.

De resto, The office, más que una serie De Carell, es una serie de ensamblaje: cada pieza está ahí para equilibrar a la otra, cada personaje aporta algo a la visión general de la oficina, cada personaje tiene un lado genial y un defecto terrible (Incluso los normalitos Jim y Pam) y en conjunto, son aún más geniales. En toda oficina hay alguien así. Y gente aún más estúpida. Y el hecho de poder ver eso, te la hace divertida. Capaz y ves reflejado a alguien que conoces.

The office, en definitiva, es una comedia que cuesta agarrar porque, o la buscas comparar con la acidez británica, o te cuesta pasar de la puerta que son las payasadas de Michael. Pero una vez que pasas de la puerta, difícilmente renuncias a Scranton Branch. Dicho con toda la experiencia del caso: Yo congelé por seis meses la serie en mis archivos porque no podía con Michael. Pero una vez que pasé y lo entendí, lo quise. Y aprecié a millón el gran trabajo y los méritos implícitos de su alter ego, Mr. Steve Carell. Es simplemente, pasar la puerta.

No recuerdo si había comentado antes, pero sí te tengo en mi blogroll hace rato porque tienes un blog extraordinario. Coincidamos o no, como en este caso, me encanta leerte. That´s what she said.

Saludos,

Crítico en Serie dijo...

Adictísima,

Primero de todo, gracias por dedicar tanto tiempo a comentar la entrada. Lo reconozco: Carell no ayuda a darle más oportunidades a The Office. Verlo es una tortura.

Sin embargo, en realidad no es por su culpa por lo que no veo The Office. Mucha gente se dedica a dejarme comentarios desagradables en esta entrada por el simple hecho que digo que me cuesta ver esta serie. Pero es personal. Nunca he dicho "es una mala serie", lo único que realmente veo de forma negativa es a su actor. El problema está en que la clase de humor no me gusta. No porque no sea capaz de entender su grandeza, ni entienda que los guiones están muy bien escritos, sino porque tengo demasiada noción de la "vergüenza ajena". No es más que esto. Y es un sentimiento al que me cuesta sobreponerme. Así que, de una vez por todas, espero que se entienda esta entrada.

No entraré nunca en el rollo de la oficina por este impedimento. Es el mismo motivo por el cual no puedo ver Extras. Lo paso mal. No puedo ni mirar la pantalla.

Y estoy completamente de acuerdo en que en toda oficina hay gente así e incluso gente más estúpida. Además, hay pocas cosas peores en la vida que encontrarte con una panda de imbéciles en el lugar de trabajo.

El único motivo por el que vería esta serie, sería en compañía, palomitas y mucha predisposición. Hasta que este día no llegue, The Office está muerta para mí. Pero bueno, no te puedes ni llegar a imaginar cuanta gente es capaz de insultar por el hecho que no me gusta Carell. Hay que ver lo patética que es alguna gente por internet.

Anónimo dijo...

no no no y no. quien no se rie de esta serie que es k no es capaz de reirse de la vida y mucho menos de uno mismo, algo q deberia ser casi obligatorio. la serie muestra fracasos y desesperacion pero tambien mucho amor y esperanza. COMO LA VIDA MISMA
de las mejores series de la histora

JhaIR; EL ÚLtiMO gATo SObrE El TEjado dijo...

Hola Crítico... yo te entiendo: creéme que te entiendo perfectamente.
Es querer sobreponerte a ver a alguien haciendo algo ridículo porque te es imposible no ponerte en esa situación y volteas la cabeza. Luego vuelves a intentar verla pero sigue haciendo el ridículo y no esperas a que termine porque quieres ver la serie pero Michael no deja de hacer tonterías: tú esperas que termine y cuando lo hace... ya te perdiste lo mejor de la serie.

Yo tengo también un sentido de la verguenza ajena que me domina ( no tengo mucha verguenza propia; cosa curiosa) y siento que puedo decir que no puedes ver The Office porque es una serie sobre el Ridículo Ajeno y tu no lo toleras: es como ir a una convención de "Leches del mundo" y ser intolerante a la lactosa: no le quita genialidad a la serie: porque eso es: ES GENIAL; simplemente tú no puedes con eso y está bien!

En lo personal creo que para superar eso podrías usar un método mío: imagínate dentro de la serie como un personaje que sólo observa o róbate las líneas mas pasotas de los personajes para tu personaje y prueba a ver qué te sale :D !
Tu odio a Carell es justificable pero no tan justo; ¿es que acaso le han dado un papel libre de ridículo al actor?: nop; en PequeMissSunshine lo "contuvieron" con drama: pero su personaje seguía siendo patético ¿u now what am saying...? xD

Sobre la serie:
Es muy buena; más que recomendable; pero se apoya en demasía en Carell: si no te va: estás jodido con la serie porque incluso los secundarios que te parezcan más simpáticos gravitan alrededor de las características de Michael Scott.

MiValo:
*******... 7/10

Crítico en Serie dijo...

Jhair, da igual el papel que le den. Me parece de lo peor que existe, ya sea su vis cómica o sencillamente su capacidad para actuar. No le soporto y en Cómo La Vida Misma hacía uno de los papeles más idiotas que he visto en mi vida (tampoco he visto muchas pelis peores que esa). Y no se trata de las películas y de los papeles, sino de él mismo que elige los guiones.

JhaIR; EL ÚLtiMO gATo SObrE El TEjado dijo...

Ni vuelta que darle: le odias y ahora que acabo de ver su última peli entiendo que no consideré algo que mencionaste oportunamente: elección. Su última peli "Una noche fuera de serie" reitera en el treintañero*(insoportablemente*( ingenuo+idiota-oportuno*gracioso)+ gesticular)+ PREDECIBLE.

Ved una peli de Carell y probablemente habeis visto todas sus capacidades histriónicas... una pequeña parte de mí con profunda fe espera que me sorprenda algún día como actor como en su momento me alegró darme cuenta que Jim Carrey no era el idiota que encasillamos en los 90s y que era un actor haciendo comedia y no un cómico haciendo actuación... ojalá pueees :S

juan camilo Franco dijo...

vaya tu es falto de imparcialidad me puse a leer los comentarios y por supuesto tu blogg dices que Steve Carell es buen actor pero que no lo soportas por que tienes sensibilidad con la vergüenza ajena en serio te has puesto a pensar lo poco imparcial que es tu blogg, hacerlo solo por que el actor te da pena que a ti no te guste por que es Steve Carell es lo que mas remarco primero te contradices Steve Carell es buen actor pero no veo la serie por que el me da pena, partes tu critica de un problema personal ahora en uno de tus comentarios mencionas que dejaste de ver la serie por Steve Carell te repito realmente pensaste todo antes de escribir tu critica proviene de problemas personales hacia el actor