lunes, 2 de marzo de 2009

TNT no encuentra su sello (Crítica del estreno de Trust Me)

Que la serie Mad Men sea la más aclamada por la crítica, debió motivar la producción de Trust Me por parte del canal TNT. Las coincidencias en el costoso mundo televisivo no existen, pero el hecho que ambas traten las empresas publicitarias no significa que compartan filosofía: la comparación entre ellas es tan inevitable como prescindible. Primero, porque una es un drama ambientado en el Nueva York de los 60 y la otra es una comedia en el Chicago actual que no pretende retratar ninguna época. Y porque Mad Men es tan ambiciosa como buena y Trust Me no vale un duro.

Sin comparación, la nueva serie conseguiría el mismo resultado. La trama, que en el papel tiene buen aspecto, en pantalla se queda en nada. Es difícil de concretar: la conjugación de elementos no es catastrófica, la estética funciona y el argumento no está mal. Pero le falta sacar punta a las posibilidades que podría brindar la historia, a unos diálogos sin gracia, y tampoco se acerca al espectador. Es amable, sí, pero no simpática.

Entre todo aquello que no acaba de funcionar está el proceso de creación de sus personajes. Con un Eric McCormack que huye del homosexual Will de Will & Grace con la misma repelencia de siempre y un Thomas Cavanagh pasado de rosca, los actores parecen tener el encargo de resultar entrañables ya en la primera escena. Ellos tienen un pasado, tienen un carácter formado, pero el espectador no lo comparte. Y, en lugar de ayudar a construir esta imagen, intentan inculcar su atractivo forzadamente, a martillazos.

Ya se intuye desde la primera escena, en una declaración de principios en la piscina (¿por qué esta moda de hacer terribles inicios como en United States of Tara?), que ambos serán opuestos, carismáticos y adorables. Pero en la práctica queda en evidencia la química, pues no es tanta como intentan representar. Y la chica, Monica Potter, mal escrita y peor interpretada, fuera de lugar y desafinada, chirría tanto que realza en el buen sentido todo lo demás, básicamente insípido. Sigo sin comprender como el New York Times la calificó de “divertida” y lo mejor de la serie.

El proyecto, a resumidas cuentas, es fallido puesto que, sin ser malo, no ofrece ningún incentivo para seguirlo. Además, supone otra bala perdida por parte de TNT. El canal, que tiene entre su repertorio a la magnífica The Closer, parece no hallar su propio estilo a la hora de elegir los proyectos. Mientras que los demás canales de pago se han labrado un sello propio (FX es realista y retorcida, HBO es, como dirían las chicas ByTheWay, para gafapastas, Lifetime es ñoña, Showtime es irónica y busca el escándalo…), TNT sigue trabajándose su personalidad, sin dar síntomas de evolucionar. Y es que, tras Saving Grace, Raising the Bar y ahora Trust me, lo único por lo que se caracteriza es por lo soso de su producción.

10 comentarios:

osKar108 dijo...

No tenía pensado ponerme con esta serie y leyendo tu análisis sobre ella mis ganas no han aumentado 8D.
Veo que no te ha gustado.
Yo vi la primera temporada de Saving Grace y pese al manido tema religioso la serie se dejaba ver.

¡Saludos!

Crítico en Serie dijo...

osKar, a mí es que las series moralistas me ponen un poco nervioso. Una cosa es ser realista en cuanto a la visión religiosa (Friday Night Lights), la otra es partir de una base cristiana (asumámoslo, todas las series estadounidenses tienen a Dios de testigo), y la otra ser un moralista insufrible. Y la premisa de Saving Grace es de las que me da repelús...

dsm dijo...

y yo que tenía tantas ganas de seguirla, la verdad me llama mucho la atención la publicidad y como Trust Me la trataba me atraía mucho, no tanto por el hecho de que tuviera una premisa parecida a la de Mad Men (solo en la publicidad) porque ya sé que no llegaría a un nivel tan alto pero sí para aprender algo más...Saludos!!

arcibel dijo...

Conseguiste los subs de esta serie? donde? La voy aver y luego te dire. Coincido con vos que la presentacion de UniTed State of Tara es malisima no asi la serie.
Saludos!

Jaina dijo...

Ya me llamaba poco esta serie, y ahora con tu crítica menos aún. La TNT está pasando por su propia travesía por el desierto, y más le vale que salgo pronto si algún día se le acaba el chollo con The Closer.

Crítico en Serie dijo...

dsm, si te va el mundo de la publicidad quizá te valga la pena verlo. Por lo menos es una serie dedicada a la profesión y dedica sus conversaciones a los "writers", hacen lluvias de ideas y preparan campañas. A mí, sin embargo, no me ha parecido gran cosa (y, al no estar dentro del mundillo publicitario estadounidense, tampoco puedo decir qué tal está reflejado).

arcibel, lo siento pero no tengo ni idea de donde hay subtítulos. Yo es que las sigo en versión original sin ellos. Da pereza buscarlos y así aprecio la estética. Pero con United States of Tara odié su primera escena: ¿calían esas confesiones forzadas ante una cámara? Me pareció un recurso fácil. De la misma forma que una conversación acerca de la finalidad de sus vidas alrededor de la piscina en Trust Me, también me resultó forzado. Un poco de disimulo, por favor, que no salga ya en el primer plano.

Jaina, The Closer, por suerte, les va a durar un ratito. Kyra Sedgwick tiene contrato para una 5ª, 6ª y 7ª temporadas y creo que puede agotarlas. Pero la TNT... ya puede buscar otra cosa. No hace falta que todas sus series tengan un denominador común (que tampoco está mal, también me gusta la coherencia FX), pero por lo menos que estén bien.

Nahum dijo...

Se agradece el aviso. De momento, pasa a la cola en la lista de novedades.

Merci, Critico en Serie.

Rick dijo...

Perdona el cambio de tema, pero quería decirte que en mi blog tienes un premio al blog amigable, si ya te lo han dado, no te preocupes por seguir las instrucciones, pero es justo que te lo dé de todos modos.

Gracias.

Iñaki dijo...

He visto el primer episodio de Trust me y aunque no me ha parecido mala mala, yo cuando veo a Eric veo a Will y pienso que se va a besar con el otro, jajajajaja

Seguire con la serie para ver como va :)

Irene dijo...

Y Mad Men es tan ambiciosa como sobrevalorada.