jueves, 20 de mayo de 2010

Las canas de los Walker

Esta entrada contiene spoilers de toda la cuarta temporada de Brothers & Sisters.


Utilizar el flashforward para mandar los personajes de una ficción al futuro se ha convertido en el recurso perfecto para dar un poco de oxígeno a cualquier serial que denote signos de cansancio. Mientras que hace unos pocos años parecía revelador y sobre todo arriesgado, gracias a One Tree Hill, Perdidos y Mujeres Desesperadas, hay quien se ha dado cuenta que remover los cimientos no necesariamente provoca un derrumbe. O que cuando las cosas se dirigen a mal puerto y las ideas se agotan, no puede haber mal que por bien no venga.


La última en caer en esta moda es Cinco Hermanos. Aunque no haya habido una introducción a los nuevos tiempos como si ocurrió con Perdidos y las vecinas de Wisteria Lane, el año que viene los Walker volverán con unas cuantas canitas de más. ¿El motivo? Tanta endogamia en el clan e ineptitud a la hora de presentar nuevos personajes han provocado que, después de cuatro años, no les quede nada por exprimir.


Ante la situación, Ryan ha canalizado esta temporada el odio que bien merecía recibir la propia serie. Ha ejercido de cabeza de turco de los fallos de los guionistas que no saben cómo apañárselas una vez salen de su comfort zone. Y después de casarlos, divorciarlos, enviudarlos, despedirlos, contratarlos, enfadarlos y reconciliarlos, se les han terminado las variables por lo menos dentro de las bases que ahora mismo marcan a los personajes.


Ejemplos de la decadencia de este culebrón amable hemos tenido unos cuantos. Por una parte está ese cliché llamado Luke (que cómo anécdota servía, pero no sirve para mucho más a menos que pongan a Gilles Marini en la ducha como en la película de Sexo en Nueva York), el rollo de Narrow Lake (que se sacaron de la misma chistera en la que estaba el segundo bastardo) y los desvaríos del senador McCallister una vez abandonó la esfera política oficial.


Peor lo peor ha sido comprobar como por primer vez los personajes han deambulado sin ningún tipo de norte. Justin, un tipo sin estudios, empezó la carrera de medicina (con un compañero de laboratorio al que sí mandaría a Iraq); Kevin de repente un día decidió que no le gustaba ni la abogacía ni la política cuando siempre había estado apasionado con su trabajo; y como me comentaron mis amigas BytheWay, a veces incluso parecía que nos hubiéramos saltado algún capítulo. De un día para otro, Ojai estaba vendiendo todos sus bienes en la más profunda bancarrota, o Tommy regresaba y volvía a ser el hijo pródigo (y no el criminal o el renacido de México).


No obstante, con un cambio de aires no siempre basta. Ante el salto temporal que se avecina, los responsables deberán empezar con algo más que excelsos diálogos (que incluso en estos últimos episodios se pasaban de estúpidos y melifluos). La cambiada edad de los nietos, la nueva situación conyugal de Kitty, y las consolidaciones de los negocios, las relaciones y carreras de los protagonistas no excusarán que el baile de novios, embarazos y despidos vuelva a empezar bajo las mismas pautas. Eso ya lo hemos visto.


Ahora, en este futuro inmediato, necesitaremos que de una vez por todas sepan construir unos personajes con pies y cabeza y cuyo apellido no sea Walker, y que el tono madure un poco ante tanto ramalazo infantil. Ah, y que el tío Saul de una vez por todas muera o lo utilicen. Sino la quinta temporada será, como las audiencias ya avanzan, un triste epílogo para una serie cuya fórmula ya estaba caducada.

7 comentarios:

Adri dijo...

Tengo una entrada en la recámara pero te diré que no estoy de acuerdo contigo en general aunque sí con cosas concretas (como Justin y algunos clichés varios). Pero yo creo que para la altura a la que estamos, la serie ha sabido mantener su esencia y yo me lo he pasado pipa con esta temporada. Se han hechado de menos cosas típicas de la serie, pero a pesar de todo no creo que haya entrado en declive ni mucho menos.

Y la quinta temporada ha abierto muchos frentes posibles interesantes,

Mina Harker dijo...

Pues a mí esta temporada me ha gustado bastante más que la anterior. No es que haya sido ni mucho menos perfecta, que son los Walker y a veces se repiten más que el ajo. Y precisamente lo que comentas de que de vez en cuando daba la sensación de que te habías saltado algún capítulo también me lo pareció a mí.

