lunes, 21 de septiembre de 2009

Souvenir Catódico: Los Emmys, las estrellas y los tiempos que cambian

Again & again: La televisión no está hecha para los premios. El funcionamiento en temporadas de las obras de arte catódicas obliga, por ejemplo, a que veamos subir cada año los mismos personajes en la tarima de los premiados. Mad Men y Rockefeller Plaza se llevaron los galardones a las mejores series pero lo que da más sensación de dejà vu es contemplar otra vez a Brian Cranston y Glenn Close con el Emmy en la mano (por más que ella sea tan buena oradora como zorra malvada). Suerte de instantes como el protagonizado por Kristin Chenoweth, que le dan al show una emoción más propia de los Oscars (Criando Malvas no se merecía la fulminación, pero desapareció con clase), o de Tina Fey, que se debe escuchar con una libreta y un boli ("We want to thank our friends at NBC for keeping us on the air … even though we are so much more expensive than a talk show"). Esta vez, sin embargo, aprendí la lección y me fui a la cama antes de que empezara la gala: si la cantadísima e injustificada victoria de Toni Collette y la esperada derrota de Neil Patrick Harris son las sorpresas de la noche, más vale dormir ocho horas.





Divas: Los medios de comunicación estadounidenses no paran con el show de Jay Leno. Es, en parte, el fin de la era de las networks y también significa el hundimiento del mítico Tonight Show que ahora presenta Conan O’Brien. No obstante, por más que algunos se preguntaran quién acudiría al programa de O’Brien teniendo menos repercusión que su lead-in, si en algo salen ganando los mitómanos es en estrellas y entrevistas. Esta semana, por ejemplo, se pudo comprobar la aureola de American sweetheart que rodea a Jennifer Aniston en el late night y Courteney Cox reconoció haber tenido piojos recientemente y sentirse atraída por Zac Efron (gracias a Dios que alguien mayor lo reconoce). Y en el programa de Leno las estrellas demostraron de qué pasta están hechas: la chillona Drew Barrymore se quedó en un intento de simpaticona (como siempre) y a Jerry Seinfield sigo sin verle la gracia desde este lado del Atlántico. En cambio, Tom Cruise y Cameron Díaz compartieron plano y química en un corto interrogatorio en el que sobró el presentador. Verlos sonreír da para un programa entero. Claro que la revelación, de cuantos he visto (y sin tener en cuenta a la jovencísima tenista Melanie Oudin), es Megan Fox. Los tabloides y rumores sobre la secuela de Transformers ya pueden acusarla de vedette cretina e intratable, que se metió al público y al mismo Conan en el bolsillo. Su táctica para no dejarse llevar por el pánico en los aviones es antológica (recomendación: bajaros el torrent). Y el sábado, a ver cómo se lo monta con los chicos del Saturday Night Live. La cosa promete.

Katrina: Como deja claro este souvenir televisivo, los vientos cambian y un huracán se acerca a la programación americana. La NBC ha sido la primera en rendirse a la fragmentación de la audiencia y, ante los desastres que cosechaban, prefiere hacerse con un pequeño nicho con Leno. ¿Será el principio del fin? La página TV by the Numers apunta que las grandes cadenas perderán un 10% de la audiencia y los usuarios anuncian una posible catástrofe: la posible desaparición de The CW. Y lo peor es que, ante los números que está cosechando con sus estrenos, a nadie le extrañaría.

9 comentarios:

satrian dijo...

Cuando acabe esta temporada de Sobrenatural, que pase lo que quiera con sobrenatural.
Tina Fey Awesome.
Y Ricky Gervais un crack.

NEWS SOCIETY NETWOR dijo...

De los Emmys mejor ni hablar, mas de los mismo.

Sin duda la televisión americana se enfrenta a tiempos dificiles y debera tomar desiciones para hacer frente no solo a la fragmentación de la audiencia sino tambien a una crisi economica que aun afecta a las grasdes corporaciones de la comunicasión, incluso una de las empresas propietarias de NBC UNIVERSAL esta pensando en vender su participación.

En cuanto a la CW, es una situación que no logro comprender, no se como una cadena puede apostar por un publico de mujeres jovenes cuan sus mayores audiencias son gracias a Supernatural y Smallville que son series que van mas a un publico masculino, Sin embargo siguen apostando por dramas adolescentes que si bien no son malos, no logran llamar la atensión del publico. La unica forma de salvar a CW es que realicen un relanzamiento de la cadena y comiencen a apostar a un publico ms competitivo. He oido que Warner estaria pensando en comprar la participasión de CBS Paramount y darle un giro al canal, aunque solo son rumores.

Nota: me quede esperando tu analisis sobre Beautiful Life, lastima las audiencias porque la serie no esta nada mal.

saludos.

Crítico en Serie dijo...

News Society Network, la CW no creo que tenga solución. Refundar un canal dos veces creo que ya sería demasiado retorcido (recordemos que este ya es el resultado de una fusión fallida).

Con respecto a The Beautiful Life, estoy esperando al segundo episodio para opinar. Más que nada porque el piloto fue el tráiler más un poco de relleno. Pero no me disgustó como placer culpable. Con Mischa Barton y Nico Tortorella, sin embargo, era imposible que no me atrajera.

DIEK WATANABE dijo...

Sigo sin entender a los Emmy. Teniendo la oportunidad de repartir el éxito entre varios candidatos que lo merezcan, al año siguiente ¿cómo puede ser que premien a un mismo actor por hacer el mismo papel varias veces?

Alejandro A dijo...

realmente creo que no me importa que desapareciera la CW, sentiría lastima por Gossip Girl que es el unico show que veo de la cadena, ah y supernatural pero esa me quedan cuatro temporadas

ALX dijo...

Con lo que fue The WB, por mi CW podría hundirse en un pozo sin fondo. Aún así, también se rumorea que su salvación pueda estar en el cable.

Rebeca Sánchez dijo...

Hola tienes un meme en mi blog pa seguir, animo

Anónimo dijo...

¿Como que supernatural está dirigida a un público masculino?? ¿Tu has visto a los protagonistas?
La mayoria de los fans de supernatural son chicas, solo hace falta ver las convenciones...

No entiendo que digas que la victoria de Toni Collette sea injustificada. Está fantástica como Tara y compañía.

MacGuffin dijo...

Puntazo con Neil Patrick Harris reconociendo en el número musical de la gala que estando ahí Jon Hamm, a él no le interesa Cristina Hendricks :)