jueves, 12 de junio de 2008

Una industria judía (La religión y las series Vol. 5)

Este texto es la continuación de "Big Love, la cienciología y las sectas (La religión y las series Vol. 4)"

Charlotte (Kristin Davis), una de las cuatro fabulosas de Sexo en Nueva York, se convirtió al judaísmo. Todo era cuestión de casarse con el hombre de su vida (que no era tanto como había imaginado en sueños). Pero había un inconveniente: él era judío.

No es que el judaísmo le fuera de nuevo a esta cristiana protestante de Manhattan, que en la primera temporada ya había mantenido relaciones sexuales con un artista judío ortodoxo, sino que le sorprendió la determinación de su nueva adquisición, que le confesó que sólo podía casarse con una mujer que compartiera sus creencias, por tradición.

Ella, fervorosa amante del concepto del matrimonio, en lugar de buscar a otra persona eligió cambiar, proceso que no le fue fácil. Primero de todo, tuvo que convencer al rabino, que le cerró la puerta tres veces para comprobar su insistencia y que su voluntad fuera firme. Luego se vio obligada a olvidar la navidad (lo que le pareció el mayor suplicio), aprendió las nanas judías y a celebrar el Shabat honrando la festividad con el encendido de las velas. Además, los espectadores de la comedia de HBO también presenciaron el desarrollo de la boda de Charlotte, igualmente tradicional en su nueva fe, a quien permitieron casarse bajo el rito judío, con el pisotón del novio del vaso incluido.

La comunidad que profesa la religión judía en los Estados Unidos se cifra en 2,83 millones de personas (1,4% de la población), sin tener en cuenta aquellos que se contabilizan judíos pero confiesan tener otra o ninguna fe. En cambio, al observar la programación televisiva, es fácil descubrir un alto porcentaje de feligreses que creen en esta religión. Jerry Seinfield, el que fue el comediante mejor pagado de la historia de EUA, era judío, tanto en la realidad como en la ficción. La doctora Yang de Anatomía de Grey, el comerciante de Deadwood, Krusty el payaso de Los Simpson o el agente Mulder de Expediente X son otros ejemplos de la presencia judía en las series que tiende a ser más circunstancial, con personajes pasajeros aunque visibles como uno de los últimos retos médicos del doctor House. De la rama ortodoxa, hicieron comprender por lo menos a uno de los ayudantes del médico cuanto de importante y comprensible puede llegar a ser la tradición.

Claro que a la hora de profanar la liturgia judía estuvo la familia Cohen de O.C. Esta familia, formada por una protestante y un seguidor del antiguo testamento, dio una vuelta de más a la mezcla religiosa americana e ideó una celebración híbrida: la Navidukka. Esta fiesta, pensada por el pequeño de la familia, unía lo mejor de la navidad y de la hannukah, y mezclaba la menorá, el candelabro, con el árbol, los renos y otros símbolos derivados de la religión cristiana. Y no se quedó en un episodio.


En los cuatro años que duró el culebrón adolescente, cuatro veces se celebró la Navidukka, que fue el equivalente tradicional al Día de Acción de Gracias de Friends, por ejemplo. De hecho, esta mezcla festiva incluso llegó a titular un álbum recopilatorio que contenía canciones de navidad compuestas por grupos que ya habían cantado para la serie. Y no fue esta el único vestigio judío que se pudo contemplar en la serie, ya que también se pudo ver a la nuera aprendiéndose plegarias o al hijo adoptivo haciendo el bar mitzvah y pasando a la vida adulta con algo de retraso.

Este trato preferente en algunas producciones o la consideración y respeto con el que se trata el judaísmo está estrechamente relacionado con el peso empresarial de esta comunidad. Cadenas como la CBS, NBC, o HBO tienen una significativa presencia del lobby judío entre los altos cargos.

Comunidades como la hindú, la budista o la musulmana no han tenido la misma suerte a lo largo de estos años y se los ha podido ver en contadas ocasiones pese a tener un peso demográfico no muy inferior. De estas confesiones sólo cabe destacar a Apu, el jefe del badulaque de los Simpson (donde en un episodio se puede ver a Vishnu maniobrando desde el centro de la Tierra), o el personaje de Raja de Aliens in America, una arriesgada propuesta que ya ha sido cancelada y que narraba en clave de humor la acogida en un hogar americano de un joven musulmán pakistaní.

3 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Que grandes momentos nos han dado tanto la naviduka como el cambio de religión de Charlortte, mi madre que boda mas sonada (me encanta lo que le dice Carrie cuando todo le sale mal, que eso será que el matrimonio le irá muy bien).
Y desde luego, Los Simpsons no serian lo mismo sin Apu...

Anónimo dijo...

el budismo si que ha aparecido en los simpson bastantes veces...


de hecho, no lo es lisa??

Moltisanti dijo...

Que grabndes fueron las navidukas, hasta la naviduka que no lo fue XD. Es verdad que en la serie se trato bastante el tema, eso si los nombres eran todo menos faciles de aprenderse.Que grande era Seth Cohen, por cierto...Siempre esforzandose para que fuera la mejor fiesta del año.

En los Simpsons yo creo que se han tratado todas las religiones posibles y por haber. Hasta los canteros!!!!