Esta es una serie que se alimenta de clichés y personajes y situaciones típicas, pero en cierto sentido es parte de su gracia. Yo cuando la veo tengo claro que no voy a pedirle que sea una obra de arte, pero si me entretiene me basta. Y salvo un par de capítulos, esta temporada lo ha hecho.

¿Que muchas veces las idas y venidas de los personajes no tienen el más mínimo sentido? Pues no. Pero para mí llevan siendo así desde el principio.
Quizá los que me den un poco más de pena son Sarah y Kevin, porque al principio me encantaban y ahora están los dos más perdidos que un pulpo en un garaje, aunque creo que todavía son relativamente recuperables.

Oh, y todo el mundo sabe que Justin no existe. Yo llevo casi desde el principio de la serie eliminando mentalmente todas sus escenas... Menudo tío más petardo xD.

Pero bueno, Justin aparte, creo que la cuarta cierra dejando unos cuantos caminos abiertos que a lo mejor sirven para renovarla un poco.

Irene dijo...

Eso te lo dije yo, amigo; )

fon_lost dijo...

Yo también pienso que de cara a la quinta, los personajes van a pegar un salto temporal, aunque no creo que sea muy grande. Pero todo depende de lo que quieran contarnos o no. A mí me ha parecido una grandísima temporada, con la que he disfrutado desde el minuto 0 hasta el final de la temporada. Lo que sí es cierto es lo de Saul, parece que no consiguen encontrarle la trama adecuada, aunque está claro que en la nueva temporada adquirirá bastante protagonismo.

Crítico en Serie dijo...

Adri, muy enamorada te veo ;)

Mina Harker, reconozco que la tercera temporada ya estaba un poco de vuelta pero me encantó bastante.
Opino lo mismo acerca de Sarah y Kevin. La Sarah 'coach potato' y amante del mando a distancia es una broma de mal gusto para los amantes de la serie y el Kevin de "no me gusta ser abogado y hacer política" es inverosímil. Siempre le encantó ser abogado y sólo dejó de serlo por algunos problemas, y lo mismo digo de su periplo por la política.

Irene, com que crec que la Montse també em devia dir alguna cosa al respecte... BytheWay i tots contents ;)

fon_lost, Supongo que el salto temporal será de un año. No lo he leído en ninguna parte pero lo supongo. El tiempo perfecto para lanzar un poco la empresa de agua, para que Justin vuelva de Haiti y retome la relación con Rebeca, para que Tommy esté asentado en California (si los guionistas lo quieren, claro), para que Scotty ya tenga todo el chiringuito montado y para que Kitty aún sea viuda pero sea capaz de conocer a algún hombre. Bueno, como puedes ver son suposiciones.
Saul adquirirá protagonismo, eso seguro. Pero lleva 20 años con Sida y no le ha pasado nada. ¿Ahora vendrán todos los problemas? Por otra parte, siempre nos dieron a entender que el tío nunca hubo tenido relaciones sexuales (¿por qué, sino, despreció al maduro de la segunda temporada?) y ahora resulta que se desahogaba cual Tom Hanks de Philadelphia en cualquier cine porno de tres al cuarto. Y ya me da igual lo que pase con él. Llevo cuatro años viendo B&S y sigue importándome un pepino. Dudo que la cosa cambie porque los guionistas han hecho de él un don nadie bastante patético. Puestos a recuperar un personaje, preferiría que de una vez por todas aprecien esa joya llamada "mujer de Tommy" que podría dar par mucho y nunca han aprovechado.

AL dijo...

No he visto aún el último capítulo... pero me he reído a lo grande con lo de que "tío Saul muera o lo utilicen de una vez". Yo le pondría a salir con un iogurín, hiperconservador (políticamente hablando), y que tocara las narices a Nora y Kevin. El que lo limiten a ser el interlocutor de las paranoias de su hermana, sus sobrinos (básicamente con los que trabajan o han trabajado en Ojai, porque con Kitty no lo he visto apenas interactuar...) y Holly debe ser frustrante para el actor y aburrido para el espectador. En cuanto a Luke... bien, es un placer culpable... si acaba en la ducha, mejor que mejor. De todos modos, albergo esperanzas en él.

Crítico en Serie dijo...

AL, lo que más duele acerca del tío Saul es que la mayoría conocíamos al actor como al terrible jefe de Syney Bristow en Alias, malo malísimo. Una especie de pre-Benjamin Linus. Te inquietaba pero a la vez siempre dudabas acerca de sus motivos y si podría redimirse. Ahora en cambio es un don nadie. Triste.