miércoles, 20 de mayo de 2009

Todo el mundo quiere a Chuck

“El mundo es un lugar mejor teniendo a Chuck una temporada más”. Esta fue la reacción de alguna Diosa de la blogosfera al enterarse de la renovación de la serie de Josh Schwartz en la NBC. La aparición de Leno en la programación, que ha exterminado las posibilidades de muchos otros productos, había obligado a tener pocas esperanzas. Pero Chuck ha logrado quedarse en la televisión un año más a pesar de sus estancadas y bajas audiencias. Y el porqué, aunque sea irracional en el sector televisivo, es bastante simple: las aventuras de este Don Nadie (y sus secuaces nerds) realmente hacen del mundo un lugar un poquito mejor.

Chuck no es una obra que vaya a marcar un antes y un después en la televisión, ni va a pasar a la historia por tener las mejores interpretaciones. Sin embargo, su capacidad por comprimir los géneros (el de la comedia, la acción, el romance y todo aliñado con un toque friki) la convierte en la serie palomitera por excelencia (y de calidad). Es apta para todos los públicos y otorga una satisfacción ligera, factores por los cuales es incomprensible que no haya arrancado en cuanto a audiencias. Si los premios sólo valoraran el grado de entretenimiento que ofrece cada obra, Chuck se llevaría por delante a Mad Men, 30 Rock y a cualquier odioso Jeremy Piven que se le pusiera por delante.

Asimismo, sin tener ningún puntal, se trata de un producto cohesionado donde los elementos se han ido amoldando a la filosofía en la justa medida. Nada sobra en Chuck. Y si al principio de las andaduras del informático quizás me costó aceptar a sus singulares amigos, ahora no podría vivir sin ellos. Ni tampoco sin Chuck, por supuesto, que es la piedra angular por la que nadie quiere echar el cierre al Buy More: él representa a cada uno de los espectadores con su inexperiencia y torpeza, en una parodia de la profesionalísima agente Bristow. Él es el anónimo que podría tener una vida como la de cualquiera de nosotros, de la misma forma que todos nosotros podríamos ser Chuck.

Pero lo que me ha acabado seduciendo es el buenrollismo que ha transmitido tanto su cast como todo lo que rodea la serie. Ya en el PaleyFest demostraron que eran un reparto unido, más allá de las absurdas escenas en las participan. Y cuando llegaron los malos tiempos, desde abril hasta ahora, todos los protagonistas han puesto su dosis de fe.

El público, como no es ninguna novedad, empezó a maniobrar campañas. Luego Zachary Levi también se unió al llamamiento y reunió a los fans en un Subway para que compraran un bocadillo para Chuck (el product placement de estos bocatas ha sido siempre impecable). Pero lo que realmente debió inclinar la balanza debió ser la gran campaña que hicieron los medios de comunicación especializados, como el Entertainment Weekly. Todo el mundo quería a Chuck y no se atrevieron a ser verdugos.


Así que quienes amamos a Chuck tenemos asegurada otra magnífica ración de saltirones y puñetazos, concursos disparatados y chispas sexuales, justo en un momento en el que la serie se puso de lo más interesante. Y esto es una gran noticia para todos nosotros porque Chuck es tanto en la ficción como en la realidad ese David que luchó contra Goliat y que demuestra al público que también los antihéroes podemos llevar a cabo grandes proezas.

16 comentarios:

MacGuffin dijo...

Ahora hay que esperar que mejore en audiencia y no le pase como a Jericho.

Eso sí, hasta marzo tengo tiempo de empezar a verla y ponerme al día ;)

NEWS SOCIETY NETWOR dijo...

Estraordinario articulo. Creo que yo nu hubiera podido describir mejor esta magnifica y divertida serie. Pero hay algo que me preocupa, y son los efectos que pueda causar en la serie la reduccion de presupuesto que pidio la NBC para poder renovar la serie, incluso ya se habla de la salida de algunos personajes para poder recortar gastos. ¿tu que opinas?

saludos...

Sunne dijo...

A mucha gente le tira para atrás porque es cómica, por su piloto chorra. Pero una vez que coges a Chuck de carrerilla no lo sueltas.

Crítico en Serie dijo...

McGuffin, exacto. Lo que no sabía era que fuera a volver en el midseason! (Algo que deduzco por tu comentario).

News Society Network, gracias. Pues la reducción de presupuesto por supuesto que será dañina. Algunos secundarios, por lo que parece, van a desaparecer (es que, con la tontería, Chuck tiene unos cuantos). Pero mira, mejor esto a que nos quiten la serie, ¿no?

Sunne, el piloto dejaba un poco frío, cierto. Pero a partir de entonces, Chuck crea cierta adicción. Sólo se trata de entrar en la filosofía buy more. ;)

dsm dijo...

pues yo no odio a Jeremy Piven, creo que se lo merece el Emmy de cada año pero su premio podría parecer un premio para todos los agentes de Hollywood. Aunque ya debieron de haber premiado a su compañero Johnny Drama (Kevin Dillon), es el unico q le planta cara

Anónimo dijo...

aupa chuck!

torpe dama dijo...

