domingo, 21 de septiembre de 2008

True Blood: del infierno al paraíso de las series de culto

En la HBO deben estar frotándose las manos. Quizás True Blood no es el taquillazo televisivo que ellos esperaban, ni tiene una huella cualitativa tan profunda como las series pioneras del canal que lo alzaron hasta tocar el cielo. No obstante, contra todo pronóstico, y gracias a un cúmulo de circunstancias, los ejecutivos de la cadena han decidido renovarla por una segunda temporada cuando hoy emitirán el tercer episodio. En un momento en el cual la palabra cancelación acecha a casi todas las producciones, ¿cómo puede ser esta muestra de fe tan ciega e inesperada? Pasó del cielo al infierno; del infierno al purgatorio; y del purgatorio puede irse directamente al paraíso. Particular cruzada la de True Blood.

Todo empezó con el anuncio de "la nueva serie de Alan Ball de A dos metros bajo tierra". La ficción prometía, con la oscarizada Anna Paquin de abanderada y un argumento inquietantemente distinto a sus anteriores proyectos (que incluyen American Beauty). Entonces estaba glorificada en el cielo, de tanto que auguraba y tantas garantías (HBO + Ball + Paquin). Luego se filtró el episodio piloto por internet y las críticas oficiales y las extraoficiales (los opinadores de la blogosfera) escupieron la sangre sintética que ofrecía True Blood sin dejarse hechizar por el insólito mundo que proponía. De cabeza al infierno se fue, estatus al que pareció afianzarse con la patética audiencia. Pero de repente llegó el milagro con las reposiciones que aumentaron dignamente las cifras y un segundo episodio que dio la vuelta a la situación. En ese momento, todos aquellos que la criticaron vehementemente le dieron el beneficio de la duda al ver los derroteros que emprendía la serie (algo que no quedaba claro por el piloto), y aquellos que ya le habían otorgado ese beneficio, la quisieron un poco más. Ahora True Blood está limpiándose de algunos de sus pecados en el purgatorio, ya que no es perfecta, pero la cruzada digna de mártires ya ha pasado.

Gracias a este dificultoso proceso de aceptación, True Blood debe haber conseguido esta renovación. No promete el nivel de reflexión de A dos metros bajo tierra, ni una ambientación tan impecable como en Deadwood, ni la perfección cinematográfica de Los Soprano, ni la revolución sexual de Sexo en Nueva York. Sólo da buenos personajes y una realidad muy creíble a la vez que muy distinta. Poco para la HBO, dirán algunos. Los siempre defensores diremos que es un extraño cóctel arriesgado que retrata un mundo paralelo con una pasmosa indiferencia. Sea como sea, la corona de espinas que se vio obligada a llevar en la cabeza le han permitido adentrarse en el paraíso de las series de culto. Por este motivo la cadena de pago se frota las manos: querían algo diferente y que, como sus proyectos de antaño, diera que hablar. Aquí lo tienen.

19 comentarios:

Ánade dijo...

A mí la renovación también me chocó mucho. Se nota que la HBO confía ciegamente en la serie. ¿La querrá convertir en su nueva obra maestra?

Y en cuanto al segundo capítulo, pues a mí me ha gustado muchísimo, y eso que apenas tenía esperanzas en la serie. A ver cómo evoluciona durante el resto de la temporada, pero creo que puede mostrarnos una historia muuuuy interesante.

MacGuffin dijo...

Lo que confirma que no podemos guiarnos sólo por el piloto para juzgar una serie.

Deyre dijo...

Como dice Macguffin no podemos fiarnos solo del piloto para juzgar una serie. Todavía no he visto los capítulos de "True blood", pero acabaré viéndolos. Me pica demasiado la curiosidad por ver cómo es la serie y qué derroteros toma.

ALX dijo...

Lo que más esperanzas me da, es el hecho de que HBO la haya renovado con tan solo dos episodios emitidos, ya que eso quiere decir, que lo que está por venir les ha parecido muy bueno y que por tanto merecía la confianza de darle una segunda temporada, sin saber aún muy bien, como va a reaccionar el público.

Sunne dijo...

bien Critico bien! estupenda noticia para uno que todavía no ha visto todo el aluvión de series nuevas esta septiembre, por miedo ala cancelación, ya puedo ver TRUE BLOOD con total tranquilidad.

Crítico en Serie dijo...

Sunne, con series de canales como HBO, que son de pago, uno se puede quedar más tranquilo: quizás no renovarán una serie, pero siempre terminarán la temporada (diría). "Qui paga mana", y los espectadores tienen el derecho (y la cadena la obligación) de satisfacer a los clientes una vez han empezado a ver algo. De cualquier otra forma sería impresentable.

