miércoles, 11 de marzo de 2009

Un universo para los necesitados (Crítica del estreno de Dollhouse)

Los fans de Joss Whedon deformaron la realidad. Al enterarse de Dollhouse, su nueva creación, hincharon un globo en los foros con críticas, esperanzas y una expectación que no se ajustó al interés real del público. Hicieron creer que era el estreno del año, la piedra filosofal televisiva y, paradójicamente, también fueron los responsables de los rumores acerca de su baja calidad. Pero de no adorar a Whedon era imposible hacerse muchas ilusiones y el resultado final corroboró esta opinión: vista como una serie de primera categoría, Dollhouse es insulsa y casposa; en cambio, como producto de serie B tiene su gracia. Y es que quien se iba a tomar en serio una serie sobre personas formateadas para adecuarse a los gustos del consumidor y más cuando parte de la premisa de la “mujer-objeto”.

Eliza Dushku, el trozo de carne protagonista, ejemplifica a la perfección este doble rasero con el que se puede evaluar Dollhouse: es agónicamente limitada en un papel que requiere múltiples registros y matices, pero este lastre despierta cierta simpatía, al igual que Pamela Anderson en Los Vigilantes de la Playa. Como comentó de forma acertada una bloguera: “Dushku hace muy bien de mujer hueca e inexpresiva”. Y así es su Echo, el personaje que vive en una casa de mujeres mentalmente vacías a las que se puede introducir diversas personalidades. Todo controlado por una gran compañía que oculta turbios secretos, como viene siendo habitual en cualquier ficción que aspire al culto. La globalización ha hecho mucho daño al subconsciente colectivo.

Todo lo demás también huele a rancio: desde unos secundarios sin ninguna pizca de armonía ni sentido, a un estilo de realización extraordinariamente vulgar y a unas historietas episódicas que caen en el ridículo. La primera de ellas, en que Echo debe negociar con secuestradores, es poco representativa de lo que se avecina, puesto que también acabará siendo el blanco de un cazador de humanos o la nueva chica del coro de una cantante pop. Además, rocían cada caso con un toque oscuro y retorcido que desacredita la liviandad que respiran todos los demás factores. En este aspecto recuerda a otra serie que también acabó programándose los viernes en Estados Unidos: Moonlight, tan mala como entrañable al pillarle el tranquillo (con mucha benevolencia por parte del espectador, por supuesto).

Sin embargo, aquellos que quieran adentrarse en un nuevo mundo televisivo tendrán donde agarrarse gracias a los continuos guiños hacia la mujer que se esconde tras Echo y la verdadera naturaleza de la empresa. Eso sí, que quien se introduzca luego no vaya predicando la mitología de papel maché que ofrece. Que con los años no vaya elaborando un falso halo de culto a su alrededor. Porque Dollhouse es, desde su primer episodio, una serie cutre, con unos diálogos patéticos, peor interpretados y pura bazofia para aquellos necesitados de creer en una ficción superior.

20 comentarios:

ALX dijo...

La has puesto de vuelta y media solo en la última frase.

Por ahora Dollhouse no es una gran serie, como bien dices es más un producto de serieB, pero que tiene potencial.

Creo que los secundarios pueden ser muy interesantes y que si le dan tiempo y un poco de rodaje puede salir algo bastante digno y sobre todo entretenido.

Whedon siempre ha sido más un corredor de fondo.

Thursnext dijo...

Yo me la tomo muy en serio, tendrías que verme elucubrar en mi blog después de cada episodio, donde por cierto no podrán encontrar la referencia a mi frase durante la quedada :)

Predico la mitología de papel maché, con pocas semanas ya he elaborado un falso halo de culto y creo en una ficción superior.

Alex dijo...

Con Dollhouse me pasa como con todo lo de Wheddon. Donde otros ven obras maestras e inspiraciones filosoficas, yo sólo veo medianías bien hechas, pero medianías al fin y al cabo.

Thursnext dijo...

Dicen que la belleza está en los ojos de quien la mira :P

Crítico en Serie dijo...

ALX, ya lo sé que la última frase es fatal, pero es que si es mala, es mala. Otra cosa es que sea entretenida y que, aceptando sus limitaciones, se pueda disfrutar. Pero también uno acaba harto de tanta mitomanía.