Que vuelva Chuquito es un alegrón. Mira que yo ni me enteré del product placement de Subway hasta que empezó toda la campaña Save Chuck (yo escribí a la cadena y me siento un poquitín responsable de la renovación, jejeje) y tuve que buscar escenas.

Sunne, al principio la serie es tan fantasmada que hasta te da vergüenza y ganas de dejarla. Pero luego le tomas taaaaaaaaaanto cariño a los personajes. Además, la propia serie sabe lo que es y no se toma nada en serio. Es genial.

torpe dama dijo...

Por cierto, en la página de Ausiello confirman que no van a eliminar al personaje de Anna, pero que seguramente el Buy More salga menos... Pufff, nos queda un montón por esperar...

Anónimo dijo...

Menudo alegrón me has dado, Chuck es una serie que te deja la sonrisa puesta todo el día, y con la que esta cayendo es más necesaria que una aspirina.
No siempre necesitamos drama o suspense , unas risitas van muy bien y yo cuando miro la nevera y veo un tupper al fondo sospechoso , no puedo evitar reirme y acordarme de los concursos de Buy More.

Patricia.

David dijo...

Yo también me alegro :) . Y eso que ni siquiera he visto todavía la segunda temporada... de hecho, compre la 1ª porque la encontré en blu-ray muy económica, aunque sólo había visto un par de episodios y tampoco es que me hubiese parecido la repanocha...

...El asunto es que lo expresado en el artículo es totalmente cierto; al menos en mi caso: mis series favoritas son de esas "para hombres", tipo "The Shield", "The Wire", "Deadwood", que me fascinan pero a la vez me dejan un mal cuerpo que pa' qué -dejaban. Todas finalizadas ya :( -. "Chuck", sin embargo, es el reverso de la moneda, amable, cálida (como su espléndorosa fotografía), desenfadada... transmite, además, tanto candor que uno acaba de ver los episodios con una sonrisa bobalicona en rostro. Y se siente bien, qué coño.

Y para colmo sale Yvonne Strahovski :oopss: ( o comos e escriba).

PD: mi personaje favorito es el de Baldwin :P

Crítico en Serie dijo...

dsm, tengo manía a Piven desde que lo vi en el Cupid original. Qué horror de chico.

torpe dama, me acabas de tranquilizar gracias a tu aclaración de Anna. No sé si lo he dicho nunca en este blog, pero me parece la mejor secundaria. El día en el que luchó con un trípode en esa celda... amazing.

Patricia, yo tengo un yogur en la nevera que ni Morgan se atrevería a comer. ;)

David, Yvonne Strahovski ha tenido mucha suerte de encontrar una serie así. La verdad es que es un poco limitada como actriz, pero está preciosa y suscita cariño con su personaje. Modosita toda ella. Pero la diferencia entre The Shield, The Wire, Deadwood... y Chuck es, además del tono, la falta de aspiraciones de Chuck. Es un divertimento y punto. No rasques más. (y por esto la quiero tanto)

David dijo...

Desde luego. El hecho de no tomarse en serio a sí misma, de funcionar muy bien como parodia, su evidente falta de pretensiones más allá del agradable entretenimiento, deja a "Chuck" en una posición muy cómoda, artísticamente hablando, frente a la vertiente más grandilocuente de la TV, por un lado, y de la más simplona, por el otro, ofreciendo como resultado un producto muy accesible, sí, pero con estilo.

De hecho, supongo que ello explicaría lo profundo que ha calado entre la crítica especializada estadounidense... al final, el crítico también tiene su corazoncito y supongo que agradece este tipo de producciones que les hacen la vida más agradable, donde no hay graves lecturas entre líneas que sopesar ni humor grosero del que guarecerse.

En cuanto a Strahovski, también coincidimos: da muy bien en cámara y su personaje no exige grandes registros. Al contrario, cierto distanciamiento emocional, un halo de gélidez, hace que la fascinación del bueno de Chuck sea aún más comprensible. Bueno, y que la combinación de dos coletas y una Smith & Wesson también resulta irresistible.

Un telespectador más dijo...

Entradas como esta hacen que mis ganas de Chuck aumente, este verano me voy a pegar buenos maratones de la serie me parece a mi...jeje

Saludos!

Ánade dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Chuck es grande y Sarah, mucho más que un bellezón.

Menos mal que ha conseguido una renovación in extremis. No me imagino un mundo sin Chuck, Sarah, Casey y la pandilla del Buy More.

el calaix dijo...

critico en serie, siento insistir, de veras, pero no consigo organizar mis entradas en una columna lateral como la tuya. Apliqué etiquetas pero estas no consiguen que, las entradas, en lugar de organizarse en el lateral de la web por meses se organizen por temas(etiqueta).

se trata de alguna plantilla especial?

gracias
y losiento.

nano423 dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dijo critico en serie, chuck tiene la intencion simplemente de que sea para no parar de reirse...
Y en mi caso lo logran de una!!!
Un mensaje para apoyar la serie y para recomendarla!
Y vamos por la espera desesperada de la tercera temporada...