martes, 23 de febrero de 2010

La generación perdida

La pintura es quizá el arte que ha asimilado de una forma más visible que para expresar una emoción a menudo se ha de borrar parte de la realidad. Los cuadros de Jackson Pollock, por ejemplo, pueden ser interpretados como una tomadura de pelo casi arbitraria, sin embargo yo cuando me hallé delante de algunas de estas obras no pude evitar notar un nudo en el estómago. No había ni un reflejo de la realidad en esas manchas, pero lo que transmitía era bien real.


En televisión, por ejemplo, Skins podría ser interpretado como una visión desfasada de lo que es el mundo adolescente. A ratos surrealista, con un discurso que pasa del relativismo al existencialismo en cinco minutos, que retrata un círculo social enfermizo y a menudo inverosímil, y sobre todo exagerado. Pero en cada uno de los relatos que presenta, desde el protagonista Tony a la secundaria Jal, están esos sentimientos que a menudo pasan de largo por las otras obras de la misma índole. No es un reflejo fidedigno de la realidad, pero las emociones que transmite son bien reales.


Este cuadro audiovisual comprende la esencia de la adolescencia, un viaje de ida para el que estos chicos no tienen un mapa. Las hojas de ruta que trazaron los adultos, antes de concebirlos, ya no les sirven, pues ni sus propios padres son capaces de acordarse de su propio viaje. Ellos, de vuelta, han olvidado la magnitud de las emociones y sólo recuerdan lo que ha quedado en ellos de esos días, en lugar del proceso que les ayudó a forjarse en la madurez.


Lo podrida que está la juventud inglesa es una de las interpretaciones que se le pueden hacer a Skins, que culpabiliza de una forma visceral a los padres. Pero en cada episodio, con cada polvo autodestructivo de Cassie, con las inseguridades de Michelle, la no-personalidad de Syd, las pastillas que se toma Chris y las responsabilidades que ejecuta Jal, se muestran las distintas formas de crecer y también de bordear la muerte, que es también el método para reafirmarse en la vida.


Entre ellos, sin embargo, resalta el personaje de Tony, el protagonista, un Dorian Gray contemporáneo, que consciente de su atractivo, no se niega nada y se toma a sus amigos como un grupo de teatro que debe entretenerle. Nadie escapa a su batuta. Y su camino de manipulación, destrucción y redención exalta el verdadero valor con el que juegan todos ellos: la juventud, el tesoro del que él es plenamente consciente y que utiliza a su favor.


Este post se basa únicamente en la primera generación, o sea, las dos primeras temporadas. La siguiente, protagonizada por Effy, no tiene nada que ver. Ya llegará un día de estos algo al respecto.

17 comentarios:

WATANABE dijo...

Todavía no la he visto, pero lleva rondándome la cabeza varias semanas. Incluso ya tengo preparados un par de episodios. Este post es el último empujón que me faltaba para decidirme a verla. Ya te contaré que tal me ha ido con ella.

Un telespectador más dijo...

Yo solo he visto la primera temporada, y nose, no me ha terminado de conquistar, quizás porque iba con uans espectativas altísimas después de tantas alabanzas...

Eso si, Cassie me tiene enamorado :p

Saludos!

Alex dijo...

Skins se camina perfectamente entre el hilo que separa la ficción y la realidad. Sí, se sirve mucho de la exageración al retratar las situaciones y personajes pero lo soluciona con una lectura de estos y sus consecuencias totalmente verídico.

Eso, y la gran banda sonora que utiliza, claro ;).

Iria dijo...

Indudablemente una de las mejores series de televisión que he visto. Original, atrevida, diferente y que te hace sentir algo por sus personajes.
Aunque la 3ª y 4ª temporada no sean lo mismo... yo sigo esperando cada semana un capítulo nuevo.
Por lo menos saben donde parar... No como en España que nuestros "niños" siguen en el instituto con 25 años.

Yorch dijo...

A mí Tony era de los que más me gustaba de esa generación junto a la gran Cassie.

Nada que añadir a la entrada, me ha gustado bastante.

Mina Harker dijo...

Una grandísima serie, con unos grandísimos personajes. Quizá lo que más me gusta de esta serie es que, aunque las situaciones sean todo lo surrealistas que quieras, las reacciones de ellos no lo son. Resulta una mezcla bastante curiosa y muy interesante.