Thursnext, ya lo sé que nadie encontrará tu frase de la quedada, pero me encantó, tenía muchas ganas de citarla y te mereces todo el crédito. Ahora voy a entrar en tu blog a ver tus elucubraciones. ;)

Alex, yo reconozco que nunca he visto mucho Whedon. Buffy no me interesó (aunque dentro de poco la empezaré bien), de Firefly no he visto nada (pero también la tengo descargada) y Dr Horrible me pareció muy vulgar. Igualmente, y por más que mire alguna serie de él, no entiendo tanto bombo con su nombre. Actualmente también es la versión de Serie B de JJ Abrams (y tampoco es que le tenga en muy alta estima).

osKar108 dijo...

Pues yo no es que sea un "admirador" de Whedon propiamente dicho, he visto FireFly (y Serenity) que me gustó mucho y también Dr. Horrible que me gustó mucho también, pero no he visto ni Buffy ni Angel, en teoría sus 2 grandes obras (aunque no descarto ponerme con Buffy en cualquier momento tras muchas recomendaciones) pero reconozco que sin parecerme una maravilla ni mucho menos (de momento, quien sabe si más adelante) pero me está gustando DollHouse, el 2º capítulo el que más, con diferencia, pero los otros están bien.
Espero que te hayas quedado relajado después de como has puesto la serie 8D.

¡Saludos!

Hewl dijo...

A mi me parece bastante entretenida, pero vamos, que serie de culto no es...
Aún así espero que no la cancelen, porque es una de las pocas series de este año a las que me podría enganchar.

Crítico en Serie dijo...

osKar108, me he quedado a gusto, pero también a sabiendas que la voy a ver. Y es que con las series a veces es como con la comida: debo evitar las grasas y me gustan las delicatessens, pero adoro comer un McMenú grande de cuarto de libra con queso y bacon, con cerveza, patatas deluxe y otro Big Mac para llevar.

Crítico en Serie dijo...

Hewl, en eso estoy contigo: que no la cancelen porque al final sólo nos quedarán las de la CBS. Y que sino... ¿qué pondremos a descargar los sábados por la mañana?

dsm dijo...

todavia no me pongo con Dollhouse aunque si puedo notar mucha desilusión en los que la describen, aun así me gustaría juzgarla por mi mismo.
Siempre que veo esa imagen me acuerdo de Nip/Tuck

Saludos!

Iñaki dijo...

Bueno, bueno, bueno, yo soy un absoluto fan de Joss y tengo que decir que aunque Dollhouse todavía no ha llegado a la calidad, llegará si le dan la oportunidad.

Las series de Joss tienen la costumbre de tardar en arrancar, pero una vez que arrancan son una pasada. A mi la de Dollhouse me encanta es una serie que tiene mucho potencial incluso me atrevo a decir que tiene más potencial a nivel de historia que sus series anteriores en sus primeras temporadas, y aunque no sean los mejores episodio que ha hecho ni el mejor piloto, sabemos que Joss siempre arranca de una manera floja y que poco a poco va mejorando.

No hay que decir que Joss ha hecho grandes episodio como el musical en Buffy o el mudo.

Thursnext dijo...

Te he dejado respuesta en el blog ;)

Reconozco que si no conociese a Whedon quizá opinaría diferente, pero he visto sus series y mi punto de vista es diferente, no puedo evitarlo. Así somos.

Espero que si la sigues viendo la vayas comentando, molará estar en desacuerdo total :)

P.D. Revisa Firefly y dime que no te gusta. Es un reto.

Nahum dijo...

Joé, ¡vaya último párrafo más demoledor, Crítico en serie!

Guau...

Moltisanti dijo...

Solo he visto 2 capítulos, me faltan el 3 y el 4, y aunque la seerie no me parece lo mismo que a tí, tampoco me voy a poner a defenderla.

Eso si, me lo he pasado genial viendo como cuando tiras a hacer daño, no fallas xD

Jaina dijo...

Caray, Crítico, te ha poseído el espíritu de Horatio, menuda traca final jeje! Yo me he empezado a bajar los dos primeros capis a ver qué tal, tp me espero gran cosa, que conste. Saludos!!

Warren Keffer dijo...

Juass, me he reído bastante con la crítica, tiene buenos puntazos, sobre todo la demoledora frase final.

