miércoles, 23 de septiembre de 2009

The Good Wife: Basada en hechos reales

El Gobernador de Nueva York Eliot Spitzer dimitió el año pasado de su cargo por haber contratado los servicios de una prostituta. Estas imágenes son del día en que dio la noticia a los medios (con ver cinco segundos hay más que suficiente):



Esa mujer de su lado es Silda Wall, su esposa. Era la enésima mujer que se prestaba a acompañar a su marido en tan duras circunstancias, siendo consciente que gran parte de los oídos se taponarían ante las palabras de Eliot y que las miradas se centrarían en ella. Pero igualmente hizo ese sacrificio por el padre de sus hijos y aceptó con resignación ser compadecida por los ciudadanos y ser incomprendida por la mayoría. ¿Pero qué clase de persona se puede esconder tras una mujer como esa?

The Good Wife, que se estrenó ayer, da la respuesta: una mujer fuerte, resentida, inteligente y con altos valores familiares. Una mujer que tras soportar los flashes tuvo que reconstruir su vida y que, seis meses después, empieza a trabajar en un bufete de abogados para ayudar a su marido a salir de la cárcel. Ya es casualidad que Silda Wall Spitzer también estuviera licenciada en Derecho y además por la Universidad de Harvard.

En la ficción Julianna Margulies es la encargada de comenzar ese nuevo camino con el marido entre rejas. Un personaje que para cualquier actriz es goloso, ya que parte con mucha sustancia pero requiere mucha presencia. Y Margulies, que se la clavó como abogada la temporada pasada con Canterbury’s Law, da el pego como Alicia Florrick con su físico duro con el que quiere despierta ternura y transmite el desconcierto con la mirada, por tener que enfrentarse a un caso tras pasar 14 años sin pisar un juzgado y también por encontrarse a sí misma tras ser La Buena Esposa. Y en el bufete hay quien quiere ponérselo fácil y también quien quiere aprovecharse de sus flaquezas.

Pero detrás de este gran personaje, que sólo de verla en la conferencia de prensa inicial ya se te mete en el bolsillo, no hay un drama familiar como se podía intuir por algunas promos. La infidelidad (y la trama de corrupción que salpica a Chris Noth, el cónyuge, ideal para el papel) era el cebo y la premisa, pero el procedimiento luego es otro. Y me alegro. Aparte de los fiscales de Ley y Orden no hay nada sustancial a lo que agarrarse y David E. Kelley ha sido borrado del mapa tras el fin de Boston Legal y la renuncia de la NBC de comprar su nuevo Ally McBeal, Legally Mad.

El estilo es sobrio y la excusa inicial, además de la adecuada interpretación de la actriz, le da una dimensión humana que siempre valoro en esta clase de series. Pero lo mejor es comprobar que no intenta ser una procedimental cualquiera, sino que se toma en consideración a si misma y quiere dejar su propia huella con agilidad, profundidad y un guión con buen ritmo y mejores líneas. Ver este piloto es casi como ver una película de 45 minutos. Se toma muy en serio a si misma. Y en los pequeños detalles de los secundarios (donde está Christine Baranski) se intuye que The Good Wife irá creciendo, a la vez que lo hará la abogada. Qué ganas tengo de ver cómo llevará su próximo caso.

12 comentarios:

satrian dijo...

Julianna Margoulies maravillosa, aunque en el poster me siga recordando a Famke Janssen, la escusa por la que esta hecha la serie desaparece pronto, para ver una trama de abogados, espero que se equipare algo más en el resto de episodios, me ha gustado y seguiré con ella.
Sorpresa me he llevado cuando he visto a "Grams" de Dawson Crece, de los otros secundarios me quedo con su jefe el Dan de Sports Night, que por cierto el principio a su entrada en el bufete me ha recordado a los diálogos de pasillo de El Ala Oeste de la Casa Blanca.

ALX dijo...

Lo que a ti te ha gustado ha sido lo que a mi me ha decepcionado. Esperaba que tirasen hacia el drama familiar y al final ha resultado ser un procedimental de abogados.

El piloto no está mal, pero tampoco es especialmente destacable. Es una serie da abogados como las de siempre, que eso no tiene que ser malo, simplemente no me llama la atención.

DIEK WATANABE dijo...

Si hay dos tipos de series con las que no puedo, estas son, Las de médicos, y las de abogados. Demages me sorprendió gratamente, porque huyo de las tramas procedimentales para agarrarse a los personajes. Pero si decís que esta no es así, mejor me quedo en casa. La buena esposa no es para mí, prefiero a las malas como Gleen Close.

Saludos.
http://hablemosenserie.blogspot.com/

Alejandro A dijo...

pues me has convencido de ver la serie, de por sí me estaba tentando pero al leerte me han dado de checarlo, ya después te digo que me pareció

Rubén León dijo...

