lunes, 24 de mayo de 2010

El reencuentro

Esta entrada contiene spoilers acerca del final de la sexta temporada de Perdidos. Aviso para los que como Conan O'Brian aún no sepan qué hay en la escotilla.


Pongamos que Jacob hubiera sido un mito que corría entre los otros, una invención de los que se consideraban indígenas para dominar las mentes de aquellos que podían aprovechar los poderes de una tierra enigmática. Que su hermano por lo tanto tampoco hubiera existido y que ese humo negro hubiera sido un inexplicable poder justiciero heredado de una civilización anterior. Que las irregularidades que ocurrían en la isla tuvieran más que ver con una cuna geológica que de dos tochos incultos raptados por una loca. Y que Charles Widmore se hubiera conformado con ser simplemente el suegro tocapelotas de Desmond. ¿No amaríais un poco más Perdidos ahora que ha terminado?


He decidido, como ya intuí que haría hace meses, que no todo ocurrió. Que a diferencia de lo que Christian Sheppard le cuenta a su hijo al final del capítulo “everything that’s happened to you is NOT real”. De esta manera quizá algún día podré citar Perdidos sin recordar la tomadura de pelo en la que se acabó convirtiendo. Al fin y al cabo yo me considero de esa generación del 2004 que empezó a adorar la televisión en parte gracias a esta creación de Damon Lindelof y JJ Abrams.


Prefiero agarrarme a los buenos tiempos, esos en los que nos masacraron a base de incongruencias (el oso polar se llevó la palma en la primera temporada) y dibujaron grandes personajes. Esos flashbacks, que ayudaron a crear personas de carne y hueso, fueron lo que hicieron de Perdidos el hito que a día de hoy es.


Vimos cómo reaccionaban esos supervivientes ante la catástrofe que habían vivido, qué acciones pasadas afectaban sus actuaciones presentes y cómo fueron capaces de evolucionar. Los giros, pinos y mortales se hubieran quedado en una mera exhibición de fuegos de artificio sin esos personajes (FlashForward, gracias por abrir los ojos a más de uno).


Es por esto que, con un poco de fanesia, he adorado la series finale. La luz, el tapón y la patética botella de agua eran trozos del mismo elástico y pegajoso chicle que sirvió para moldear el monje japonés, mandar la inexplicable caballería del señor Widmore en la cuarta temporada o inventar esos otros otros otros que llegaron con el vuelo de Ajira Airways. Sin embargo, nos ha vuelto a la esencia de la serie y nos ha permitido despedirnos de los personajes.


No es difícil imaginar, por ejemplo, que después de la tercera temporada casi no ocurrió nada. Unos se fueron, otros no, y Juliet y Sawyer tuvieron su romance en la isla. Y murieron, todos murieron. Unos antes, otros después, unos en Los Angeles y otros en la isla. Todos ellos marcados por esa experiencia, que fue independientemente de si terminaban siendo los protectores de la isla o chafados por una avioneta salida de Nigeria.


Y como en toda catástrofe, pasar página cuesta. Encontrar la comprensión y empatía en aquellos que no pasaron por lo mismo es imposible. Por esto el purgatorio que han terminado siendo los sideways ha sido la perfecta y justificada excusa para despedirlos a todos ellos. Sus vidas dieron pulso a Perdidos y sus muertes la desintegraron. Una muerte colectiva, pausada y emotiva que le ha servido a la serie para reencontrarse a si misma aunque hiciera tiempo que ya estuviera perdida.

11 comentarios:

fon_lost dijo...

La introducción de tantos misterios terminó por írseles de las manos a los Darlton....pero a mí, sinceramente, después de haber visto esta Series Finale me importa poco. De hecho tengo claro que los misterios han pasado a un segundo plana muy secundón. Este Series Finale merece ser revisionada un par de veces.

Andreu dijo...

Buena repasada.

El capitulo es muy bueno y considero que es el mejor final que podría tener. Lo de dejar preguntas sin respuesta es muy sujetivo.

Es triste la gente que no ha disfrutado de la despedida por crearse altas y estúpidas expectativas. No había una explicación milagrosa que lo explicara todo en una palabra y se nos haya pasado a todos hasta entonces. Mi única expectativa para el episodio era ver a Vincent, con lo que el último minuto me ha parecido insuperable.

Lo que más me sorprende es que nadie parece haber visto el mismo final (y no solo por la cagada de cuatro). Tu teoría con la que coincido me ha parecido clara y evidente. Pero a muchísima gente parece escaparsele. La mitad de la gente que ha salido decepcionada es porque no lo ha entendido, la otra mitad porque miraba el episodio cómo si jugara una quiniela.

satrian dijo...

Esta claro que esta serie la comenzaron a levantar los personajes, pero esa otra parte de ciencia ficción debería haberse tratado mejor en esta temporada final, estos se han redimido entre ellos y ante nosotros, pero la serie...

AL dijo...

Demoledor primer párrafo... ¡Cómo la has clavado con la descripción de los Rómulo y Remo lostianos! XD

Sí, yo también agradezo que se centrasen en los personajes... las partes mitológicas mejor pasarlas de puntillas... con un poco de suerte te olvidas que alguien las ideó.

MacGuffin dijo...

La ciencia ficción y la fantasía siempre fueron parte de la serie. ¿O qué pintaban si no un monstruo de humo y un oso de polar en la isla desde la primera temporada? ;)

Es cierto que la mitología se comió a los personajes al final, por lo que que el cierre los recuperara me ha parecido lo mejor.

Adri dijo...

Creo que la gente está siendo excesivamente radical con el tema del final. Que al final el cierre de personajes haya pasado por elmisticismo no anula todo lo que hemos vivido anteriormente.

