viernes, 31 de julio de 2009

Cine & TV, un mismo mercado

A la taquilla española se la quieren meter con Un Trabajo Embarazoso. Con la excusa de que Lindsay Lohan es quien protagoniza la película, hoy se estrena en cines esta producción que en realidad acabó siendo un telefilme. La ABC Family la emitió hace dos semanas y, aprovechando la popularidad de la actriz, una de las muñecas rotas de Hollywood, aquí llega a la cartelera sin muchos esfuerzos publicitarios.

El largometraje, en el que Lohan interpreta a una secretaria que finge estar embarazada para no ser despedida, es pura televisión. Desde un ambiente de trabajo con reminiscencias a The Office (claro que hoy en día toda oficina gris y con capullos en los despachos recuerda a esta serie) a un reparto muy visto en la pequeña pantalla, entre los que destacan una graciosa Cheryl Hines (Larry David), lo único salvable, Chris Parnell (el doctor Spaceman de Rockefeller Plaza) y Bonnie Somerville, ex de Ross en Friends y olvidable en todos los demás papeles de su carrera.

Pero es televisión de otra época, la de antes de la edad de oro, cuando los decorados olían a cartón y no estábamos acostumbrados a interpretar parte de la programación como un arte. Y es que cualquiera de los episodios de Mujeres Desesperadas con el falso bombo de Bree Van de Kamp era más cinematográfico que Un Trabajo Embarazoso.

Será por la madurez de la televisión, de la que tanto se habla, que ahora no hay quien se largue de ella. Si primero hubo una etapa de transfuguismo, con George Clooney y Jennifer Aniston en cabeza, y también la del cementerio de elefantes, con actores que pasaban por un bache y se pasaron a la televisión, como Glenn Close, Sally Field y Kiefer Sutherland, ahora hay un desvergonzado pluriempleo entre los dos artes audiovisuales.

La estupenda (aunque siempre criticada) Katherine Heigl es la reina de las comedias románticas ya que se ha apuntado en el currículum tres éxitos en taquilla mientras trabajaba en Anatomía de Grey: Un Lío Embarazoso, 27 Vestidos y ahora La Cruda Realidad con Gerard Butler. Además próximamente se embarcará tanto como actriz como productora en Life as We Know It, con Greg Berlanti (Sexy Money, Cinco Hermanos) como director. Diez años antes esto hubiera sido imposible ya que era una cosa o la otra, y sino que se lo digan a Helen Hunt que pasó a la historia por ganar un Emmy y un Oscar a la mejor actriz en el mismo año (por Loco por Ti y Mejor... Imposible respectivamente), pero que rápidamente abandonó la serie.

Otro cirujano del Seattle Grace que simultanea los medios con la cabeza bien alta es Patrick Dempsey, el madurito de moda, que después de Encantada y La Boda de mi Novia se apunta a otro filme romántico, Valentine’s Day, con Julia Roberts, Jessica Alba, Jennifer Garner y, dando un paso adelante en su carrera, Eric Dane, el doctor macizo.

Y para que no parezca que la televisión se reduce a los actores (donde he dado un par de ejemplos pero donde se podrían sumar muchos más), otras criaturas que se encuentran entre dos aguas: Tom Scheuring, creador de Prison Break, dirigirá (otra vez entre rejas) el remake de El Experimento con Adrien Brody, Forest Withaker y Elijah Wood; y Aaron Sorkin (mucho más conocido por El Ala Oeste de la Casa Blanca que por La Guerra de Charlie Wilson) está rescribiendo Moneyball, que dirigirá Steven Soderberh y producirá Brad Pitt. Que luego la gente se piensa que, porque hacen más ruido, Diablo Cody y Alan Ball son los únicos que no reniegan de las series.

Y he aquí el tráiler de La Cruda Realidad que, aunque parezca mala, veré por Heigl y donde también estarán (wait for it) Cheryl Hines y Bonnie Somerville. ¿Ahora nos las vamos a encontrar en todas partes?


9 comentarios:

Rick dijo...

Mi mujer querrá ir a verla por Gerard Butler, con lo cual tengo excusa para admirar a la Heigl, que me gusta desde que tenía a Depardieu como padre.

satrian dijo...

Aaron Sorkin por las dos que a mí me gustó La guerra de Charlie Wilson, y eso que Tom Hanks no es santo de mi devoción.
Es cierto que hay mucho trasvase actoral de la televisión al cine, no todos con igual fortuna.

J.J. Villaluenga dijo...

Menudo gancho el de Lohan... algunos caerán, sí.

Warren Keffer dijo...

"La estupenda (aunque siempre criticada) Katherine Heigl"

¿Qué broma es esta? Si llamarla actriz debería ser delito xDDD

El guión de La guerra de Charlie Wilson es de sobresaliente, pero la película la hunde el penoso director.

Crítico en Serie dijo...

Rick, ¿Dónde tenía Heigl a Depardieu como padre? Yo la recuerdo más como la alienígena de Rosswell (aunque sólo viera unos cuantos episodios).

Satrian, ¡Hanks a la hoguera! Lo bueno, sin embargo, de este trasvase tele-cinematográfico, es que ahora no abandonan necesariamente un medio para irse al otro. Además, otro elemento que deja claro la primera dimensión en la que está la TV es que en toda la prensa sensacionalista se hace un extenso seguimiento de las estrellas de la pequeña pantalla: las desesperadas, los alcohólicos de Perdidos o Barton son algún ejemplo.

Villaluenga, peor para ellos (aunque los entiendo, a mí Lohan también me tira).

Warren, repito: Katherine Heigl es estupenda. ;)

shiamfkb dijo...

Heigl era la hija de Depardieu en "Mi Padre ¡Qué Ligue!" la peli es del año 1994 por lo que Heigl sale con 15 años :) es de esas pelis que ponen de vez en cuando los Domingos por la tarde.

- La peli de la Lindsay Lohan no la veo ni de coña...

- Yo también creo que Katherine Heigl es estupenda.

Crítico en Serie dijo...

shiamfkb, pues a ver si algún día de estos me la encuentro en la programación (aunque su título no es muy atractivo).

missmole dijo...

Jajaja, no tenía ni idea de que la peli que estrenaban de la Lohan era un telefilme en realidad ... pero ahora me cuadra más.

La segunda yo seguro que también la acabo viendo, en el fondo me gusta la Heigl en estos papeles.

Crítico en Serie dijo...

Señora Mole, ¡Claro que sí! ¡Heigl por la vena!

Y, por cierto, al final vi a la chica en "Mi Padre ¡Qué ligue!". Sin comentarios. ;)