lunes, 8 de marzo de 2010

How To Make It In New York

A finales de los noventa, Carrie Bradshaw nos hizo un tour casi pornográfico por Manhattan. Ella pagaba un alquiler de renta antigua en la 72 con Lexington, atiborraba su armario de manolos, vivía de taxis y tenía siempre un vestido nuevo para el acontecimiento nocturno del día. Nunca hubo mayores explicaciones, que tampoco quiere decir que esa visión de Nueva York, repleta de inauguraciones, buenos bolsos y bares que sobrepasaban el concepto de cool no existiera.


Sin embargo, el retrato de Sexo en Nueva York también fue en parte negligente. Marcó, sin darse cuenta, las pautas de lo que sería desde entonces la visión oficial de la Gran Manzana, un paraje exótico para todos aquellos que no hubieran estado y sobre todo muy distante. Y lo peor es que nadie se atrevió a contradecirla, que tampoco era necesario, o matizarla.


La escuela anterior de Manhattan (Friends, Ley y Orden) tampoco había argumentado mucho lo que era el estilo de vida de la city, y la posterior, la de El Diablo Viste de Prada, Gossip Girl y Dirty Sexy Money, en lugar de cuestionar las bases, las reafirmó con más énfasis. Pero al pisar el Soho, el Village, Hell’s Kitchen o cualquiera de los East-Sides, uno se da cuenta de algo: que alguien se había olvidado de contarnos que nosotros también encajaríamos allí.


How To Make It In America responde, en cierto modo, al paradigma de Carrie. No refuta todas las ideas planteadas por la musa de la HBO (también padre de esta nueva serie), pero añade algunos matices. O sea, Manhattan sí es ese retrato plagado de inauguraciones, fiestas en pisos y dirty martinis, pero también es esa ciudad donde hay badulaques de propietarios curiosos, donde el arte está en las paredes, donde la mitad de los locales son andrajosos y con una comida aún más grasienta, y donde hay literalmente de todo: vendedores ambulantes, indigentes en cada esquina, partidos en las canchas de básquet y chavales en las pistas para los skaters. Donde es tan guay ir con unos manolos como llevar gorra y una cadena alrededor del cuello.


Y los protagonistas de esta obra, sin contestar claramente a la pregunta de “¿y cómo diantres pago el alquiler?”, por lo menos no dan por sentado que cada mes tienen un techo bajo el que dormir. Bordean la bancarrota y, con apuros, trabajillos y comida basura, sobreviven. Pero como dejan claro los títulos de crédito y las fotografías que intercalan las escenas, el premio de levantarse cada día en una de esas calles numeradas vale la pena.


Así que, si os gustó New York, tenéis que verla. Es como pasearse por su asfalto humeante, o entrar en esos pisos imposibles, donde un pasadizo es el comedor y un armario es el dormitorio. Ofrece de una forma tan auténtica esa esencia, que verla produce un placer casi sexual. Y siento no haber contado de qué va la serie, si es una comedia o un drama, y no haber comentado que por fin nos reencontramos con Bryan Greenberg y Shannyn Sossamon. En realidad esto no importa, pues How To Make It In America es Manhattan por encima de todas las cosas.


No hay mejor forma de enseñar lo comentado que viendo los magníficos créditos. HBO, la has clavado:


15 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Nada que añadir, suscribo totalmente tus palabras. Una gozada poder disfrutar de New York de este otro modo.

Saludos!

WATANABE dijo...

La tengo anotada, pero es que a mí la HBO me tiene totalmente embobado. También podemos disfrutar de otra New York más decadente post-11s en Rescue me. Esos bomberos se hubieran descojonado de la Bradshaw y sus manolos.

MacGuffin dijo...

Los créditos son una pasada, la verdad. En White Collar también le dan mucha cancha a NY, pero lo suyo es más de postal.

anade dijo...

La has vendido tan bien que es imposible no sentir curiosidad por ella. A ver si esta semana tengo un rato y le doy una oportunidad. :)

satrian dijo...

Música, NY y Shannyn Sossamon las razones para ver esta serie, espero que el argumento me enganche un pelín más, pero sigo esperándola semana a semana.

Crítico en Serie dijo...

Watanabe, Rescue Me es Nueva York... pero de no ser por el trauma que les supuso el 11S ni tan siquiera te darías cuenta que está ambientada allí. Por cierto, que me has recordado que tengo que ver la quinta temporada. Supongo que la dejaré para el verano.