Sunne dijo...

la verdad que es muy lógico. por cierto leer una entrada en seriesland porque una chica que ha leído el libro en que se basa nos comenta que ha visto y que se espera de la serie, y creo que va a ser la bomba.

Moltisanti dijo...

Las cosas son tan simples como con un solo cpaitulo no se le podia poner ya la etiketa de fracaso y con el segundo no se le puede poner la de exito. Simplemente hay que seguir con ella y ya veremos que hace el tiempo con ella. Yo de momento estoy encantda con ella y no dudo que terminara siendo un gran exito pero como digo, tiempo al tiempo.

Crítico en Serie dijo...

Que conste que yo no he dicho que sea un éxito, sino que ya es una serie de culto por las controversias generadas, sus extrañas audiencias y su peculiar desarrollo de una trama excéntrica. No es una serie como cualquier otra. O, lo más inquietante, es como cualquier otra (algo que no me esperaba con la de vampiros, telequinesis y demás freakadas que contiene).

Pixelwoman dijo...

Yo ya comenté que ahora la veía mejor. Pero es que al pre-air le han dado un buen lavado de cara. Por ejemplo, la pelea de Sookie con el matrimonio "Rats", en el pre-air no se entendía nada de nada y el montaje estaba cutrísimo en general...

De lo que no se puede fiar uno en todo caso es del Pre-air ;-) (Tomo nota yo misma). A ver si sigue bien, de momento -y contra todos mis pronósticos- estoy con True Blood.

GuSiLuNa dijo...

He visto toda la temporada completa. No me esperaba gran cosa y tampoco la he encontrado. Lo que sí me sorprende es encontrar palabras como "brillante hilo argumental" o "personajes creíbles" en las críticas y comentarios que he leído por la red. Debe ser que estamos viendo una serie distinta, porque si no, yo no me lo explico.

Los personajes no resultan en absoluto creíbles, pues son más idiotas que los de friends y rozan la línea de lo absurdo (y, desgaciadamente, la sobrepasan). La protagonista puede, aparentemente, salvarse en un principio, pero a partir del tercer o cuarto capítulo, se disipa toda duda: es tonta perdida, al igual que su novio el vampiro, su jefe, sus compañeras de trabajo, su abuela y, especialmente, los polis y su descerebrado hermano.

Los vampiros, esas criaturas míticas y centenarias se comportan como monstruitos adolescentes incivilizados totalmente carentes de seso, de autocontrol o de inteligencia. Es como si todos ellos hubieran sido convertidos en el peor bareto de heavies delincuentes deficientes mentales de la ciudad y conservaran permanentemente la tasa de alcochol y de drogas en su organismo.
Y lo peor de todo es que los humanos, habiendo visto como se comporta la mayoría de estos bichejos, no sólo los toleran, sino que se les arriman (masoquismo, quizás?).

Sólo un grupo de "exaltados y fanáticos" se dedica a ir pregonando que esas criaturas son malignas y deben de ser destruidas. Y lo peor es que tienen razón. Si los guionistas hubieran perdido 5 minutos en presentar una colonia de vampiros adaptados, o al menos un dato estadístico que muestre que una buena parte de los vampiros son civilizados, aún tendría sentido eso de luchar por los derechos de los chupasangre. Ni siquiera el protagonista es trigo limpio (es un asesino bastante cruel para el que "autocontrol" es un término desconocido). De la "quema" sólo se "salva" un vampiro en toda la temporada (sí, sólo uno), el único que parece haberse adaptado al estilo de vida humano.

La trama argumental (bueno, no creo que llegue a "trama", dejémoslo en un simple "hilo") tiene lugar en un pequeño pueblo, donde una pareja de enamorados (vampiro centenario supuestamente civilizado, sabio e inteligente y chica adolescente telépata) intentan mantener una relación sin que nadie los mate. Por detrás aparece el asesino que mata a las humanas que se lían con vampiros, el jefe cambiaformas, la amiga histérica-agresiva y algo de politiqueo vampiresco (poco, demasiado poco). Como con todo esto no llega ni para llenar 200 minutos, los capítulos se rellenan con escenas y escenas subiditas de sexo (principalmente entre el hermano cañón de la prota y diversas tías buenas).

La idea de los vampiros adaptados me pareció interesante y novedosa. Además, hay unos cuantos personajes que podrían dar mucho jugo. Desgraciadamente, la serie no ha sabido aprovechar en absoluto estos recursos.

Crítico en Serie dijo...

