jueves, 11 de marzo de 2010

Principales Sospechosas

Las palabras ‘remake’ y ‘secuela’, en el mundo cinéfilo y teléfilo, deben ser lo más parecido a proclamar la yihad o hacer apología del terrorismo. Como si fueran el paso previo a un seísmo apocalíptico, automáticamente surge una brigada de gafapastoides que predican la muerte en vida del séptimo arte. “¡Ya no hay ideas nuevas!”, “¡ha muerto la creatividad!”, gritan a los cuatro vientos, como si Primera plana no fuera la adaptación de una obra teatral que ya había sido la fuente de dos películas, o como si James Cameron no se hubiera superado con la magnífica Terminator 2.


Caprica, a pesar de que no haya sido lo que algunos galácticos esperaban, no ha adelantado el fin del mundo y, aunque muchos no se la vayan a dar, el probable remake de Torchwood se merecerá una oportunidad, de la misma forma que los ingleses le perdonaron que fuera un spin-off (otra palabra maldita) y que encima tuviera una primera temporada horrible. Otro trato, en cambio, se merecerá la nueva Nikita de la CW, que después de los remakes-secuelosos de 90210 y Melrose Place, ha demostrado que los refritos le salen un poquito quemados.


La traducción yanqui, sin embargo, que parece que finalmente no verá la luz será la saga de miniseries Prime Suspect (Principal Sospechoso). ¿El motivo? Como se comunicó a finales de febrero, la NBC no ha encontrado a la sustituta perfecta para Helen Mirren (que dejó el listón por las nubes). Pero es que ¿cómo se les pasó por la cabeza alzar las palomas al vuelo sin tener ya a una gran figura maniatada? Anunciar la preproducción de Prime Suspect sin tener a la detective Tennison fue como planear un rodaje sin tener un argumento o incluir osos polares en una isla tropical sin saber de dónde salen.


De hecho (y aunque sea defensor de todo tipo de adaptaciones), el proyecto apestaba desde que se filtró la noticia. ¿Era factible la creación de una Tennyson americana? Se suele presuponer que, si algo se adapta, es porque hay en la obra alguna idea que merezca otra traslación a la pantalla para que un mayor público la conozca o para reinterpretar y profundizar en el relato. No obstante, hay ideas que con el tiempo palidecen, ya sea porque la sociedad ha evolucionado o porque la propia idea lo ha hecho.


Prime Suspect entraba en ambas categorías ya sea porque el contexto social se ha suavizado (el machismo no es igual), como porque ya ha habido muestras del género que han heredado los valores fundamentales del concepto inicial (el piloto de The Closer bebe con mucho respeto y efectividad de la primera aventura de Tennison).


Y la otra característica que podría justificar un posible remake de Prime Suspect, parece que la NBC no iba a cumplirla: en lugar de planear la obra como un seguido de miniseries con intervalos de tiempo de años entre tomo y tomo, pretendía ofrecer casos semanales de cuarenta minutos. Así, lo que logró la versión original inglesa, ejercer de espejo de la realidad y proporcionar interesantes lecturas histórico-contemporáneas, se hubiera quedado por el camino. Entonces, ¿para qué adaptarla? ¿Sólo para conseguir publicidad gratuita? Para hacer esto, mejor que esta vez el remake se haya quedado en intento.

3 comentarios:

MacGuffin dijo...

Es curioso que justo esa periodicidad extraña de Prime Suspect acabara definiéndola tanto, cuando fue un daño colateral de los compromisos de Helen Mirren en el cine.

A ver si, por lo menos, con las noticias del remake más gente le da una oportunidad a Tennison, porque es realmente una gran serie, y un personaje sensacional.

satrian dijo...

Es una pena porque The Closer me encanta, y esperaba otra gran serie con una detective carismática al frente, espero que desechen del todo el intento.

AgenTV dijo...

¿Torchwood mala primera temporada? ¡Ni de coña! Todo cambia, Hadas, Volver a matar a Suzie, Capitán Jack Harkness... CAPITULAZOS!