domingo, 13 de diciembre de 2009

The Amazing Race 15, una carrera decepcionante

La telerrealidad no tiene guionistas y, por lo tanto, se pueden mover unos cuantos hilos, provocar algunas situaciones, pero no se puede controlar del todo al pequeño crío. El resultado final sólo depende de cómo se conjugan los factores y aquí el programa no puede hacer nada. Se emancipa. Y la decimoquinta temporada de The Amazing Race, a pesar de tener un cásting en principio prometedor, ha desilusionado. Los personajes los tenían, pero quizá las fichas no se han acabado de mover como cabía esperar (y a partir de aquí llegan los spoilers).

Primero de todo, digo personajes pero en realidad el programa no va al recurso fácil de coger a cuatro tarados (como sí hace Tyra Banks). Sencillamente sucede que, bajo situaciones estresantes, las personas sacan a relucir caracteres imprevistos y también ponen a prueba sus filias y fobias. Para poner un ejemplo, sólo hemos tenido esta temporada el momento manguitos de piscina, que tuvo lo suyo, pero recordemos el año pasado y las clases de nado de las baloncestistas y también esos negados chinos. No hay punto de comparación.

Pero TAR no sólo es un cúmulo de crisis catastróficas al estilo dos chinos perdidos en el bosque. Las personas deben convertirse en personajes, a base de carisma, la relación entre los integrantes del equipo y también con su alrededor (y cómo se comunican con los extras de la calle). Y aquí les salió el tiro por la culata.

El curso anterior puso el listón alto: había una cheerleader poseída, el sordo siniestro, las baloncestistas meonas, el padre e hijo gays, y esa pareja de chinos que se alzaron con el triunfo y a los que animé en todo su trayecto. Eran personas corrientes que reaccionaron a las circunstancias y ayudaron a desarrollar un relato, que es lo que se debe configurar a medida que avanzan las pruebas.

Los concursantes de este año, sin embargo, han sido correctos pero sin sobresalir. Los ganadores, los rubiales perfectos, han sido unos grandes competidores pero tanta corrección en la ejecución de sus tareas ha minado el concepto de entretenimiento. Y en cierto modo no se ha visto una progresión a medida que avanzaba el programa: el espíritu de la carrera, a medida que avanzaban, no se ha intensificado y no hubo excesiva tensión. Además, tuvieron la mala suerte que las parejas que más seducían a la cámara desaparecieron demasiado pronto: el chico con el síndrome de asperger y su amigo eran una pareja muy interesante, y las jugadoras de poker eran increíblemente televisivas.

Así que, como balance, diría que ha sido una edición correcta, porque el formato es excelente; pero para nada ha sido sobresaliente. Siempre nos quedarán los manguitos, la combinación de la maleta y ese momento Franz que era para pegar al Globetrotter. Pero no ha habido momentos ni muy emotivos, ni pruebas memorables, y los amantes de la cámara que podían aguantar el discurso televisivo, se esfumaron por desgracia de los productores. El riesgo de la telerrealidad.

8 comentarios:

marijose dijo...

Coincido bastante en tu comentario sobre TAR. A mí en la Final me daba igual quien ganara (aunque la Miss America era insoportable) y eso es lo peor que puede pasar en un reality. Eso sí, creo que en esta edición tanto las localizaciones como las pruebas fueron muy superiores en todos los sentidos a la edición anterior (hubo mucho contraste y originalidad), pero el cast lo deslució.

Mis favoritos tb eran el chico con Asperger y su amigo (una eliminación totalmente injusta) y las jugadores de poker (que deberían haber luchado más porque originalmente esa etapa era no eliminatoria y lo tuvieron que cambiar por su abandono).

Ahora mismo se está rodando TAR16... veremos qué nos depara...

anade dijo...

A mí esta temporada también me ha parecido bastante floja comparada con la anterior. No había ni un sólo concursante interesante y tampoco ha tenido ningún momento especialmente memorable (aparte del de los manguitos).

Mis favoritas eran las jugadoras de póker, pero una vez que fueron eliminadas me pasé al bando de Ericka, que a veces parecía la reencarnación de la cheerleader malhablada de la temporada anterior.