Buenos días, mi nombre es Rubén y soy el community manager de SensaCine. ¿Podrías facilitarme tu e-mail para ponerme en contacto contigo? Es para una propuesta sobre la sección de TV del portal. Mi e-mail es rleon@sensacine.com. Gracias.

Adri dijo...

A pesar de lo que se ha dicho de ella, no me llamaba en exceso esta serie. Luego vi las criticas positivas y decidí ver el piloto... y entonces fue cuando empecé a leer comentarios de bloggers que dicen que es serie de abogados con su drama y demás... y otra vez cambié de opinión. No soy de series de abogados salvo excepciones.

Pero bueno, como me la han comparado con procedimentales como The Closer o Medium, le daré una oportunidad.

Crítico en Serie dijo...

Satrian, tienes razón en que parece Famke Janssen. Clavadita ;) Y yo también me quedé flipando cuando vi a la abuelita de Dawson Crece como suegra. ¿Pero no crees que parece que no haya envejecido?

ALX, se podía intuir que no sería un drama familiar porque era CBS. Por eso me extrañaba hacia donde iría la serie. Y aunque hay una especie de manía hacia este género televisivo, yo lo agradezco. Es variedad y su visionado requiere otra condición mental. Es dejarse llevar, sin tener en cuenta lo que iba antes. Y aunque cada episodio se pueda ver por sí solo, tampoco quiera decir que sea peor. Por otra parte, he de decir que no me ha parecido como cualquier otra. Tiene mucha personalidad ya desde un principio.

Diek Watanabe, Damages no la considero una serie de abogados aunque en ella haya picapleitos. Un ejemplo de lo poco que importaba era, por ejemplo, que los casos los acaban olvidando con el tiempo. Pero bueno, es cuestión de gustos. Y si no te gustan las series de abogados ni médicos, no te acerques a esta. Yo justamente considero que son las dos temáticas mejor aprovechadas de la televisión. Dan para mucho.

Alejandro A, pues pásate por aquí cuando hayas visto el piloto y ya me dirás que te parece. Yo estoy encantado, también porque no esperaba mucho.

Crítico en Serie dijo...

Adri, yo te recomiendo que le des un vistazo. Hay procedimentales mediocres, como los CSI (aunque Las Vegas al principio fue muy novedosa), El Mentalista, Lie To Me... pero esta se acerca más a lo que tú dices, a un The Closer. Aunque estas dos series no tienen nada en común, aparte de gozar de grandes protagonistas y elevar el listón. Que conste, sin embargo, que toda esta opinión proviene del piloto y, como digo en la entrada, me pareció casi una película. Y como bien destaca Satrian, te reencontrarás con la abuelita de Jen de Dawson Crece.

MacGuffin dijo...

Tengo curiosidad por ver el regreso de la Margullies. Si es procedimental bien hecho, no hay problema. El caso es que he leído unas declaraciones de los showrunners diciendo que quieren ir escorándola poco a poco hacia el drama familiar, así que habrá que esperar acontecimientos.

Crítico en Serie dijo...

MacGuffin, pues diría que era la crítica del New York Times que decía que cada vez se aboliría más el drama familiar. No sé cómo irá la cosa. Pero yo creo que si les funcionan los casos episódicos, va a quedarse así. Es la CBS, que busca que las series sean efectivas por encima de todo. Si por ejemplo Castle fue el estilo procedimental de la ABC, The Good Wife es el procedimental que intenta desmarcarse de los demás de la casa.

Danizur dijo...

Luego de ver varios capítulos de la serie y disfrutarla, me dispuse a buscar comentarios sobre ella y encontré este Blog. Me gustó mucho la serie, me parece que al drama le agregan el componente procedimental de la profesión de ella, pero solo para ratificar actitudes, valores, capacidad natural y ese carisma que muestra el personaje ante cada reacción. Cada capítulo sirve también para discutir aspectos vinculados al género y, por eso, me llamó la atención de que nadie mencionara al personaje de Kalinda, la detective. Me parece que es excelente como la contrafigura de Alicia Florrick y muestra muy bien los cambios de actitud hacia ella capítulo a capitulo. Una extraña Watson. ¿O será Sherlock? Me parece también muy lograda la relación entre Alicia y su suegra. Logran que uno fluctúe entre la pena y el odio hacia esa vieja. Tal como lo puede sentir la misma good wife. Diane, Cary, Peter y Will son personajes más predecibles y que hemos visto en alguna otra serie. Pero el resultado final es atractivo y ya uno se imagina la segunda temporada.

Crítico en Serie dijo...

Danizur, a Kalinda y todas sus cualidades ya hay mucha gente que las ha mencionado. Por ejemplo MacGuffin en su blog. Es cierto que es fantástica como personaje y, por lo que se está intuyendo últimamente, ejercerá un papel importante en la resolución del caso del marido. Cada día estoy más hipnotizado por como llevan la parte serializada y temo que el final será inmenso.