Y además de eso, pues que tiene unos pedazo de personajes. A mí Cassie me tenía enamorada perdida. Chris me parecía la cosa más achuchable del mundo. Sid (tengo amigos que no lo tragan xD) de tan normalico que era, consiguió que le acabara cogiendo bastante cariño. Maxxie era un chute de positividad y buenrollismo continuo (del bueno, no del cansino y malrollista xD). Y Tony simplemente era muy muy grande. Fíjate que en la vida he entendido qué le ve la gente a este chaval (me parece feo de narices), pero aun así podía entender que manipulase a todo el mundo como le daba la gana, porque con el carisma que tiene el personaje, lo difícil habría sido que no lo hiciera.

En fins, que disfruté muchísimo con la primera generación (aunque también llorase como una magdalena).

Los personajes de la tercera y la cuarta temporada también tienen su aquel, y la verdad es que me sigue pareciendo una serie enorme y sigo disfrutando como una enana con sus capítulos. Pero es diferente. No peor, solo distinto.

Eros dijo...

Skins lleva el sello de una generación marcada por los cambios. Cambios que son asimilados por unos y otros de maneras distintas. Skins es el retrato de un grupo de personas obligadas a crecer, pero que se niegan a hacerlo. Es sociedad. Es el arrastre. Y cuando se arrastra obligatoriamente terminarás con rasponazos.

Crítico en Serie dijo...

Watanabe, te entiendo. Yo me descargué dos veces la primera temporada antes de verla. Siempre me daba pereza. Pero Misfits me ayudó a darle una oportunidad y no me arrepiento. Que conste, sin embargo, que yo soy fan del género teen. Me cuesta muy poco engancharme. Eso sí: esto es de calidad. Va más allá de su género, en cierto modo.

Telespectador, mientras que digo que Tony es de los mejores personajes que he visto últimamente, tengo clarísimo que Cassie es de las más entrañables.

Alex, lo que me ha gustado mucho también es que la relación amorosa que guiaba bastante la serie (Tony y Michelle) empezó al revés. Un riesgo que me sedujo, sobre todo por cómo supieron llevarla sin contradecirse jamás.

Iria, las producciones españolas siempre son "3 en 1". Por cada buena idea que tienen, te meten cuatro de horribles, lo amasan todo con un culebrón insufrible, y cada capítulo tiene más metraje, personajes, historias y giros que los que debería tener la temporada completa. España en este sentido bebe mucho más de la América Latina que de la industria anglosajona.

Yorch, pues supongo que gracias.

Mina Harker, yo creo que el personaje más infravalorado es el de Jal. Por el simple hecho de que es 'normalita' todo el mundo la pasa por alto, y era muy pero que muy sólido. Y a mí Nicholas Hoult (Tony) me parece atractivo. Tiene algo. Y supongo que Tom Ford le vio lo mismo, pues lo puso de estudiante universitario que intenta ligar con Colin Firth en Un Hombre Soltero. Eso sí, le pone un jersey rosa que no hay por donde coger. Le queda fatal.

Eros, pero si se niegan a crecer es porque no les gustan sus referentes. Para convertirse en sus padres, prefieren no evolucionar.

tatiana dijo...

Hola!!!
Buen día mi nombre es Tatiana soy administradora de un directorio de webs y blogs, estuve visitando tu página y
me parece muy interesante, me gustaría contar con ella en mi directorio, si así lo deseas no dudes en escribirme
tajuancha@gmail.com
Un beso. Saludos.

AgenTV dijo...

Es una serie adolescente muy madura, me encanta.

Una cosa que no me convence del todo en Skins es su visión sobre los personajes adultos, demasiado caricaturizados. Sí, en parte es necesario plantear a los adolescentes como los cuerdos y a los otros como locos para que el relato funcione mejor, pero a veces se pasan (el mafiosillo de Syd es insoportable).

La mejor de la primera temporada para mí es Cassie, sin duda. Pero es muy cierto lo que describes del papel de Tony como el que lleva la batuta.

Mención especial para el momento musical del último episodio de la primera temporada, así como del musical del 2x02.

Ah! y no podías haber cogido mejor foto :P

Crítico en Serie dijo...

AgenTV, opino lo mismo del mafiosillo de Syd y tienes razón que los adultos son estereotipos muy bestias (se podría intuir que los padres pasan de los hijos, pero sin ser taaaaan obvios). Sin embargo, como juegan con los excesos, entro en el trapo.
También coincido que Cassie es lo mejor de la 1ªT y es mi favorita, pero al analizar el camino de los personajes me quedo con Tony. No me gusta más porque yo siempre voy con los buenos, pero su evolución es inmaculada. Y la foto... creo que resume muy bien el atractivo de este actor ;)

Keyra dijo...

