martes, 31 de marzo de 2009

La nefasta y coherente despedida de Sexy Money en A3

El domingo fue un día extraño. Los seguidores de Sexy Money se despidieron de la asquerosamente rica familia Darling en Antena 3. Pero la paradoja fue que los espectadores que seguían la serie al ritmo de Estados Unidos también aprovecharon la emisión para ver los últimos episodios. Encender la tele para ver un culebrón norteamericano ya es un acto inusual para muchos. Y es que, al no funcionar la serie como esperaba la ABC, el canal la retiró de la programación de los miércoles y Antena 3, que tenía los derechos, estrenó los episodios en primicia. Es difícil determinar si fue peor el remedio que la enfermedad.

Quien pudiera ver el desenlace, lo más probable es que se quedara a cuadros con el cliffhanger que nunca será resuelto. Había sospechas de que la trama quedaría completamente en el aire, pero la confirmación de que Criando Malvas (Pushing Daisies) tendría un apaño para poder darse por concluida, permitía tener ciertas esperanzas depositadas en un final ligeramente cerrado. El resultado no pudo ser menos satisfactorio aunque desde un punto de vista retorcido tampoco pudo ser más coherente.

La que empezara como una comedia culebronesca, que mezclaba el maquiavélico humor de Nip/Tuck con la amabilidad infantiloide de la factoría Disney, pasó de la corrección al desastre en dos rapidísimas temporadas. El primer error fue tener a un protagonista (Peter Krause) sin pizca de talento y que, por no saber, no sabe ni caminar sin hacer zancadas de dos metros. Después llegó Simon Elder, que en muy pocos episodios logró asentarse como uno de los peores villanos de la televisión. Y para culminar las desgracias, echaron a la parishiltoniana Samaire Armstrong, que ejercía de perfecto contrapunto cómico, y añadieron al elenco a una bochornosa Lucy Liu, caída en desgracia con mucho esfuerzo y perseverancia por su parte. Así que, tras una nefasta segunda temporada, mala, absurda y patillera, seguramente la forma más lógica de despedirse era jorobando al espectador con una gloriosa tomadura de pelo final, en sintonía con el descalabro constante y generalizado de sus últimas semanas.

Ahora la siguiente prueba de fuego a la que tendremos que enfrentarnos será la series finale de Criando Malvas, también de la ABC. ¿Podrán Ned y Chuck besarse y tocarse por algún extraño giro del guión? ¿Se resolverá el enigma de la hija de Emerson Cod? ¿Y acabará enterándose Olive de lo que realmente se cocía en el Pie Hole? Quien quiera saberlo tendrá que estar atento a la parrilla británica, que puede que sea la primera en pasar los episodios que faltan o en sacar la segunda temporada a la venta (algunos medios apuntan que la fecha de salida podría ser el 27 de mayo). Y, por el bien de la reputación de la ABC, espero que hayan ingeniado un desenlace digno de Criando Malvas, que desde su primer episodio quiso revolucionar la televisión con originalidad y una factura visual insólita en esos lares y que, pese a no haber cuajado, se merece ser despedida rindiéndole honores.

11 comentarios:

Nahum dijo...

Me gustó el piloto, pero la cosa se fue desinflando muy rápidamente. El glamour pijo de los Darling acabó apestando... Yo lo dejé en el 1.7 o 1.8, poco después de la aparición de Blair Underwood.

No me extraña que no haya remontado el vuelo.

Rebeca Sánchez dijo...

espera espera espera espera me estas diciendo que lo que vi el domingo era el final de Dirty Sexy money? Bueno.... que ... en fin...fuerte fuerte. Me había gustado el tono de los primeros episodios de la serie, frívola, sin aspiraciones, bastante condescendiente con los espectadores pero si entrabas en el juego era deliciosamente banal. Una lástima. Una auténtica lástima aunque después de ver lo que pasó en la segunda temporada no me extraña nada ese denigrante final.