GuSiLuna, gracias por tu opinión. Razón sé que no te falta, puesto que True Blood se encuentra en una finísima línea que separa lo genial de lo terrible. Personalmente creo que ha sido de lo mejor del año, por más contras y momentos cutres que tenga.

Pero estoy de acuerdo contigo en algo: los vampiros, como colectivo, se merecen bastante la muerte. Pero de la quema salvaría también al protagonista, no solamente al secuestrado. ;)

GuSiLuNa dijo...

He de admitir que este año he visto cosas peores que True Blood, como "valantine", de la que no aguanté ni un episodio completo. Al menos True Blood entretiene, pero me sigue pareciendo mala, sobre todo por desperdiciar los buenos recursos de los que disponía. En esa línea "sobrenatural" prefiero a Buffy, que me hacía reír o a Fringe, mucho más oscura y conseguida.

En cuanto al protagonista, ¿¿de verdad lo quieres salvar?? Trigo limpio no es... Antes que a él salvaría a Eric (el vampiro rubio, no recuerdo si se llama así exactamente), que me parece más carismático y se ha portado "bien" por el momento.

Mejores series que ésa este año he visto: Heroes (va bajando la calidad, pero me sigue pareciendo decente), Battlestar Galactica (idem), The mentalist, Dexter, Pushing Daysies, Sexy Money, Lost (después de una pésima 3ª temporada, los guioistas se pusieron las pilas para la 4ª), Life, incluso la última temporada de Desperate Housewives (más de lo mismo, pero mucho mejor montada y argumentada que la vampírica)

Pero bueno, para gustos están los colores, que "Crepúsculo" es bestseller (snif).

Selena27 dijo...

Me parece una de las mejores series que estoy siguiendo en estos momentos, y los libros puede que no sean obras maestras , pero me encantan .Sinceramente me alegro muchisimo de que siga adelante y espero que dure las 12 temporadas para los 12 libros que se van a crear. Lo espero

Anónimo dijo...

Llegaron a mis manos los dvds y no pase del primero, me pareció sosa e intragable.
La fe ciega de la cadena en esta serie va solo por el boom de Crepusculo y los vampiros, nada mas.

Crítico en Serie dijo...

Selena, ¿así que los libros entretienen? Me estoy planteando seriamente comprarme alguno, pero la verdad es que parecen literatura barata y mala.

Anónimo, True Blood va creciendo a medida que vas entrando en ese mundo inverosímil. Pero la fe ciega de la cadena tiene justificación: se vendieron más de un millón de packs de la primera temporada (un pastón, vamos) y ahora la audiencia se ha duplicado (de 2 millones a 4, que con redifusiones la HBO dice que son 10). Así que el éxito ya es un hecho. Y, aunque no te guste, tampoco puedes insinuar que el público de TB es el de Crepúsculo ;)

Anónimo dijo...

Algunos detalles que se han comentado y no son ciertos:

-La protagonista no es una adolescente,se supone que tiene 25 años la adolescencia más bien pasadita...Lo que sí es cierto es que tiene un carácter de adolescente,combinado con determinados momentos de valentía y decisión que la hacen un personaje un tanto bipolar.

-No se puede comparar esta serie con Crepúsculo ni de lejos,más que nada porque Crespúsculo si que está orientada a los adolescentes (no tenéis más que ver cuando aparecen los protagonistas quiénes son sus fans) y esta serie tiene matices más complicados,los personajes tienen carácteres cambiantes y evolucionan.Eso es muy positivo en una serie,ya que los personajes no se encasillan.Me explico,el vampiro Eric al principio es el malo malísimo...pero a final de la segunda temporada empieza a mostrar sentimientos,aunque sin perder sus maquiavélicas tramas.

- Creo que algunas personas critican lo que desconocen y es una serie con un humor muy peculiar que no a todo el mundo llega.Afortunadamente,ya que para eso están las comedias tontas de Hollywood que hacen taquillazos.Prefiero algo menos comercial que implica un mayor nivel de, llamémoslo comprensión.

Anónimo dijo...

pues vi la primera temporada y debo decir que no vi todos los capitulos ya en el 4 me parecio una serie fastidiosa que desvirtua a los vapiros....me parece solo una serie romantica en la que incluyeron el tema vampirico y sus parecidos con la saga de crepusculos son evidentes...me parece una total perdida de tiempo esta serie de true blood la peor que he visto en relacion con los vampiros

Jessica Gómez dijo...

La serie me gusta mucho y creo que en esta nueva temporada Eric tendrá una participación más fuerte que en las pasadas, además de que pinta para ser una excelente temporada.