lunes, 23 de febrero de 2009

Instinto de supervivencia

Marcia Gay Harden, William Hurt y Timothy Olyphant. Tres pesos más o menos pesados que ayudaron a forjar la opinión que la segunda temporada de Daños y Perjuicios lograría, contra todo pronóstico, mantenerse en primera línea. El forzado final de la primera, que quería prolongar el argumento, sugería lo contrario. Y los fichajes, aunque seductores, no ocultan la pretenciosa estrategia para perpetuar una serie que debía tener una única temporada.

Faltan muchos episodios por ver, pero de momento no hay trampa-flashbackera ni contrato estelar que pueda disimular esta lacra. El gran esfuerzo narrativo que se ha montado alrededor de los guiones no ha sido tan efectivo como debería y el duelo entre Glenn Close y Rose Byrne se ha enfriado. Los textos además están siendo tan enrevesados que hay el gran riesgo de ahogar al espectador entre tanto personaje, movimiento temporal, elipsis y conspiraciones empresariales. Aunque, por lo menos, este anhelo de superación aleja a Daños y Perjuicios de otros fiascos televisivos como Prison Break, que ya se ha convertido en el ejemplo típico e histórico de una serie que no supo morir dignamente.

La audiencia tampoco está respaldando el nuevo cariz que ha tomado este thriller. Menos de dos millones de personas la siguen semanalmente, hecho que seguro que obligará a replantearse la producción de una tercera temporada. Pero no es la única.

Life o Chuck, también en su segundo curso, están siendo vilmente ignoradas por la audiencia masiva, a la vez que han sabido asentarse sobre unas bases firmes, de calidad y originales. Las pasarán canutas si quieren optar a la renovación. Sin embargo, juega a su favor que aún siguen en la parrilla, a diferencia de Mujeres de Manhattan o el pack de la ABC Eli Stone, Sexy Money y Criando Malvas que fueron guillotinadas sin ningún tipo de compasión por parte del canal.

La única, de momento, que parece que se salvará de la quema es Sin Cita Previa. Y es que, pese a unos registros iniciales insuficientes, su programación después de Anatomía de Grey ha relanzado el producto y después de realizar un exitoso crossover con la serie madre, ha conseguido levantar su número de espectadores hasta llegar a los once millones. La paradoja es que, de todas las series que peligran de cara a un tercer año, probablemente es la que menos se lo merece, con unas tramas éticas bastante ridículas y un elenco que no hay por donde coger. ¿Será la única superviviente de la malograda hornada del 07-08?

16 comentarios:

seriéfilo dijo...

esta claro que el factor novedad de damages ha desapaerido pero en esta temporada se esta tratando otra historia diferente, es otra pelicula de 13 episodios con cosas que damos por sentadas, y que es complicada por suesto y esperamos que los malos ratings no impidan la tercera tanda. Glenn close está tremenda

citizeneerased dijo...

Yo empece a ver la segunda temporada de Daños y Perjuicios con bastante ilusión por los fichajes que habían hecho, pero según han ido pasando los capítulos cada vez me esta llamando menos (ahora mismo voy 3 capítulos atrasado con USA).

Y del resto de series de segunda temporada Chuck y Life se merecen la renovación(sobre todo Life) pero lo van a tener muy difícil (sobre todo Life). Las únicas que van a pasar sin problemas al tercer año son Sin Cita previa, The Big Bang Theory y Gossip Girl.

Jaina dijo...

Con Sin Cita Previa no pasé del segundo episodio, qué le han hecho al personaje de Addison, uno de los favoritos de Grey's? A la CW no le interesa para nada acabar con GG, tanto por tema de promocion (q no de audiencia) como pq este año se le termina el chollo con Smallville, y quedarse sin dos series de golpe le supone mucho.

MacGuffin dijo...

En Damages ya no puedes fiarte ni de tu sombra, y eso cansa mucho, la verdad.

Es una lástima que Life, ofreciendo mucho más que El mentalista, tenga unas audiencias tan bajas. Yo siempre he creído que podía ser la The Closer de la NBC, pero parece que la cadena no opina como yo.

osKar108 dijo...

Coincido con seriéfilo en que lo peor que le ha pasado a Damages ha sido la perdida de novedad, pero a mi me está pareciendo muy entretenida esta segunda temporada y con varias actuaciones notables. No olvidemos que ya con la primera temporada pudimos ver cuán tramposa es esta serie y eso lo sigue siendo sin ninguna duda. Yo la estoy siguiendo a ritmo USA (la anterior la vi en un par de días y eso le va muy bien a series como esta).
Espero que Life y Chuck no sean canceladas, pues son 2 series que encuentro que están muy bien (de Chuck solo he visto la primera).

¡Saludos!

ALX dijo...

Damages es la típica serie que debería haberse quedado en una única temporada. Hay que reconocer, que aunque a veces de rabia, los ingleses se lo montan bien con sus series, 6 episodios y a otra cosa, para no aburrir al personal.