MacGuffin, sí, White Collar también adora NYC. Pero esta... ay. Cada vez que veo un capítulo, huelo la ciudad. No podría describir exactamente como es ese olor, pero Nueva York huele distinto a cualquier lugar. Seguramente a comida rancia y humedad.

Anade, no me haces caso y al final me enfadaré ;)

Satrian, Shannyn siempre me ha dado un poco de pena. Con Destino de Caballero, que por cierto es insufrible, Heath Ledger se labró una carrera y ella, en cambio, pasó por unos cuantos subproductos, luego a papeles meramente simbólicos y desde entonces estaba desaparecida.

Estar en las nubes dijo...

Con Sexo en Nueva York pasaba como con el Hola, te fascina pero sabes que es mentira. Lo que pasa que esa mentira a veces se convierte en el negativo de lo que no se quiere contar. No sé si me explico, como cuando el No-Do nos mostraba la España oficial.

Ostebi dijo...

NY huele a Hot Dog y Pretzel (es inevitable con un puesto en cada esquina) y a café y bollos (también inevitable, con un Starbucks en cada esquina). Ah, y al humo de las alcantarillas (¿Qué co*o es ese humo?). Y aunque la idea no se presente muy apetecible, se impregna en tu memoria para que siempre quieras volver.

Por cierto, no he visto la serie, pero tanta nostalgia neoyorquina me lleva derecha a descargar el primer capítulo.

Crítico en Serie dijo...

Estar en las nubes, buen símil. Aunque me da que algo de Sexo en Nueva York era completamente cierto. Lo único que, como todo en NYC, pasa un poco desapercibido mientras caminas por esas calles.

Ostebi, ese humo es inquietante. Yo al principio pensé que era algún tipo de avería. Luego me di cuenta que por todas partes salía humo del suelo. Vapor.
Por cierto, gran descripción del olor de Manhattan. Has acertado y, como bien dices, puede no sonar apetecible pero vienen ganas de volver y oler profundamente esa mezcla de comida rápida. Espero que te guste la serie . De momento, creo que es la mejor para el mono ;)

Eros dijo...

Vengo yo a gafapastear un poco.

Es increíble lo bien que se le da a ciertas cadenas la escogencia de aquellos productos que saldrán al aire. Me encanta que HBO "comience" su nueva Temporada 2010 con How to make it in America. Signo de que (otras) buenas cosas están por venir. Cosas grandes. Cosas con potencia. HBO, por no decir más.

HTMIIA es la parte emocional de NYC. Así como Sex and the city era la genital. O al revés. O ambas cosas. En fin, HTMIIA es viajar a pie y no en taxis amarillos. Entra por tus sentidos. En olores, en sabores, en colores y sonidos.

Particularmente me está encantando y aunque por alguna extraña razón tiene pinta de durar sólo dos temporadas, la estoy disfrutando al máximo.

Sldos, amigo Pere.

Crítico en Serie dijo...

Eros, desfortunadamente también me da la sensación que no durará mucho. Un par de temporadas, máximo. Y sería una lástima. Aún no he visto en ninguna parte si está funcionando a nivel de audiencia. Espero que sí, porque aunque la comparen con Entourage, me gusta mucho más HTMIIA.

Mina Harker dijo...

A mí me costó un poquito entrar. El primer capítulo no me dijo lo suficiente como para tenerla de fija entre las que llevo al día, pero sí lo suficiente para verme el segundo capítulo. Y a partir de ahí ya sí que me ha ganado totalmente esta serie. No he estado nunca en Nueva York, pero si ya llevo años muerta por ir, con cada capítulo que veo tengo muchas más ganas de coger un avión y plantarme allí.

Y los créditos simplemente me encantan ;).

Nahum dijo...

Excelente crítica, Pere. Muy bien traída la relación con esa "escuela de Manhattan" y ese NY casi soñado.

Es una pena que a la serie le falte tanto ritmo (al menos en los cuatro capítulos que llevo vistos). Pero, bueno, suele pasar con las comedias de la HBO. Tardan en arrancar y van cogiendo fuerza...

angelchacon dijo...

La segunda temporada ha mejorado en muchos aspectos. Muy bueno tu artículo, aquí acabamos de hablar de lo mismo. A ver que te parece

http://pantallasvacias.blogspot.com/2011/11/jovenes-emprendedores-y-bebidas.html

Camila dijo...

Son muchas las veces que elijo quedarme en los departamentos en buenos aires y disfrutar de una buena serie en la tele. Hay muchas veces que llegan al país las series después de unos meses, por eso en esos casos, prefiero bajarla de internet, y verla al dia