Crítico en Serie dijo...

marijose, me sucedió lo mismo: me daba igual quién ganara. No fue como el año pasado, que estabaa tensísimo a la espera de que ganaran los chinos (que no eran muy especiales, pero para mí tenían ese algo que les diferenciaba, con su educación y sonrisa). ¿Y la etapa de las jugadoras de póker no era eliminatoria? Si te tengo que ser sincero, aún estoy flipando con la poca fuerza que tenían ese par en los brazos.

anade, aunque la Miss America haya causado tanto rechazo, yo la encontré ciertamente entrañable. Junto con él, quería que ganara el concurso. De hecho, él se merecía un millón de dólares de tan buen marido y paciente que era.

Celiamayo dijo...

Ja,ja,ja... yo también iba con el chaval con asperger y su amigo. Me parecían geniales, con un puntillo... Deberían haberles permitido ir a por el pasaporte después de la carrera, y no obligarles a perder.
De la miss america negra solo me gustaba el marido, que era un encanto (al más puro estilo de joey, el marido de Allison en Medium). Ella era super inutil para las pruebas, y muy irritante.
Los hermanos gays eran muy monos, pero la sangre no acabo de llegar al río con los baloncestistas.
Que por cierto, que verguenza esos globetroters o como se diga, tomar una penalización de 4 horas, por no ser capaces de juntar 4 letras.
He echado en falta la prueba final de rememorar las etapas anteriores, y que ya no pisan por África, desde hace al menos 2 o 3 ediciones. Supongo que se esta poniendo muy peligroso llevarlos allí.
Este año ha habido the Amazing Race Latinoamerica, que no se si habreís visto. un poquito descafeinada con relación a la norteamericana, porque no salen del continente. Aun así muy buen casting, con algunos parejas very bitches.

Crítico en Serie dijo...

Celia, opino lo mismo del marido de Miss America. El marido era un trozo de pan entrañable y que personalmente encontraba bastante atractivo. Y aunque ella era irritante e irritable, como pareja me caían bien. Que llevara la batuta de una forma tan descarada también me hacía gracia (y más en contraste con ese imbécil que por suerte eliminaron a la primera de cambio, que tenía muy poco cerebro y mucho bícep).

El momento Franz, como tú dices, es una vergüenza. Si te paras a pensarlo, ¿cómo se pudo estar 2 horas y media intentando conjugar 5 letras!? No hay tantas posibilidades! Y siempre es mejor que acabar penalizado cuatro horas! Ese chico era estúpido en demasiados sentidos (pues también cabe recordar el momento maletín, muy oligofrénico).

Y no tenía ni idea que había un Amazing Race Latinoamerica. ¿Quién lo emite? ¿Es en español?

Celiamayo dijo...

mira Amazing Race latinoamerica puedes descargarlo aquí:
http://discoverymx.wordpress.com/2009/09/21/amazing-race-1/
Te pongo el link al primer capítulo, ten cuidado de no comerte ningún spoiler. En la misma página siguiendo el tag "the Amazing Race" te salen los demás capítulos.
También puedes bajarla de esta otra:

http://bladegunsubs.blogspot.com/search/label/The%20Amazing%20Race%3A%20Latinoamerica

Una pena que no hayan contemplado dejar participar a españoles, je,je,je... yo me habría postulado voluntaria.
Yo destacaría dos parejas, los argentinos (Tamara y Matias), la gente más bitch que he visto en mi vida. dieron unos momentos excelentes al programa.
Y la pareja brasileña (Ana y Rodrigo).
Bueno, si la ves nos haces un post y la comentamos, je.je,je...

Crítico en Serie dijo...

Celia, a ver si este fin de semana me animo a bajarme algo de la versión latinoamericana. Aunque te debo reconocer que estoy alucinado con tu sugerencia. Es de lo más friki que me han recomendado. ¿Será que no estoy acostumbrado a mirar el mercado latino?

Celiamayo dijo...

Ejemm, yo hace mucho tiempo que cruce el umbral de lo friki, y no hay mercado televisivo que me asuste, je,je,je...