Crítico en Serie dijo...

seriéfilo, Glenn Close es lo que tiene, que siempre está espléndida. Incluso durmiendo debe tener estilo.

Citizen, tienes razón en cuánto a Life: es la que lo tiene peor. Los ratings están siendo desastrosos para ella. Y, con un poco de suerte, Chuck sobrevivirá. Solamente el miedo de la NBC de remodelar TODA su parrilla permite tener algún resquicio de esperanza.

Jaina, lo de Addison no tiene nombre. No es la misma, ni como personaje, ni como actriz (está sobreactuadísima). En el crossover reciente se ha podido notar: esa no es la doctora Montgomery.

MacGuffin, tienes razón con que cansa. En la primera temporada por lo menos podías fiarte en la inocente Ellen de los flashbacks, pero en esta no. y no poderte fiar de ningún personaje en ninguno de los múltiples tiempos... es complicado. Debe haber una base en la que asentarte, o por lo menos que creas que puedes.

Oskar, pues mírate la segunda de Chuck. No baja la guardia. Y, yo que aún tengo unos cuantos capítulos por ver de Damages, no encuentro el momento. A diferencia de la primera. Demasiado lío. Creo que me vendría dolor de cabeza de ver unos cuantos de golpe.

ALX, yo doy gracias a que todas las series no sean solamente de seis episodios. Yo soy como un yonqui, necesito dosis a menudo. Pero la triste realidad es que Damages debería haberse quedado en esos seis episodios y sin estropear el final de temporada, en el que quisieron introducir elementos para prorrogar la serie.

MFAL dijo...

De Sin Cita Previa solo he visto el primer crossover, cuando inicio la serie. Malisima, yo tambien me preguntaba que habian hecho con Addison que sin duda era el mejor personaje de Anatomia de Grey.

satrian dijo...

Pues yo disiento a mi Sin cita previa, me ha acabado gustando, se desmarcó de la linea de Anatomía de Grey creando otro producto diferenciado, y tras un pequeño bache creo que lleva un buen camino.
Damages no me está defraudando no es la primera temporada pero no está tan mal, y es la segunda temporada si una serie a la segunda temporada ya está quemada, apaga y vámonos.
Y lo que es una injusticia es lo de Life, es una serie fantástica, y la ningunean de mala manera.

Javier G dijo...

Pues mandaremos fruta fresca a la ABC en caso que la cancelen a Life.
Dialogos como el de los apodos o algunos otros son bastante divertidos.

Javier G dijo...

O mas bien enviarselos a la NBC

LoFelip dijo...

Damages no se puede criticar, pero ni por asomo. La de peores series que hay, y se crítica a Damages? De lo mejor que hay en la parrilla TV.

Crítico en Serie dijo...

MFAL, pues en el segundo crossover descubres que Addison no es Addison y que Kate Walsh ya no es una robaescenas para pasar a ser una mala secundaria.

Satrian, el problema que tiene Sin Cita Previa es que, además de que los personajes son de lo peor que se haya visto, la diferenciación se encuentra en sus moralismos y dilemas. Y suelen ser asuntos demasiado complicados que, al no tratarse dignamente, se cae en el ridículo.

Javier G., ¿Qué te juegas a que pasa?

LoFelip, está claro que Daños y Perjuicios es de lo mejor que ha salido en los últimos años. Ya la elogié tanto como pude al tratar la primera temporada. Eso sí, no hace falta ser un genio para ver que la segunda temporada no debería haber existido. Vale, podrá seguir siendo una serie digna, pero de esta forma las series acaban destruyendo la posibilidad de asentarse como una obra maestra en el imaginario colectivo. Se cargan el recuerdo. Aunque, a tenor del listón, en el caso de Damages no es algo tan drástico.

Nahum dijo...

Ay, y cómo echamos de menos a ese pedazo de actor que es Zelkjo Ivanek, ¿no? Y mira que los sustitutos son buenos, pero esa voz, ¡¡esa voz!!

Crítico en Serie dijo...

Nahum, Zeljko también me parecía un buen actor y me gustaba en Damages hasta que...

Lo vi en un episodio de El Mentalista utilizando sus carraspeos vocales...

... y luego en True Blood utilizando exáctamente el mismo registro y...

...entonces decidí que quizá no era tan buen actor. Cansino. ;)

Nahum dijo...

Quiero pensar, Crítico en Serie, que esas apariciones esporádicas fueron cuando aún era un simple secundario. Debería revisar las fechas de producción de cada serie, porque son cercanas...

En efecto, su papel en True Blood es raro (como todo en esa serie) y quizá juegue también a la autoparodia, qué sé yo.

Lo del piloto de El Mentalista o un par de episodios de la tercera temporada de Lost son más de actor del montón; por tanto, intuyo que serían filmados antes de Damages. Por cierto, también aparecía en un papel absurdamente testimonial en "In Bruges", la de Collin Farrell.

Sí está estupendo en las primeras entregas de John Adams: sutil, complejo y de mirada profunda. A ver si consigue otro gran papel y vemos su evolución.