A mí me ha parecido perfecto.

Crítico en Serie dijo...

fon_lost, debe verse un par de veces pero saltándote el rollo de Desmond y el tapón de la isla. Quedándote con los buenos momentos catárquicos.

Andreu, ha habido en cierto modo demasiadas respuestas. Los números, por ejemplo, terminaron siendo algo completamente trivial como casi todo. Y el problema está en que muchas de las respuestas se las sacaron de la manga. Todo el antiLocke era una fantasmada increíble.
A la gente que se le escape el final... es porque se esperaba otra cosa y punto. Como tú bien dices, mucha gente fue a ver el episodio como si fuera una quiniela. Prácticamente toda la otra mitad lo vio con los mismos ojos que los compañeros de Charles Manson, o sea, sin una mirada crítica.
Y hay algunos que nos hemos sorprendido gratamente por el regreso a sus orígenes, algo que echábamos de menos.

Satrian, la ciencia ficción no la supieron llevar. No supieron dar las respuestas ambiguas que necesitaba la serie. Menos tapones y más misterio y subjetividad.

AL, la parte mitológica fue vergonzosa. Yo acepto que las voces de los árboles sean los fantasmas de la isla (olé), que haya una bola de humo, que la isla pueda moverse... pero ese par de inútiles fueron vergonzosos. Sobre todo después de contarte su historia.

MacGuffin, claro que la ciencia ficción siempre fue parte de la serie. Pero supongo que también sabes distinguir entre 'buena' ciencia ficción y la 'mala'.

Adri, el final justamente sirvió para que pudiéramos aplicar la fanesia y quedarnos con lo que nos había gustado. No se trataba tanto de un relato global como de las experiencias que habían tenido tanto ellos como nosotros. Y me he quedado mucho más tranquilo.

Pixelwoman dijo...

Soy de los decepcionados con el final (y con la sexta temporada entera, en realidad).

Sinceramente, creo que no es porque nosotros esperásemos otro final... es porque los guionistas se han pasado cinco temporadas haciéndonos desear ese final, y prometiéndonoslo.
¿En cuántas entrevistas han dicho que ellos tenían respuesta para todo?

Buena parte del éxito de esta serie se basaba en el juego que establecían con el espectador: proponían un enigma para que nosotros buscásemos una respuesta, y luego ellos nos daban una respuesta que no esperábamos, era sorprendente.

Eso es lo que ha hecho que Lost sea una serie rompedora, porque series de personajes, de cómo se enamoran o vencen su soledad, las hay a docenas. Lo que hacía especial a esta serie era que, además de eso que otras series nos dan -las historias de personajes- había toda una serie de maravillosos misterios por resolver.

Y ahí han fallado estrepitosamente. Se han quedado en el final sencillo, un final que podría haber escrito perfectamente el guionista de Cinco Hermanos o de Las Chicas Gilmore. Pero no han dado un final Lost, un final que fuera coherente con el resto de la serie.

Los guionistas son los que nos han creado esas expectativas a nosotros... no creo que ellos estén sorprendidos de que a muchos nos haya decepcionado el final.

Puede ser que se guarden ese as en la manga para ahora sacar más dinero de la serie vendiendo libros con explicaciones... O puede ser que ni ellos mismos supieran las respuestas. O que con la presión de la cadena no hayan tenido tiempo de cerrar todo lo que abrieron. No digo que no, puede ser cualquiera de esas razones... pero eso no quita para que esté claro que el final no ha sido bueno.

Respeto a todos aquellos a quienes les ha complacido el final de la serie, pero entiendo -y me encuentro entre ellos- a todos los que esperábamos más, a los que esperábamos recibir aquello que los guionistas nos habían hecho desear.

Por último, un detalle más que creo que demuestra que, efectivamente, los guionistas han estado improvisando, incluso hasta el final.
Ahora que sabemos que los Flashsideways son el limbo... ¿cómo es que Desmond iba y venía del Limbo?

Hasta ahora!

Crítico en Serie dijo...

Pixelwoman, yo soy de los partidarios que no toda pregunta necesita una respuesta. Que a veces no todo es blanco y negro, y justamente la cagaron las pocas veces que han dado algo concreto (Jacob y el hermano, por ejemplo).
Ah, y algo que fue rompedor acerca de Perdidos fue la forma en la que retrataban los personajes. Medio episodio viendo el presente y gran parte viendo unos flashbacks.
Pero supongo que intuyes a partir de la entrada que mi amor no es incondicional. Sencillamente me quedo con lo positivo porque lo demás terminó siendo una mierda. Así que me quedo con el purgatorio y esas despedidas. Le sentaron bien a mi alma después de tanta decepción en las dos últimas temporadas.

Ernesto dijo...

Miles (dirigiéndose al PILOTO): cuánto tiempo necesitás para arreglar esto?
Lapidus: Y..., por lo menos, 6 o 7 horas.
Miles: Apuráte. Sólo te queda una hora.

(El diálogo tuvo lugar cuando sólo quedaba una hora de Lost).

Ahí me cayó la ficha y me entusiasmé (aunque hubo diálogos de ese estilo en toda la temporada).

Esta oración es un ejemplo de autoreferencia. Lost también.

Crítico en Serie dijo...

Ernesto, el último episodio tuvo varios momentos de estos. Y el más obvio, que supongo que ni has comentado de tan obvio que era, fue el de Christian Sheppard hablando a Jack y a nosotros: "Habéis vivido una experiencia que os ha cambiado pero ahora os toca tirar adelante". Yo lo he hecho. ¿Nueva obsesión friki? Fringe ;)