Esta entrada la he leído justo en el momento adecuado XDD Bueno aunque no hables de la 3ª y 4ª temporada he de decir que el episodio de ayer de Skins me llegó mucho y me puse a recordar buenos tiempos XDD

Yo Skins la miraba al principio con recelo. Veía las promos y las vidas totalmente desfasadas que llevaban y pensaba que se iba a quedar en eso, en un retrato totalmente superficial y que yo no me iba a poder identificar ni por asomo. ¡Error! Pocos personajes me han llegado más, como dices, las emociones son bien reales. Coincido en tu preferencia por Tony, me encanta. También le debo parte de mi aprecio por Effy, sólo de pensar que en la siguiente temporada no va a haber un Stonem me da pena, aunque no tenga mucha lógica XD

Crítico en Serie dijo...

Keyra, La 3ª y la 4ª temporada ya llegarán ;)
Y sí, da pena que no haya ningún Stonem en la 3ªGeneración, pero en realidad ya hace tiempo que no hay ninguno. Effy no ha sido esa chica que se metía droga por la vena de la 1ªGeneración y, sobre todo, lo que ha cambiado han sido sus padres: no han sido los mismos que nos dieron a conocer con Tony. Pero hay algo que sí hay en común entre los dos hermanos Stonem: ambos utilizan su atractivo para sus propósitos, aunque Tony tuviera las ideas claras y Effy fuera sencillamente más insegura. La diferencia, creo yo, es que Tony disfrutaba con la realidad que tenía a su alrededor y Effy, en cambio, no llega a contactar del todo con el exterior.

Marta dijo...

Sobre Effy... me parece que la cuarta temporada está estropeando lo que levantaron las anteriores, pero a lo mejor me equivoco (ojalá)y Miss Stonem renace de sus cenizas.
Las dos temporadas de la primera generación de Skins son de visionado obligatorio; jamás habia visto una serie con tanta energía, y el hedonismo y la despreocupación de Tony era una novedad muy agradable (frente a otras series en las que al protagonista le toca "ordenar" el caos que le rodea). Disfruté los diálogos y adoré a todos los personajes (Tony y Cassie eran los más originales)pero sobre todo me llamó la atención la música, personalizada al protagonista de cada episodio. Me encanta que hayan mantenido eso en la segunda generación, es una manera de dar carácter propio a cada capítulo. Una serie que desde luego no decepciona en la tercera temporada ni en la cuarta, pero esas ganas de devorarla sólo las he tenido cuando Tony lideraba el grupo. Es curioso que ni haya tenido éxito en España, pero cosas veredes, Sancho...

Crítico en Serie dijo...

Marta, Effy no podía sobrevivir de la forma que la habían presentado en las primeras temporadas. Yo también echo de menos esas pocas palabras, sus fiestas en locales recónditos y su odio hacia todo la que la rodea. Pero esto es como conocer a un chico interesante: cuando hablas con él, el halo de misterio que le rodea cuando es un desconocido y se fuma un cigarro con estilo, luego se esfuma. La cuestión es si, después de intercambiar cuatro palabras, puedes encontrarle otro atractivo. Y Effy a mí me gusta ahora tal como es. De hecho, La 2ªG me encanta. Le falta verosimilitud a la forma en la que se relacionan y tiene una estructura propia de su género (a diferencia de la primera), pero los personajes son muy grandes. Cook, Emily, Naomi o Pandora son geniales.

Scott dijo...

Me ha encantado la entrada! Lo has descrito perfectamente como es ^_^ De la primera generación a Tony le tenia un poco de mania :P mis favoritos era Cassie sobre todas las cosas, y bueno en la segunda temporada ya fueron Jal, Chris, Maxie,Effy y Cassie obvio xD

Esta serie es de mis favoritas, me ha hecho sentir sensaciones... quizas me influye más porque soy adolescente, pero eso no le quita ser una gran serie.

Por cierto, soy NUEVO SEGUIDOR!

Crítico en Serie dijo...

Scott, no sabes la envidia que me das. ¡Cuánto me hubiera gustado haber vivido Skins siendo un adolescente...! (Bueno, aunque en cierto modo nunca he perdido mi capacidad de vivir este género como si tuviera 16 años ;) )