Crítico en Serie dijo...

Nahum, no supieron dar cancha a la pijería de los Darling y no supieron crear tramas que se sostuvieran durante unos cuantos episodios sin acabar chirriando o contradijéndose.

Rebeca, efectivamente eso era el final. ¿Tela, eh? Y me gusta como calificas la segunda temporada de Sexy Money: denigrante. Y tanto.

dsm dijo...

a mi me fascino la serie en la primera temporada, y tienes mucha razón, se fue al caño en la segunda temporada, mal que hayan sacado a Samaire Armstrong ya que era la parte que le falta a Jeremy para ser entretenido, una pena que la hayan arruinado así

osKar108 dijo...

Estoy deseoso de ver los últimos capítulos de Pushing Daisies (PLEASE que tenga un cierre mínimamente digno 8D).
Dirty Sexy Money me gustó su primera temporada (me parecía divertida, poco más) pero la abandoné en el 5º o 6º capítulo de la segunda temporada, no la soportaba.
Discrepo (sorry) en cuanto a Peter Krause, a mi si me gusta como actor, él, su mujer y los "gemelos" (se podría añadir al hermano cura, no recuero el nombre ahora mismo) me parecían de lo mejor de la serie (con todos los respetos para Donald Sutherland que no era de lo que menos me gustaba, pero le he visto mucho mejor en muchas películas).

¡Saludos!

Rick dijo...

A ver, yo que la he estado siguiendo, sobre todo por mi mujer, reconozco que esta temporada ha bajado mucho, pero en el fondo no esperaba más de una serie que lo único que pretendía era entretener, y creo que lo ha conseguido. Yo al contrario que tú, pienso que la salida de la gemela de Jeremy fue un acierto, no la soportaba. Por otro lado es cierto que Simon Elder es un malo de vodevil, pero cumple con creces el papel de personaje al que odiar, aunque para mí la mala de verdad es la madre de la familia. Como colofón, creo que Peter Krause tiene mucho talento, desaprovechado aquí, eso es cierto, pero algo tiene que tener cuando mi mujer y otras compañeras mías de trabajo no paran de hablar de él.
Mi personaje favorito,...Brian, qué panzones de reir me he pegado con este cura, jajajaja. Un saludo.

Crítico en Serie dijo...

dsm, exáctamente, Samaire era el contrapunto necesario. Desde su salida... su gemelo perdió mucho fuelle. Qué lástima que porque la actriz ingresara a rehabilitación la echaran de la serie.

osKar, si Pushing Daisies no tiene un final decente... la ABC, la que adoro, perderá muchos punto. Que los espectadores tenemos sentimientos. ;)

Rick, reconozco que Krause en A dos metros bajo tierra no desentonaba. ¿Pero de verdad no le has visto mucha cara póker? Además, que siendo un poco cruel, ha dejado de cuidarse bastante.

Rick dijo...

Sinceramente, lo que le veía era cara de estar pasándoselo bien. Teniendo en cuenta además que las partenaires femeninas que le rodeaban eran bastante hermosas, no me extraña que disfrutara de la experiencia.

Adri dijo...

Realmente poco a poco se me han ido quitando las ganas de acabar DSM. La primera temporada me gustó pero nunca me he acabado de poner con la segunda y cuando la cancelaron ya no bajó muchos puestos en la lista. Desde entonces, he leido muy malas crítcias no sólo del final sino de la segunda temporada en general. Así que voy a pasar, me parece a mí.

en cuanto a Pushing Daisies... POR FAVOR QUE NOS DEN UN FINAL. Aunque sea pequeñito y precipitado. I need closure!!

Van Hessa dijo...

Que yo me entere:¿este último fue el 13?

MacGuffin dijo...

Bueno es saber que los ingleses igual emiten primero el final de Pushing Daisies. Aunque creo que, si alguno controla el alemán, circula algún episodio doblado en esa lengua. ¡Y echo de menos a Emerson Cod! :)