Pero no estoy de acuerdo con lo que dices. No ha sido el gran estreno esperadísimo del autor de la genial Firefly, pero la serie tiene un ambiente interesante (muy oscuro y con gran potencial) y, aunque los episodios han sido poco llamativos, tienen elementos más que destacables (en el de la cantante pop hay mucho mensaje, por ejemplo). Sí, por ahora las tramas y los personajes no terminan de despuntar, pero ni mucho menos me parecen de un nivel mediocre como sí lo son los de algunas series sobrevaloradísimas (Dexter, Marujas desesperadas, etc.)

Y sobre mitomanía... Pues al menos por los foros donde yo me muevo los fans de Whedon (que somos muchos) no le adoramos sin más, sino por sus resultados. Y nos preguntamos por qué después de Firefly hace algo de un nivel tan sencillo como Dollhouse. No parece venir del mismo escritor.

Sea como sea, debido a la carrera de Whedon, Dollhouse tiene garantizada por mi parte una oportunidad que abarca como mínimo media temporada. Yo estoy seguro de que mejorará mucho.

Un saludo.

satrian dijo...

te hago la misma reflexión que thursnext mirate Firefly.Y Dollhouse me parece mucho más que esa bazofia a la que la relegas.
No la elevo a la mitología pero no la desciendo a los infiernos.

Irene dijo...

Ay, déu meu. La gente es más rara...

La serie es apestosa a más no poder y no me extrañaría nada que no viese una segunda temporada. Eso sí, la gran diferencia entre Moonlight y Dollhouse es que, al menos, Moonlight no era una serie pretenciosa.

Y Whedon es un ser humano como cualquier otro, capaz de lo mejor y lo peor, como cualquier otro showrunner. Y aunque he visto todo lo que ha hecho, me crispa ver como muchos hablan de él como si no pudiese hacer nada mal.

torpe dama dijo...

Jo, la crítica es brutal, pero entiendo lo que quieres decir. Como no tenía mayores expectativas (sólo he visto Dr. Horrible) me enfrenté a la serie sin entusiasmo, aunque había visto el revuelo provocado por el hecho de que el sr. Whedon fuera el responsable de la serie. Creo que objetivamente la serie se toma demasiado en serio a sí misma, es pretenciosa y la actriz es una petarrrrrrrrrrrrrrda. Y sin embargo, a mí me resulta muy entretenida. Por ahora voy a seguir viéndola...

Crítico en Serie dijo...

dsm, claro que sí. Debes juzgarla por ti mismo y luego... ¡a posicionarte! Y sí, ya decía yo que me recordaba a algo este póster... ;)

Iñaki, a nivel de historia tiene cierto potencial, de la misma forma que no lo tiene en ninguna otra materia. Y como dice Irene, demasiado pretenciosa.

Thursnext, estoy pendiente que se baje el 4º y 5º episodio. No te preocupes que iré comentando a medida que salgan. Ya veo a venir mi ruptura interior entre el fan que se lo traga todo y el que intenta ponerse analítico.

Nahum, a veces se tiene que soltar un poco de mala leche. Bueno, es que siendo drástico también he sido completamente realista. Es que me molesta que con el tiempo se invente la historia a menudo distinta de como fue.

Moltisanti, ¿es que no crees que se le ve demasiado el llautó?

Jaina, si consideras que esto es el espíritu de Hache... ¡Voy a tener que cambiar! :S ¡Muerte a Horatio!

Warren, el mensaje del episodio de la cantante pop es tan obvio que da risa y resulta ridículo. Me pareció, más que filosofía barata, gratuita. Sin embargo, yo creo que dure lo que dure esta temporada, me la 'tragaré' toda.

satrian, pienso mirarme Firefly, que tengo mucha curiosidad, aunque antes pasaré por los inicios de Buffy. A ver qué tal.

Irene, intuía que saldrías a defender a Moonlight de Dollhouse. Y es que por lo menos en Moonlight había Alex O'Loughlin... aquí el trozo de carne es una insípida Eliza Dushku...

torpe dama, acabas de describir lo que es un placer culpable: cuando sabes que algo es malo pero entretiene. Y esto lo comprendo. Pero una cosa es asumir un placer culpable y la otra es alzarla al olimpo. Nono. Y sí, Dushku es una petarda, aunque lo es tanto que casi le he cogido tanto cariño como a Paris Hilton en La Casa de Cera.